Empresas y finanzas

La industria alimentaria se une al campo y acusa a los supermercados de los bajos precios

  • La patronal Fiab reclama una regulación clara para prohibir la venta a pérdida
  • El sector alerta del incremento de los costes por la subida del salario mínimo
Foto: Dreamstime

Los agricultores y ganaderos españoles han encontrado un nuevo aliado en su lucha por unos precios justos en el campo. Fiab, la Federación de Industrias de Alimentación y Bebidas, que representa los intereses de las casi 32.000 empresas existentes en el sector, ha decidido dar un paso adelante y salir en su defensa, acusando a las cadenas de distribución del deterioro de los márgenes en el resto de la cadena.

"Estamos del lado de los productores porque nuestros problemas son los mismos que los de ellos", asegura Mauricio García Quevedo, el director general de la patronal.

Y es que la alimentación lleva años denunciando prácticas abusivas, como la venta por debajo de costes en el comercio, la ruptura unilateral de contratos o la copia de productos para su desarrollo posterior con marca blanca.

"Al igual que ellos, nosotros tenemos que enfrentarnos también a una fuerte presión en los precios por parte de la distribución, estamos sufriendo las consecuencias de los aranceles impuestos por el Gobierno de Donald Trump y el incremento de los costes tras la subida, por ejemplo, del salario mínimo", explica García Quevedo.

Aunque no han estado exentos de críticas también por el sector primario, la industria recuerda que la estructura del sector está compuesta en su mayor parte por pymes. De hecho, y según los datos del Ministerio de Agricultura, el 96,5% de las empresas tiene menos de 50 empleados. Pero es que el 79,8% no llega ni siquiera a diez. García Quevedo no oculta por ello su preocupación por el incremento de los costes laborales, que pueden arrastrar a una situación muy complicada al sector en muchas zonas de España, provocando una pérdida de competitividad.

El sector reclama mejorar la Ley de la Cadena Alimentaria y dejar clara la prohibición de la venta a pérdid

Y todo en un entorno especialmente complicado, con la distribución apretando desde hace años en los márgenes en una guerra de precios que parece no tener fin. Entre otras cosas, el sector reclama mejorar la Ley de la Cadena Alimentaria y dejar clara la prohibición de la venta a pérdida por parte de las grandes cadenas de distribución. En 2017 el Tribunal de Justicia de la Unión Europea tumbó la legislación española al entender que establecía una prohibición de carácter general y que no se ajustaba por lo tanto al derecho comunitario.

En 2005 la directiva europea había establecido de una forma clara y precisa cuáles son las prácticas desleales en las relaciones comerciales, y que pueden, por lo tanto prohibirse de un forma generalizada sin necesidad de un examen previo.

Prácticas irregulares

Y el problema de fondo es que en ese listado, con un total de 31 prácticas irregulares, no se incluyó en ningún momento la venta por debajo de costes, prohibida en España desde el año 1996 por la Ley de Ordenación del Comercio Minorista con carácter general salvo en dos excepciones: cuando se trate de productos perecederos que estén próximos a su fecha de caducidad o cuando se trate de acercar los precios a los de otros competidores.

La sentencia del Tribunal de Luxemburgo dejó en el aire la normativa española hasta que a finales de 2018 el Gobierno aprobó un decreto ley que, según explica ahora el director general de la patronal alimentaria, "prohibía la venta por debajo de costes pero dejaba en manos de la interpretación de los jueces la decisión final". Desde Fiab reclaman, por todo ello, "seguir los pasos de Francia, que tiene una regulación mucho más clara y que, en ningún momento, ha sido cuestionada por Europa".

El sector de la alimentación representa el 3% del Producto Interior Bruto (PIB) español y el 16% del total de la industria. Con pequeñas empresas en casi cada pueblo, desde Fiab recuerdan que la industria transforma el 70% de las materias primas y es vital para la lucha contra la despoblación, el desarrollo local y la vertebración del territorio.

 

El Gobierno se ha comprometido este lunes a reformar la Ley sobre la cadena alimentaria en 2020 y que en el borrador de estudio se incluya el debate sobre la práctica de la venta a pérdidas por debajo de los costes de producción, una de las principales reclamaciones del sector agroalimentario.

El pasado lunes, el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, mostró ya su disposición a llevar a cabo mejoras en la Ley de la cadena alimentaria tras mantener el primer encuentro de la mesa de diálogo agrario con las organizaciones Asaja, COAG y UPA, creada tras las manifestaciones de los últimos días.

Planas presentó también un paquete de propuestas que incluye revisar la Ley de organizaciones interprofesionales

En este sentido, el titular de Agricultura reconoció que uno de los retos de la reforma es "incluir las prácticas de competencia desleal" y "evitar la venta a pérdidas". Así, espera que el borrador pueda llegar al Congreso en el curso de este año. Junto a ese compromiso de modificar la actual Ley de la cadena, Planas presentó también un paquete de propuestas que incluye revisar la Ley de organizaciones interprofesionales o intentar aumentar la dotación para los seguros agrarios en los próximos Presupuestos Generales del Estado.

El objetivo de la modificación será adaptar la normativa a la directiva comunitaria y darle un "papel más significativo a cada uno de los eslabones de la cadena", lo que incluirá todas las figuras relativas a las prácticas de competencia desleal registradas en la norma comunitaria, según explicó el titular de la cartera en rueda de prensa.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum16
forum Comentarios 16
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Valentin
A Favor
En Contra

La codicia afecta por igual a todos y los agricultores no cesan en la rotura de terrenos y los ganaderos en la construcción de granjas y llega que se produce mas de lo demandado con lo cual o se ajusta la oferta a la demanda o se cierran explotaciones. Lo mas cómodo es que se subsidien las perdidas al final acaba como todo mas deuda publica y excedentes (los humanos somos un virus para el planeta, como las langostas en África oriental ahora) somos unos bichos que siempre queremos mas, la insatisfacción por envidia es lo que nos define y es obvio el final.

Puntuación 15
#1
Cachuli bolivariano + Sanchinflas
A Favor
En Contra

Yo no pondría en el punto de mira tanto a las grandes superficies, que a fin de cuentas son vuestros compradores, como a los políticos y sindicalistos, salvo casos puntuales.

Estos se han puesto a subir el gasóleo, ppal combustible de los transportistas, y el smi, que afecta a casi todos los trabajadores, sin pensar en las consecuencias, con fines recaudatorios y o electoralistas.

El otro gran problema de fondo creo que viene de la globalización con pérdidas de competitividad y la distribución mundial, con las naranjas argentinas en contenedores por 20c el Kg, o el aguacate de Perú por 40c..

Los casos puntuales del aceite p.e., pues a montar cooperativas o buscar alguna solución, porque si ahora encima les pone aranceles Trump, mal vamos.

Puntuación 19
#2
Incrédulo
A Favor
En Contra

Bien, entonces lo que quieren decir realmente es que los consumidores estamos pagando demasiado poco por los productos de supermercado. Por lo cual deduzco que el responsable y perjudicado final según ellos ,es el los consumidor final.

ESTÁ MUY BIEN LA DEDUCCIÓN...

Puntuación 26
#3
cum fraude
A Favor
En Contra

También hay que fijarse en los badulaques de barrio que proliferan con productos agrícolas de bajo coste y por qué son tan baratos:

- importaciones,

- bajo acondicionamiento sin refrigeración ni siquiera ventilación,

- ¿sin control de condiciones fitosanitarias?

- ¿sin impuestos?

La gente bastante exprimida está ya para que vengan los tuercebotas y chupócteros de siempre a dar lecciones de economía.

Puntuación 16
#4
Juas. Socialismo en estado puro.
A Favor
En Contra

Patada a la económica y luego ya veremos como lo solucionamos y si se soluciona. Caso contrario... nos subimos el sueldo. Que lo solucionamos, entonces más.

Puntuación 19
#5
miguel
A Favor
En Contra

La culpa de todo es del gobierno bolivariano que sube los costes de producción al campo y a la industria por decreto ley para comprar el voto y crear clientelismo y le echan la culpa a los supermercados y a los ciudadanos por no pagar más.

Puntuación 20
#6
una pena
A Favor
En Contra

La fórmula de los "Juanes Roig" que tenemos en las cadenas de distribución alimentaria en España, para hacerse multimillonarios en pocos años es la más vieja de la humanidad: explotar al proveedor y explotar al consumidor estando ellos como intermediarios entre ambos y sin arriesgar nada para hacerse multimillonarios con total seguridad en pocos años partiendo de la nada, engañando hasta a sus propios paisanos al despreciarles las naranjas valencianas, en fín una pena.

Puntuación -1
#7
nicaso
A Favor
En Contra

Al final quién es el culpable ?. Todo el mundo echa balones fuera y yo no fui. Si hay que fijar el precio de lo que se vende al final se acabó el libre comercio. De todos modos, al globalizarse la economía está claro que sólo los fuertes sobrevivirán y esto no se arregla subvencionando al agricultor o ganadero. Por otro lado, no se quiere que se descontrole el IPC por lo que los precios al consumidor no pueden subir mucho. En fin, un galimatías que no conforma a nadie.

Puntuación 14
#8
fede
A Favor
En Contra

En su mano está quitarse los intermediarios,que lo distribuyan ellos directamente.

Puntuación 15
#9
Chorradas sin descansar.
A Favor
En Contra

En casa tenemos tres comidas al día y merienda, ha partir de ahora en apoyo del sector nos levantaremos a las 3 de la madrugada para otra comida y a los musulmanes se les prohibirá el ayuno que seguro es malo.

Siempre había pensado que el negocio que no rinde se cierra, pero todo cambia con la I.A.

Puntuación 2
#10
Usuario validado en elEconomista.es
Diabolo
A Favor
En Contra

A ver si lo he entendido bien:

Los agricultores se quejan del precio del 7% de sus cosechas que van a supermercados???

El mogollón, ese 80% que se va fuera, en exportaciones, no se quejan, cobran de cine, no??? Igual que con las embotadoras e industrias internas... el problema es LOS ESPAÑOLES que comemos en casa a través de los super !!!!

joer, estos agricultores quieren la excelencia... afinar y descremar el mercado hasta la última lechuga !!!!

Pues igual se han pegado un tiro en el pie... porque YO ahora no entiendo para nada sus lloros y lamentos.

Puntuación 5
#11
Subida total
A Favor
En Contra

Resultado Final: Subida de precios general.

Me río yo de la subida del Salario Mínimo, al final unos pocos mas euros darán para comprar bastantes menos productos.

Puntuación 9
#12
Anticomunista
A Favor
En Contra

En la manifestación de Toledo se escucharon voces de" coletas cabrón, coge el azadón".

Por algo será.

Puntuación 1
#13
antonio
A Favor
En Contra

Eso de los super es mentira cualquiera puede ir a cualquier super y comprobar el precio de la fruta y de la verdura y despues mirar en las fruterias de barrio, esta mucho mas barato en las fruterias que en los super como mercadona Alcampo etc.

Puntuación 0
#14
Maduro
A Favor
En Contra

Hola soy Nicolás Maduro y quiero deciros que la cosa es muy sencilla: la culpa es de las oligarquías especuladoras.

Eso es todo.

Puntuación -1
#15
eduardo
A Favor
En Contra

Otro punto a añadir sería prohibir las malditas "plantillas", los descuentos y rappels en factura o fuera de ella (a través de cargos posteriores) que las grandes cadenas obligan a aceptar a sus proveedores ante la amenaza de echarles.

O también la obligación de aceptar incrementos de precios cuando respondan a circunstancias objetivas del mercado o de fuerza mayor, como el incremento de precio de la carne de cerdo del 40% ó 50% y del cual las grandes cadenas solo aceptan un 3%, condenando a pequeños productores a la ruina y obligando a medianas empresas a despedir trabajadores.

Puntuación 0
#16