Empresas y finanzas

Julius Baer despide a 300 trabajadores tras una caída del 37% de sus beneficios en 2019

Autor: Reuters.

El banco suizo Julius Baer ha decidido despedir a 300 trabajadores como parte de un plan de reestructuración a tres años que ha anunciado este lunes, con el que espera ahorrar 200 millones de francos (unos 187 millones de euros) en costes, tras una caída del 36,8% de sus beneficios en 2019.

En concreto, la entidad tiene previsto reducir sus gastos a través de medidas de "eficiencia y productividad", entre las que se incluyen "simplificar la organización", mejora la "excelencia operativa" en todos los segmentos de negocio y "revisar" su presencia geográfica con arreglo al crecimiento futuro potencial.

El banco estima que el impacto del programa comenzará a materializarse en 2021 y se completará en 2022. Además del recorte de costes, la compañía espera incrementar sus ingresos en 150 millones de francos (140,6 millones de euros).

Como parte de este plan, Julius Baer ha decidido cerrar por completo la oficina que tenía en Bahamas. Las operaciones en el paraíso fiscal se habían salvado del cierre en octubre de 2018, cuando la entidad decidió abandonar Panamá y Perú y ofreció a sus clientes y asesores trasladarse a otras oficinas como Bahamas, Chile o Suiza. A lo largo del primer semestre del año, el banco anunciará si cierra alguna otra oficina.

A nivel financiero, el objetivo de Julius Baer es que sus costes pasen a representar menos del 67% de los ingresos, desde el 71% en el que se situaron en 2019. Además, espera registrar un crecimiento anual del 10% del beneficio antes de impuestos entre 2020 y 2022.

"Vamos a acelerar nuestras inversiones en asesoría humana y tecnología y vamos a cambiar el foco desde una estrategia de acumulación de activos hacia una de crecimiento sostenible de los beneficios", ha indicado el consejero delegado de la firma, Philipp Rickenbacher.

Desplome del beneficio

Además de revelar su reestructuración, Julius Baer también ha informado este lunes de sus cuentas anuales. La entidad registró en el conjunto de 2019 un beneficio neto atribuido de 464,8 millones de francos (435,6 millones de euros), un 36,8% menos que en el periodo anterior.

La cifra de negocio entre enero y diciembre aumentó un 0,4%, hasta situarse en 3.382,9 millones de francos suizos (3.170,4 millones de euros). De esa cifra, los ingresos netos por comisiones y tasas se elevaron un 1,1%, hasta 1.922,9 millones de francos (1.802,1 millones de euros), mientras que los ingresos por intereses cayeron un 1,6%, hasta 792,2 millones de francos (742,4 millones de euros). De su lado, la facturación neta procedente de los instrumentos financieros se contrajo un 4%, hasta 618,1 millones de francos (579,3 millones de euros).

En el conjunto del año, los gastos operativos del banco suizo crecieron un 13,9%, hasta 2.816,7 millones de francos (2.6339,9 millones de euros). Los costes de personal se contrajeron un 0,3%, hasta 1.616,2 millones de francos (1.515,8 millones de euros), mientras que los gastos generales se dispararon un 23,6%, hasta 850,8 millones de francos (797,5 millones de euros) y el impacto de la amortización y devaluación de activos intangibles se triplicó, hasta 168,5 millones de francos (157,9 millones de euros).

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin