Empresas y finanzas

Carlos Conti, socio de Inveready y socio director de Gaea: "Hemos entrado en capital privado para cubrir un nicho desatendido"

  • "Invertimos un 20% del fondo en tres meses, cuando suele ser un 25 en un año"
Carlos Conti, socio de Inveready y socio director de Gaea.
Barcelona

Inveready ha decidido debutar con un fondo de capital privado, Gaea Inversión, tras más de una década enfocada al capital semilla, y el estreno ha sido meteórico, con tres operaciones firmadas en tres meses y la previsión de alcanzar compromisos de inversión por la totalidad del valor del fondo -de 110 millones de euros- en poco más de seis meses de trayectoria. Nos lo explica Carlos Conti, socio de Inveready y socio director de Gaea.

¿Qué ha decidido a Inveready a entrar en 'Private Equity'?

Siempre hemos buscado tesis de inversión que respondiesen a necesidades de mercado no atendidas en España. Fue así con el capital semilla hace más de una década, donde nos habíamos centrado hasta ahora; con los fondos híbridos de deuda; con la deuda convertible para compañías cotizadas... Nuestra filosofía es atender nichos de mercado desatendidos de manera innovadora, y Gaea ha nacido para invertir en compañías de tamaño medio que habían quedado huérfanas de socios financieros porque los fondos de capital riesgo tradicionales habían optado por fondos de mayor tamaño, lo que dejaba fuera a las empresas de entre 10 y 100 millones de facturación y entre 1 y 20 millones de ebitda.

¿Cuál es el perfil inversor de Gaea?

Hemos optado por un fondo de 110 millones, aunque teníamos demanda para más, que prevé invertir entre 5 y 15 millones por operación en pymes maduras y no tecnológicas que facturen entre 5 y 50 millones y con un ebitda de entre 1 y 20 millones. Lanzamos el fondo en septiembre y en tres meses ya hemos cerrado tres operaciones de inversión en España y Portugal por el 20% del total del capital del fondo, y tenemos comprometido un 60%, con la previsión de completar el 100% durante el primer trimestre de este año.

Eso es una rápida evolución...

Sí, en tres meses hemos invertido el 20% del fondo cuando se suele hacer el 25% en el primer año completo. Pero es que hemos recibido mucho interés por parte de los inversores, muchos de los cuales ya habían participado en otros fondos de Inveready. Además, ahora la renta fija tiene un retorno muy bajo, y la renta variable un devenir incierto, con lo que el capital riesgo gana atractivo para los clientes de banca privada como destino de inversión de una parte de sus ahorros.

En Gaea os habéis aliado con Andbank España.

Habíamos trabajado con ellos antes, y encajan muy bien como comercializador porque tienen un tipo de cliente familiy office vinculado a la industria, que se aleja del capital riesgo más financiero y se acerca más al empresarial, que es el perfil de Gaea.

Además de las empresas objetivo de Gaea, ¿qué más diferencia a este fondo de otros de capital privado?

Que busca adaptarse a cada operación, según las necesidades de la empresa, sus accionistas y sus planes de crecimiento. Así, no hacemos solo operaciones de mayoría del capital, o de minoría, podemos aportar deuda híbrida, o deuda ligada a resultados, o invertir parte en capital y parte en deuda, etcétera. Es una mezcla entre un fondo de inversión y un proyecto empresarial porque no tiene periodo de inversión y desinversión, como sí hay en los fondos de capital semilla tradicionales de Inveready y en otros fondos de capital riesgo. Queremos ofrecer una rentabilidad anual del 25%, pero con flexibilidad. Por ejemplo, a partir de una rentabilidad anual de entre el 7,5 y el 12,5%, se puede decidir si una parte se retorna al accionista y otra se reinvierte.

¿Cuáles son las operaciones realizadas hasta ahora?

La primera fue en coinversión con un aliado industrial, Masmovil, del que es accionista Inveready, para la compra del cuarto operador de telecomunicaciones de Portugal, Cabonitel, que factura 110 millones y tiene un ebitda de 20. En esa operación invertimos 15 millones. La segunda fue con el fondo Quarza de Cristina Abelló, que comparte con nosotros que tiene visión a largo plazo y no tiene periodos de inversión y desinversión definidos. Fue un bono convertible para Hispamoldes, empresa gallega especializada en la inyección, diseño y fabricación de moldes de plástico para la industria de la automoción, que tiene unos ingresos de 38 millones y un ebitda de cinco, y en la que hemos aportado cuatro millones. Y la tercera fue para permitir el relevo generacional en Ticnova, empresa catalana dueña de las tiendas de informática PCBox y Beep y La Fábrica del Cartucho, con 350 tiendas en toda España, unos ingresos de 70 millones y un millón de ebitda. Compramos el 80% del fundador, Andreu Rodríguez, al que ya conocíamos.

¿Quién forma el equipo de Gaea?

Josep Maria Echarri, que fue uno de los fundadores de Inveready; Ramon Resa como director de Inversiones, que procede de la consultora PWC, y yo mismo, que lancé los primeros vehículos híbridos de deuda y capital en España. Gaea forma parte del grupo Inveready, pero tiene una identidad y equipo propio porque es un concepto diferente de la actividad desarrollada hasta ahora.

Y en paralelo ¿Cómo evoluciona la actividad tradicional de Inveready?

Va muy bien. Todos los fondos están en su tercera generación y con sobresuscripción, porque los inversores saben que cumplimos la rentabilidad que prometemos. Hemos alcanzado los 400 millones bajo gestión en 2019 y repartimos un dividendo de 11 millones, y en 2020 nos acercaremos a los 500 millones, uno de nuestros objetivos estratégicos.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0