Empresas y finanzas

Ericsson prevé el Internet de los Sentidos en apenas cinco años

  • La tecnológica sueca anticipa la digitalización de aromas, sabores y tacto a lo largo del próximo lustro
Madrid

El denominado Internet de los Sentidos formará parte de las rutinas tecnológicas de los ciudadanos de 2025. Así lo anticipa un estudio promovido por Ericsson donde el proveedor de infraestructuras de telecomunicaciones ha desafiado a sus expertos a imaginarse cómo será el mundo en el plazo de cinco y diez años. Entre otros escenarios futuristas, los internautas "podrán experimentar el olor, el sabor, las texturas y la temperatura de manera digital". Al mismo tiempo, los expertos en prospectiva atisban que "cinco grandes compañías tecnológicas dominarán y administrarán aproximadamente la mitad de los servicios del Internet de los Sentidos para 2030".

Frente al dominio de la vista y el sonido del Internet de nuestros días, lo siguiente por llegar serán el olfato, tacto y gusto. En el despertar de esta revolución no sólo influirá las crecientes velocidades en la transmisión de los datos, sino también las interacción de visores de realidad aumentada cada vez más ligeros y eficaces, junto con wereables dotados de inteligencia olfativa.

El referido informe de Tendencias de Consumo para 2030 de Consumer Lab de Ericsson está basado en un exhaustivo estudio con relevantes aportaciones científicas. Así, la doctora Pernilla Jonsson, directora de Ericsson Consumer & IndustryLab y coautora del informe, explica que "estamos hablando de un cambio de la actual conectividad de un Internet basado en teléfonos inteligentes a experiencias inmersivas que resultan de la conexión de nuestros sentidos. Este informe explora lo que esta tendencia podría significar para los consumidores, con las gafas de realidad aumentada como punto de partida". Pero también entrarán en juego de forma simultánea la inteligencia artificial (IA), la realidad virtual (RV), el 5G y la automatización.

Los mismos expertos aventuran diez tendencias para 2030, entre las que el cerebro humano se convertirá en la interfaz del usuario. Así, "el 59% de los consumidores cree que podremos ver las rutas de navegación en gafas de realidad virtual simplemente pensando en el destino", sin necesidad de teclados, ratones ni pantallas. En esos territorios sin explorar, más de la mitad de los encuestados teme que conceptos como la integridad y la privacidad obtendrán nuevos significados, con el temor de que los anunciantes no puedan tener acceso a sus mentes.

Imitar la voz con absoluta fidelidad será materia superada en el horizonte de 2030. Así, el 67% de los encuestados opina que, con ayuda de un micrófono, "podrá imitarse la voz de cualquier persona con una precisión tal que hasta podría engañar a los propios familiares". Además, el 70% de los ciudadanos confía en tener auriculares que traduzcan idiomas a la perfección y de manera automática. Asimismo, seis de cada diez personas "serán capaces de escuchar el aliento y los pasos de personajes dentro algún videojuego, como un pokémon detrás de ellos, y localizarlo exactamente como lo harían con una persona real o un animal", sin necesidad de auriculares, gracias a una diadema que trasmitirá el sonido directo a la mente.

Las 'bocas' digitales permitirán saborear virtualmente los alimentos antes de comprarlos

Las papilas digitales están a la vuelta de la esquina. Así, "el 45% de los consumidores pronostica la aparición de un dispositivo bucal que mejore digitalmente cualquier alimento para que pueda tener el sabor de su plato preferido", indican los responsables del estudio. De esa forma, el 40% de los sondeados predice que la información sensorial digital será financiada por la publicidad". Y lo mismo sucederá con los aromas digitales, que permitirán a los internautas visitar virtualmente "los bosques o el campo y percibir los aromas naturales propios de esos lugares". De la misma forma, casi la mitad de las personas "espera poder controlar cómo huelen para los demás, usando perfumes y desodorantes digitales". Además, la tecnología táctil evolucionará de forma prodigiosa en los próximos años para fusionar las realidades físicas y virtuales. "Siete de cada diez consumidores pronostican la aparición de mundos de juego de realidad virtual indistinguibles de la realidad física para el 2030", apuntan.

Todo lo anterior dificultará discernir qué es real y qué es digital por lo que se requerirán sistemas de verificaciones solventes. Al mismo tiempo, el 40% de los internautas "prevé el aumento de la popularidad de las fotos en línea con la garantía de que no estarán editadas", y exactamente lo mismo ocurrirá con los avatares.

El desarrollo del Internet de los Sentido incrementará la sostenibilidad ambiental del Planeta, según mantienen el 60% de los encuestados. "La capacidad de estar digitalmente en cualquier lado podría ahorrar más que nuestro tiempo: también podría ayudar a reducir las emisiones por desplazamientos", señala el informe. Por último, los expertos aventuran la llegada de las pantallas multisensoriales, mientras el 40% de los consultados sueña con disfrutar de vacaciones de aventuras digitales totalmente inmersivas.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.