Empresas y finanzas

Innovación, seguridad y alimentación, los grandes retos de la industria alimentaria

La innovación en el sector de la industria alimentaria es uno de los grandes retos a los que se enfrenta el sector, la gran locomotora junto al turismo de la economía española. Pero no solo hace referencia al desarrollo de nuevos productos, sino tiene que ver también con una actividad sostenible que incluya circularidad o reciclaje de los envases, un uso racional del agua en los procesos de producción, emisiones cero, una producción sustentada en energías renovables, ahorros la logística, y un transporte no contaminante de la mercancía.

La innovación en cuanto al producto se centra en detectar y cubrir una necesidad del consumidor lanzando al mercado una referencia que hasta el momento no existía. Referencias que difícilmente sobrevivirán si no están en sintonía con la estrategia Naos, de lucha contra la obesidad, de sacar al mercado productos bajos en sal, azúcar y grasas.

Reformulación

Por ejemplo, desde 2002 Coca-Cola ha reducido el contenido de azúcar en sus bebidas un 46 por ciento; Hero ha logrado unos cereales infantiles con 0 por ciento de azúcares, tanto añadidos como producidos, y Pascual recoge su leche fresca todos los días. Carrefour, por su parte, dentro de su estrategia Act for Food, ha eliminados los antibióticos de su carne de añojo, su jamón cocido no lleva fosfatos añadidos y su pollo es 100 por cien campero.

La compañía también ha renunciado a la venta de panga por motivos medioambientales, lo mismo que Chocolates Trapa, en este caso con el aceite de palma. Y hace ya tiempo que la galletera Gullón creó una línea de galletas-salud, con más de 30 referencias, mientras que Dulcesol, ahora Vicky Food, está apostando por su marca Be Plus, orientada a productos saludables.Pero si la innovación y la sostenibilidad son importantes, la seguridad también, sobre todo tras casos como el último brote de listeriosis, con varias empresas implicadas, como Magrudis.

Seguridad alimentaria

En España, el número de listeriosis ha subido un 70 por ciento los tres últimos años, con una especial incidencia en Andalucía y Cataluña, dos de las autonomías con una mayor presencia de pymes alimentarias, poniendo en riesgo su futuro ante el incremento de la desconfianza por parte de los consumidores.

Pero tanto los expertos en nutrición como la propia industria insisten en la misma idea: los protocolos y las redes de alerta en España funcionan y, quizás, esa sea la razón por la que se detecta de forma más rápida y mejor cualquier tipo de fallo, como ha ocurrido, de hecho, con la listeria.

El Plan Nacional de Control Oficial de la Cadena Alimentaria (PNCOCA) es el documento que describe los sistemas de control oficial a lo largo de toda la cadena alimentaria en España, desde la producción primaria hasta los puntos de venta al consumidor final. "El Plan es completo e integral, y describe las actuaciones de control oficial de las distintas Administraciones Públicas en el ámbito de sus competencias", explican en Aecosan, la Agencia Española de Seguridad.

Retos

Otro de los grandes retos del sector de la alimentación y bebidas en España pasa por la necesidad de ganar tamaño. El número de grandes empresas, con más de 500 trabajadores, ha aumentado, además, un 14 por ciento. Este esfuerzo emprendedor ha repercutido positivamente en el comportamiento de la afiliación a la Seguridad Social que sitúa al sector como proveedor del 21 por ciento del empleo de la industria manufacturera. De esta manera, la industria alimentaria contaba al cierre de último ejercicio con un total de 426.300 afiliados, continuando la tendencia ascendente consolidada en los últimos cinco años.

Frenazo en el consumo

La ralentización de la economía y la pérdida de confianza del consumidor ante la inestabilidad política empieza a pasar factura al consumo en España. "Se está deteriorando la visibilidad de las familias sobre el futuro y está aumentando su ahorro preventivo, con lo que si bien este año el crecimiento será del 1,8 por ciento, el próximo ejercicio nuestra previsión es que baje al 1,3 por ciento", asegura Javier Campo, el presidente de Aecoc, la mayor organización de fabricantes y distribuidores.  Desde Anged, la patronal de las grandes superficies, que representa los intereses de compañías como El Corte Inglés, Carrefour, Ikea, Leroy Merlin o Media Markt, recuerdan  que "los principales servicios de estudio señalan que factores coyunturales como la incertidumbre política y económica están drenando el gasto de los  hogares en favor del ahorro.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin