Empresas y finanzas

Applus negocia la venta de su certificación al holandés Kiwa

  • Es una de las compañías más activas de su sector a nivel adquisiciones
Applus está vendiendo su negocio de certificación.

La compañía española Applus Services está en conversaciones para desprenderse de uno de sus negocios no estratégicos. Se trata de Applus Certification, que podría acabar en manos de la compañía holandesa Kiwa, especializada también en la certificación, ensayos e inspecciones, tal y como han explicado fuentes financieras a elEconomista. La transacción, no obstante, todavía no está cerrada, señalan las mismas fuentes, por lo que no se descarta la incursión en el proceso de otras compañías centradas en este negocio.

Applus Certification es un pequeño nicho de actividad de la división de Laboratories, de la que la multinacional española no planea desprenderse. De hecho, el motivo de esta desinversión se basa en que la rama de certificaciones ha dejado de ser decisivo para la compañía, que sólo busca desarrollar áreas de negocios en los que puedan ser líderes para los que están realizando importantes inversiones. De hecho, el negocio del que se quieren desprender apenas representa un 0,5% de su facturación total –les proporciona unos ingresos cercanos a los 6 millones–.

Este negocio se encarga de certificar aspectos de calidad internacional, medioambiente, seguridad y salud en el trabajo, seguridad en la información o sostenibilidad y cambio climático, entre otros puntos. Con esta operación, Kiwa reforzaría su presencia en España, donde cuenta con una filial centrada en pruebas, inspección y certificación (TIC). El grupo emplea a más de 4300 personas en más de 100 oficinas en más de 40 países de todo el mundo, principalmente en Europa, Asia y América Latina.

Activa en adquisiciones

Con todo, cabe recordar que Applus es una de las compañías más activas de su sector a nivel adquisiciones. Sin ir más lejos, el pasado mes de octubre cerraron la compra de los laboratorios LEM en Chile, reforzando así su apuesta en el país, pero no revelaron el importe de la operación. En concreto, se trataba de unos laboratorios dedicados a ensayos e inspecciones de materiales para proyectos de obra civil en la minería, la construcción y la industria, que ingresan unos 8 millones de euros al año y que cuentan con unos 200 empleados repartidos en tres laboratorios en el norte de Chile (Copiapó, Calama y Antofagasta).

El grupo Applus cuenta con varias líneas de negocio además de la anteriormente citada de Labs –donde se incluye una parte de certificación y a la que se suman otras actividades como ensayos, calibración y metrología, así como ingeniería y desarrollo–, como la división de Energía e Industria, la de Automoción e Idiada (homologación y certificación de productos).

De enero a septiembre, Applus logró unos ingresos de 1.329,9 millones, un 6,8% superior al mismo período de 2018.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin