Empresas y finanzas

El salón de actos de A.M.A. recibe el nombre de la exministra Ana Pastor

Foto: Archivo

La Agrupación Mutual Aseguradora (A.M.A.), mutua de los profesionales sanitarios, ha bautizado a su salón de actos con el nombre de Ana Pastor Julián, exministra y expresidenta del Congreso de los Diputados, con lo que pretenden rendir homenaje a "la gran dama de la política española", según palabras del presidente de A.M.A., Luis Campos.

Pastor ejerció como ministra de Sanidad y Consumo y también fue titular de la cartera de Fomento, en los gabinetes de José María Aznar y de Mariano Rajoy, respectivamente. Posteriormente ha presidido la Cámara Baja, de la que forma parte como diputada desde el año 2000.

El presidente de Honor de A.M.A., Diego Murillo, apuntó que Pastor es la persona que más admira en el sector sanitario y afirmó que "gracias a su perseverante esfuerzo y su gran capacidad de trabajo" ha reportado "tantos beneficios" al conjunto de los españoles, por lo que mostró su "profundo agradecimiento". Campos, por su parte, definió a la exministra como alguien "discreta, incansable trabajadora, enérgica ejecutiva y magnífica gestora".

La homenajeada agradeció el gesto de la entidad "por hacer posible que mi nombre se sume a A.M.A., que representa la confianza y la seguridad para casi medio millón de médicos, farmacéuticos, odontólogos, veterinarios y enfermeros", y señaló que es "una de las mutuas más importantes de España y de Europa". "A.M.A. es un gran ejemplo de lo que pueden hacer unidos la pasión por la profesión sanitaria y el esfuerzo constante y bien orientado", subrayó.

El acto, que fue conducido por el doctor Bartolomé Beltrán, finalizó con la música de la cantante gallega Luz Casal.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.