Empresas y finanzas

El butano sube por primera vez en todo el año: un 4,8%

  • Los límites de precio de la normativa evitan que se encarezca un 12%
Foto: Archivo

El precio medio de la bombona de butano de 12,5 kilogramos ha subido un 4,86% a partir de este martes, situándose en los 12,74 euros, frente a los 12,15 euros que costaba anteriormente, según una resolución publicada en el Boletín Oficial del Estado

Este incremento se debe a la subida del 35,3% de la cotización internacional de la materia prima, así como el aumento del 5,3% de los fletes, y a la depreciación del euro frente al dólar (del 0,6%) con respecto al bimestre anterior.

De no aplicarse la limitación de variación del precio establecida en la normativa vigente -situado tanto al alza como a la baja en un 5%- la subida habría sido del 12%.

Esta subida en el precio de la bombona del butano será la primera en lo que va de 2019, después de que a lo largo de este año se hubieran encadenado cinco bajadas consecutivas.

El precio regulado afecta a las bombonas de butano que más comúnmente utilizan los hogares, envases con carga igual o superior a ocho kilogramos e inferior a 20 kilos. Cerca de ocho millones de personas utilizan todavía la bombona de butano en España.

El GLP, un 4,8% más caro

Por su parte, los precios de venta del GLP canalizado registrarán para un consumidor tipo (500 kilogramos) un encarecimiento en su factura después de impuestos de un 4,8% respecto a los precios en vigor. La subida se debe al incremento respecto al mes anterior de la cotización internacional del propano (11,3%) y del butano (10,8%), así como del incremento de precio de los fletes (14,9%).

A partir de este martes, el término variable de la tarifa de venta del GLP por canalización para usuarios finales, antes de impuestos, tendrá un valor de 72 céntimos de euro por kilogramo.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.