Empresas y finanzas

Codere reduce un 5,5% sus 'números rojos' hasta septiembre con pérdidas de 54,6 millones

Codere registró unas pérdidas netas de 54,6 millones de euros en los nueve primeros meses, lo que supone una reducción del 5,5% respecto a los 'números rojos' que se anotó un año antes, tras la aplicación de la nueva normativa contable, que incrementa los gastos financieros y el impuesto a las ganancias corporativas.

Antes de la aplicación de la NIC 29 y la NIIF 16, las pérdidas de la de la compañía habrían sido de 24,3 millones de euros, según ha informado este jueves la multinacional de juego privado

Entre enero y septiembre, el grupo obtuvo unos ingresos operativos de 1.045,3 millones de euros, un 6,3% inferiores, pese al crecimiento del negocio online (+43,4%) y de las operaciones de España (+2,7%), Italia (+3,3%) y Uruguay (+5,8%) y negativamente compensados por la reducción de Argentina (-25,7%), debido en gran parte a la devaluación de su moneda local.

Asimismo, el resultado bruto de explotación (ebitda) ajustado alcanzó hasta septiembre los 184,4 millones de euros, un 9,5% por debajo del año anterior, impulsado por el crecimiento del negocio online y de la operación en España (+22,5%), gracias a la maduración de la expansión realizada y a las mejoras implementadas, así como de Uruguay (+15,1%).

No obstante, este dato fue contrarrestado por las reducciones en Argentina (-29,6%), el impacto del nuevo impuesto al juego en Italia y las caídas en México (-3,0%) y Panamá (-39,1%).

El margen sobre ebitda ajustado alcanzó el 17,6%, que supone una reducción de 0,7 puntos porcentuales respecto al mismo periodo del año anterior, debido los aumentos impositivos a la actividad, a la pérdida del peso relativo de la operación argentina en el consolidado, así como también a una reducción de los márgenes en México.

El 'capex' fue de 58,6 millones de euros hasta septiembre, un 48% por debajo que el del año anterior, e incluye 47,8 millones de mantenimiento y 10,8 millones para proyectos de crecimiento.

A 30 de septiembre de 2019, Codere contaba con 90,5 millones en efectivo y equivalentes y 138,1 millones en liquidez total (frente a los 81,8 millones y 159,7 millones a 31 de diciembre de 2018).

Además, la compañía generó en este periodo 83,4 millones de flujo de caja libre, frente a los 69,7 millones del año anterior.

En términos de capacidad, la compañía ha aumentado el número de máquinas un 0,7%, hasta las 56.617 unidades, y el número de salas de juego de 144 a 150, mientras que los locales de apuestas deportivas han disminuido de 481 a 273.

Inconsistencias contables

El pasado 7 de octubre, la compañía anunció que sus sistemas de control interno habían detectado "ciertas inconsistencias contables" en algunas de sus operaciones latinoamericanas, correspondientes al primer semestre de 2019.

El consejo de administración de Codere nombró a las firmas independientes Alvarez y Marsal y Kroy Abogados para la realización de una investigación forense sobre estos hechos.

Los hallazgos de dicho informe, según explica la firma, confirman el impacto anticipado por la compañía, al cifrarlo en 16,5 millones de euros sobre el Ebitda ajustado de dicho periodo, de los cuales 14,5 millones de euros corresponden a las cuentas de México, 1,3 millones a las de Colombia y 0,4 millones las de Panamá.

Por otro lado la compañía ha confirmado que estas "inconsistencias" se han limitado al ejercicio 2019 y a las geografías señaladas.

La compañía está ya revisando su estructura organizativa e implementando las medidas necesarias para fortalecer sus procedimientos de control interno, evitar que una situación así pueda volver a producirse y mitigar a la mayor prontitud este impacto.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.