Empresas y finanzas

Hesperia busca un fondo para comprar los activos de Thomas Cook en España

  • La cadena hotelera ha contratado a un asesor para que busque un financiador
  • La operación está valorada en una horquilla de entre 250 y 300 millones
Hay varios interesados en quedarse con los activos de Thomas Cook en España.

El grupo hotelero Hesperia ultima una oferta para quedarse con los activos de Thomas Cook en España. Para ello, según ha podido saber elEconomista, el grupo está tanteando a diferentes fondos de deuda para que financien esta operación, que podría estar valorada entre 250 y 300 millones de euros. El plazo para montar este consorcio es corto, ya que la oferta se tiene que presentar en las próximas dos semanas.

Según fuentes financieras, Hesperia cuenta con un asesor que se está encargando de distribuir la información entre los posibles candidatos desde hace unos días. El perfil que busca la cadena hotelera es de gestoras internacionales especializadas en el negocio de la deuda (direct lending). Así, el fondo se encargaría de financiar la adquisición mientras que los hoteles y su gestión quedarían en manos de la cadena española.

Hasta su quiebra a finales del pasado mes de septiembre, Thomas Cook gestionaba en España un total de 55 establecimientos, pero la mayoría estaban en manos de terceros. Según las mismas fuentes, la idea de Hesperia es hacerse con los ocho hoteles que tenía la cadena en propiedad. Paralelamente, hay otros grupos turísticos, así como inversores financieros con presencia en el sector que están analizando quedarse con la gestión de otros establecimientos que controlaba Thomas Cook en el país.

Cabe recordar que en 2018 y con el objetivo de reforzar sus inversiones directas en propiedades, la cadena llegó a un acuerdo con el fondo suizo LMEY para crear una sociedad conjunta al 50%, bautizada como Thomas Cook Hotel Investments (TCHI), con la que impulsar la cadena hotelera del turoperador y adquirir establecimientos en diferentes destinos turísticos, como Casa Cook en Ibiza o Casa Cook en Mallorca.

Además, la cadena británica también controlaba el 42% del grupo alemán Aldiana, que cuenta con tres establecimientos en España (dos en Andalucía y otro en Fuerteventura) y cuyo segundo accionista también era LMEY. Fuentes de mercado señalan a que todo apunta que el fondo suizo ejercerá un derecho de compra sobre estos establecimientos, aunque no está descartado que pudieran poner a la venta su participación y así elevar el precio que pudieran ofrecer los interesados en adquirir los activos de Thomas Cook en España al engordar el paquete en el que está interesado Hesperia.

Nueva estrategia

El Grupo Inversor Hesperia (GIHSA) cuenta actualmente con una cartera formada por 29 hoteles, 6 resorts vacacionales ubicados en Baleares, Canarias y el sur de España–incluyendo la reciente adquisición de La Manga Club el pasado mes de julio–, y 23 hoteles urbanos situados en las principales ciudades de la Península. La firma que lidera Jordi Ferrer ha cambiado de forma radical su estrategia en el mercado hotelero tras culminar su salida de NH Hotels el año pasado, en una operación que rondó los 200 millones de euros, y relanzar un proyecto hotelero independiente.

En los últimos meses ha cerrado acuerdos estratégicos con el gigante estadounidense Apple Leisure Group (ALG) y con Hyatt para la comercialización de parte de su portfolio vacacional y urbano. Por otro lado, la compañía, que cerró el pasado ejercicio con un beneficio de 22 millones, lo que supuso disparar su resultado un 168%, ha puesto en marcha un ambicioso plan de inversiones para la renovación y actualización de sus hoteles. En total prevé destinar más de 80 millones a su portafolio en los próximos dos años.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.