Empresas y finanzas

Los tripulantes de cabina estudian denunciar a Ryanair por el ERE

  • Señalan que oculta datos y no justifica los cierres de las bases
  • Ofrece traslados a Polonia como autónomos

La última reunión entre los sindicatos y Ryanair para negociar el ERE de unas 400 personas por el cierre cuatro bases en España (Gerona, Tenerife, Lanzarote, Gran Canaria) ha concluido sin avances y con pie en los juzgados.

Los representantes de los tripulantes de cabina (TCP) y los pilotos aseguran que la compañía oculta los datos reales del personal afectado, evita dar información económica que justifique el cierre de las bases y "se salta los pasos recogidos por la legislación para negociar el ERE", por lo que ya están estudiando llevar a Ryanair ante la Audiencia Nacional por no cumplir con la ley española.

Y es que, entre los requisitos legales, se establece que la empresa tiene que dar a los representantes de los trabajadores información sobre las causas de despido, un plan concreto de recolocaciones y una lista específica y fija de afectados, datos de los que no disponen. La próxima reunión es el 30 de octubre y si no tienen los datos, denunciarán a la compañía.

Ofrece recolocaciones en Polonia como autónomos o en Francia en Malta Air

En cuanto a las recolocaciones, fuentes sindicales denuncian que la compañía de bajo coste se ha limitado a informar que hay opciones de ir a bases de Reino Unido, de Polonia y de Francia, pero no ha especificado cuántas vacantes hay. Sólo ha avisado que hay personal de otros países que también pueden optar a estas bases y que no es una oferta fija o largo plazo. En este punto, ir a Polonia implica trabajar para Ryanair Sun, donde los TCP son autónomos, e ir a Francia implica ser contratado por Malta Air, lo que supone dejar su actual compañía y perder antigüedad y derechos salariales. 

También denuncian que la compañía está llevando a cabo recolocaciones de pilotos dentro de España al margen de las negociaciones y sin tener en cuenta principios de antigüedad o situación familiar, lo que tampoco cumple con la legalidad vigente. Unos trabajadores que siguen apareciendo en las listas provisionales entregadas por la compañía y que cambian cada reunión, según denuncian fuentes presentes en la reunión, que ha sido tachada de "vergüenza" y "circo".

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.