Empresas y finanzas

La salud del mercado de la vivienda de obra nueva en España

Foto: Dreamstime

El mercado de la vivienda de obra nueva inició en 2014 un periodo de firme recuperación y hoy ya estamos en una etapa de normalización. Es decir, de aumentos moderados de las principales variables que miden su buen estado de salud y que anticipan un crecimiento sostenible en el tiempo.

Sin embargo, en plena estabilización del sector vuelven a escucharse cantos de sirena que profetizan el fin del ciclo. Nada más lejos de la realidad. Son múltiples los indicadores que ponen de manifiesto que el mercado está en un periodo en el que no experimentará grandes altibajos.

Esta normalización, con una tendencia alcista moderada, se fundamenta principalmente en el mayor rigor y profesionalización del sector inmobiliario y financiero, junto con una demanda más informada, exigente y cauta.

Restricciones al crédito

El primer indicador, y quizá el más relevante, se observa en el sistema financiero. Hoy está más concentrado y es mucho más restrictivo en la concesión del crédito. Esta financiación controlada y coherente es el mejor seguro y salvavidas para el mercado inmobiliario.

El viento favorable para la vivienda también llega desde los tipos de interés, que están en niveles mínimos y todo indica que se mantendrán así mucho tiempo. Un dato muy positivo tanto para el usuario final como para el inversor.

Desde el lado de la oferta, mayoritariamente se están desarrollando más proyectos en aquellas regiones con una demanda contrastada, diferenciándose claramente dos mercados: uno activo y otro que ni está activo ni se le espera. Y los precios, aunque hayan subido en los últimos años, ya están moderando su escalada y asentándose en niveles sostenibles.

Desde el lado de la demanda, nos encontramos con unos compradores más solventes que nunca. La gran incógnita es la existencia de un segmento de la población, los jóvenes, que no puede acceder a una vivienda por no disponer de ahorros para afrontar la entrada. Tanto administraciones públicas, entidades financieras y promotores estamos concentrando nuestros esfuerzos en este sentido y más pronto que tarde encontraremos la forma de incorporarlos al mercado.

En cuanto a la capacidad de producción del sector y de absorción por parte de la demanda, las estimaciones apuntadas por varios organismos de entre 120.000 y 150.000 viviendas nuevas anuales son muy razonables.

Teniendo en cuenta todo esto, podemos decir que los cimientos y pilares sobre los que se está desarrollando el nuevo mercado de la vivienda son sólidos. Hablamos de un crecimiento ordenado y sostenible, signo de la madurez de un sector que ha evolucionado.

Alberto Delgado es Director de Operaciones de Aedas Homes

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum1
forum Comentarios 1
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Pep
A Favor
En Contra

Si , un pequeño problema: los jóvenes. Pocos y sin pasta. Y dentro de diez años asfixiados a impuestos para poder pagar las pensiones de unos jubilados cada vez con más voto y más exigentes. Jóvenes sin poder formar familias, y los mejores, emigrando.

Bah! una minucia sin importancia

Puntuación 6
#1