Empresas y finanzas

La Generalitat se expone ahora a indemnizar a Intu con hasta 300 millones en una causa paralela

  • La empresa incorporará la sentencia a su favor a un segundo recurso
  • Se trata de un contencioso por responsabilidad patrimonial
  • El procedimiento paralelo lo lleva también la Sala Primera del TSJCV
Figuración de Puerto Mediterráneo, el proyecto inicial de Intu tumbado por la Generalitat. EE
Valencia

El golpe judicial a la Generalitat Valenciana por su rechazo al macro centro comercial y de ocio Puerto Mediterráneo podría convertirse también en económico. Además de la causa en la que el Tribunal Superior de Justicia (TSJCV) ha fallado a favor de la empresa por tumbar el proyecto de la empresa con una memoria ambiental "no consistente" y con un argumento esencial que "no se ajustaba a derecho" -el de que no respetaba los necesarios márgenes con las carreteras colindantes-, la compañía Intu-Eurofund Investment sigue adelante con otro recurso en el que reclama cerca de 300 millones a la administración valenciana.

Se trata, según precisan fuentes judiciales a elEconomista, de un contencioso-administrativo presentado también ante la Sección Primera del TSJCV, la misma que ha fallado a favor de la empresa anulando la resolución de la Generalitat que tumbó el proyecto inicial Puerto Mediterráneo. En este caso se trata de una reclamación de responsabilidad patrimonial. El importe aproximado de la cantidad reclamada lo confirmó la pasada legislatura la Conselleria de Vivienda y Obras Públicas, a la que se le reclamó el importe.

El recurso se interpuso en principio frente al silencio administrativo, cuando el departamento todavía no había contestado a la empresa ante la reclamación económica. Pero el pasado mes de agosto se produjo la resolución expresa por parte de la conselleria desestimando la misma, de modo que Intu solicitó a la sala del TSJCV la ampliación del citado recurso.

Y, en medio de este proceso, se ha producido la sentencia que anula la denegación de la Actuación Territorial Estratégica (ATE) y la memoria ambiental que permitió el rechazo de la misma en 2016. Como es lógico, la previsión es que la empresa ponga también sobre la mesa este fallo que le refuerza para acreditar el retraso que ha sufrido su proyecto y los daños y perjuicios derivados del mismo. Ahora está por ver si la sala considera que la Generalitat Valenciana ha de indemnizar a la firma y, en tal caso, qué cantidad le corresponde a la mercantil.

En caso de producirse, la indemnización sería el verdadero golpe contra el Consell por el rechazo al proyecto. La situación actual, a pesar de la derrota en los tribunales, sigue siendo una victoria parcial para los detractores de la iniciativa -el grueso de Compromís- al haber supuesto un freno de al menos tres años en su desarrollo.

"Satisfacción" por la sentencia

En un comunicado, Intu-Eurofund se pronunció por primera vez este lunes sobre el fallo. La empresa "respeta y acoge con satisfacción la sentencia". "Los promotores interpretan que el fallo recoge fielmente los términos argumentados, así como los fundamentos jurídicos y las pretensiones deducidas en la demanda presentada y que vienen defendiendo en los últimos años. Así pues, los responsables del proyecto se reafirman en su intención de seguir trabajando para implementar en Paterna un proyecto de ocio pionero, con una incuestionable capacidad de generación de riqueza para la Comunitat Valenciana", indicaron.

"Asimismo, los promotores entienden que la seguridad jurídica es fundamental para atraer inversión extranjera y generar empleo, especialmente en estos momentos de enfriamiento en la economía.

El modelo de centros experienciales de Intu-Eurofund, en los que una oferta comercial de calidad convive con los más prestigiosos operadores del entretenimiento internacional, destaca por su desestacionalización de la demanda turística", agregaron, y subrayaron que "El desarrollo cuenta con una inversión de 860 millones de euros y generará más de 5.000 puestos de trabajo en la fase de operación y más de 3.000 empleos en la fase de construcción".

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.