Empresas y finanzas

La suiza Novartis cambia de jefe en España tras 20 años

La filial española de Novartis vive un año de cambios en la dirección. El director general y presidente de Novartis España durante los últimos 20 años, Jesús Acebillo, abandona la filial y la compañía suiza ha fichado en su rival AstraZeneca a su sustituto. El burgalés Jesús Ponce, hasta ahora director general de AstraZeneca en Portugal, ejerce ya como máximo dirigente del laboratorio suizo en España, con sede en Barcelona.

Acebillo, natural de Zaragoza, era director general de Almirall cuando fue fichado por Novartis en 1995. En su etapa en Novartis ejerció hasta en tres periodos distintos como presidente de la patronal Farmaindustria.

Desde 2015 tenía a su cargo además en la multinacional farmacéutica a las regiones del Sur de Europa, Latinoamérica, Oriente Medio y África, siendo responsable de la gestión de dichos países a nivel Corporativo, posición que compatibiliza igualmente con la presidencia del grupo en España. Ahora, la compañía ha informado que Acebillo ejercerá en Suiza labores de consultoría en materia de Salud Pública y acceso al medicamento en mercados emergentes.

El nuevo director general de Novartis España, Jesús Ponce, se unió a AstraZeneca en España después de haber ocupado un cargo como consultor en Andersen Consulting durante varios años.

El nuevo director general de Novartis España, Jesús Ponce.

Con más de 3.000 empleados y cinco plantas de producción, la filial en España de Novartis es la compañía del sector farmacéutico con mayor presencia industrial en nuestro país, con una de las mayores plataformas industriales para la fabricación de medicamentos y materias primas farmacéuticas, situada en la localidad barcelonesa de Barberá del Vallés.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.