Empresas y finanzas

La CNMC permite cobrar al gas 1.473 millones adicionales para adaptarse al ajuste

  • Los industriales afirman que no hacen falta más inversiones
  • La CNMC incluye dos conceptos en sus Circulares que creen que deben eliminarse
Planta de regasificación de Reganosa

La Comisión Nacional de Mercados y Competencia tiene margen para un recorte adicional en la retribución que reciben las empresas gasistas de 1.473 millones de euros para el periodo 2021-2026 ya que mantiene en sus propuestas de Circulares varios periodos transitorios para adaptarse al mismo que suponen una sobreretribución sobre sus propios planteamientos.

Para sectores como el cerámico, la siderurgia, el papel, el vidrio, la química o la cogeneración, entre otros, los altos costes del gas lastran su competitividad. Por ese motivo, fuentes consultadas por este diario consideran que hay dos conceptos incluidos en las Circulares de la CNMC que podrían eliminarse automáticamente, tal y como se hizo en su día con la retribución de las renovables, porque suponen un pago superior al previsto por el propio organismo.

Por un lado, la CNMC quiere seguir desembolsando por el concepto de Retribución por Continuidad de Suministro (RCS) un total de 594 millones de euros desde 2021 a 2024, ya que los dos últimos años del periodo prescinden del mismo. Además, plantean también la supresión de la Retribución Transitoria de Distribución (RTD) que supondría un ajuste de 879 millones.

En opinión de la gran industria ambos conceptos no tienen ningún fin. De hecho, el RCS ya fue criticado por la propia CNMC y desde entonces se han pagado alrededor de 2.000 millones de euros.

Según la UE, en España los peajes están en España un 45% por encima de la media comunitaria en costes regulados, 

Según un informe elaborado por la CNMC, la sobreretribución para la distribución de gas se estimó en 586,4 millones de euros por activos ya amortizados, pero el borrador de la Circular plantea una reducción gradual hasta 2025 de 452 millones de euros, es decir, menos de lo calculado por la propia institución, un extremo que las mismas fuentes consideran que podría llegar a interpretarse como una ayuda de estado.

En lo que respecta al transporte y la regasificación, los titulares percibían una tasa de retribución explícita del 5,09%, que además se incrementaba por la retribución ligada a la continuidad de suministro, llegando a retribuciones de más del 11%.

La nueva metodología elimina a partir de 2024 este concepto, que implicaba una retribución financiera implícita adicional sin contraprestación alguna. Los importes iniciales de esta retribución se incluyeron en la Ley 18/2014 y eran de 233 millones para el transporte y 48 millones para la regasificación pero fueron subiendo.

En el documento IPN/DE/0009 de octubre de 2014 se hacía ya mención de un error sobre el valor neto a retribuir al transporte, regasificación y almacenamiento subterráneo que implica una retribución sobre activos ya amortizados. También indica textualmente que "la tasa de retribución de transporte y regasificación se sitúa por encima de la tasa de retribución de otras actividades reguladas".

Según los datos de la Dirección General de Energía de la Comisión Europea, en costes regulados, los peajes están en España un 45% por encima de la media europea. Desde 2008, además, se han incrementado para el consumidor industrial.

Revisión previsible

Los periodos regulatorios de las actividades reguladas del sector gasista son, al igual que el eléctrico, cada seis años. El anterior periodo comprende desde 2014 a 2020 por lo que la revisión llega en el momento adecuado recuerdan y no de forma precipitada ni prematura como se ha asegurado.

La Orden que fija las orientaciones de política energética asegura que "Con objeto de garantizar la sostenibilidad económica y financiera del sistema gasista, la metodología de retribución no debería incentivar la expansión de las redes de gas natural cuando los ingresos de los nuevos puntos de suministro no sean suficientes como para satisfacer los costes", motivo por el que aplauden la decisión de paralizar inversiones de algunas de las compañías.

La CNMC ya ha mostrado su disposición a que se produzca una rebaja de precios para los consumidores

En la nueva metodología se incentiva a partir de ahora aquellas inversiones que pueden satisfacer sus costes y que están justificadas por su utilidad para el consumidor.

La CNMC, además, tiene todavía pendiente de publicar una de las Circulares clave en todo este cambio: la metodología para el cálculo de los peajes de regasificación, transporte y distribución, que podría estar lista este próximo viernes.

En esta Circular, el Gobierno tiene que repartir los costes y como se cargan a cada uno de los consumidores. La CNMC ya ha mostrado su disposición a que se produzca una rebaja de precios para los consumidores, aunque desde el sector gasista se considera que apenas se notará en los recibos.

Sedigas vuelve a la CNMC

Por otro lado, Sedigas se reunió el martes por segundo día consecutivo con la Sala de Regulación de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia. En este encuentro, la patronal manifestó de nuevo la falta de análisis de detalle de las circulares, así como del impacto y de las consecuencias económicas del recorte en retribución y transporte de gas.

Sedigas también ha señalado que las razones en las que se fundamentan las circulares no son coherentes, y que el impacto del recorte en la factura que afirman, dista mucho de ser aplicable.

Uno de los puntos abordados ha sido el procedimiento de elaboración de las circulares, cuya revisión regulatoria, hubiese requerido de un proceso pausado, ordenado y de escucha activa por parte de la CNMC para con los sectores implicados.

Así, la poca o nula interacción con los agentes involucrados, tanto antes como después de la publicación de los borradores; la urgencia de la tramitación para un proceso que se inicia dentro de dos años; y la escasez de plazos para recibir comentarios, son difícilmente justificables.

El cambio retributivo no previsible también ha sido uno de los temas tratados, ya que el informe elaborado en 2017 considera que no es justificativo ni de la falta de transparencia ni de la cuantía y justificación del recorte. Sedigas afirma que el proceder que se ha seguido no es habitual.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0