Inmobiliaria

Muere Joaquín Rivero, uno de los reyes caídos del ladrillo y expresidente de Metrovacesa

Joaquín Rivero, ex presidente de Metrovacesa, ha fallecido hoy en Jerez, su ciudad natal, víctima de una enfermedad degenerativa neuronal, según han confirmado a elEconomista.es fuentes cercanas al empresario. Nacido en 1943, fue uno de los rostros inmobiliarios más conocidos de España, pero su última época estuvo marcada por los problemas económicos y judiciales.

El empresario jerezano comenzó su andadura con una pequeña empresa de materiales de construcción en la Costa del Sol, y prontó se dedicó al negocio inmobilario. El gran salto lo dio en 1997, cuando se hizo con el control de la inmobiliaria Bami, la que más tarde, a comienzos del siglo XXI, pasaría a controlar Metrovacesa, creando la mayor inmobiliaria de España del momento. 

Más tarde, Rivero protagonizó una encarnizada guerra de opas con la familia Sanahuja en 2006 por el control de Metrovacesa, en plena burbuja inmobiliaria. Posteriormente sería imputado por delitos de apropiación indebida, administración desleal y estafa por el acuerdo de separación mediante la división de la empresa en dos grupos accionariales de referencia representados por él y Bautista Soler, de una parte, y la familia Sanahuja de otra.

Tras el acuerdo salomónico con sus rivales, resucitó Bami con los activos heredados de Metrovacesa, pero la nueva aventura no le salió bien: Bami entró en proceso de liquidación tras dos años en concurso de acreedores con activos por valor de 725 millones de euros.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0