Agro

Galicia limita las plantaciones de eucaliptos pese a la oposición del sector forestal

  • Prohibirán por decreto nuevas plantaciones en un tercio de la CCAA
Imagen de Istock

El sector forestal gallego vive días de zozobra tras conocer las intenciones de la Xunta de fijar drásticas limitaciones a la expansión de su principal recurso forestal, el eucalipto, un árbol sobre el que esta Comunidad asienta su liderazgo en las cortas de madera en nuestro país. Pero si la prohibición no gusta, aún peor han caído las formas de una medida que llegará a golpe de decreto precisamente cuando está muy avanzado el plan que regulará el aprovechamiento de los bosques de esa Comunidad para los próximos 20 años.

Con apenas un 8% del total nacional de superficie forestal arbolada, Galicia acapara el 50% de las cortas de madera en nuestro país. En 2015, el volumen de madera con destino industrial ascendió a 8,25 millones de metros cúbicos, batiendo la marca de 2008, el otro mejor registro de toda la serie, según los datos del Clúster de la Madera de Galicia.

El gran pivote sobre el que se asienta el momento de oro del sector es precisamente el eucalipto. Aunque las cortas en todas las especies arbóreas crecieron el pasado año, el eucalipto lideró la subida con un 19% frente al 1,5 de coníferas y el 7,5 de las frondosas; en 2015 este árbol acaparó por séptimo año consecutivo más de la mitad de todo el aprovechamiento maderero.

Un 9,9% del PIB gallego

El sector forestal aporta el 9,9% al PIB gallego y genera el 12,4% del empleo industrial en la Comunidad. También es especialmente relevante su repercusión para el medio rural, donde las cortas de madera repartieron en 2015 un total de 300 millones de euros entre 80.000 familias, fundamentalmente pequeños propietarios.

Pese a estos datos, la expansión del eucalipto no ha sido bien recibida en los despachos de la Consellería del Medio Rural. Su titular, Ángeles Vázquez, ultima un decreto que supondrá de hecho la prohibición de nuevas plantaciones en un tercio de la Comunidad gallega. Desde la Consellería defienden la "regulación" en la necesidad de "preservar la identidad forestal de aquellas zonas en las que apenas hay eucalipto o esta especie tiene escaso rendimiento económico, es decir, en aquellas áreas donde no hay tradición de este cultivo, especialmente en el interior de la Comunidad".

La Xunta se basa en el espectacular crecimiento de las plantaciones de eucalipto, que desde 1986 se han duplicado, para justificar la medida. De hecho, el actual Plan Forestal preveía que la superficie de esta especie alcanzase en 2032 las 245.000 hectáreas y a día de hoy se ha superado esa cifra ampliamente.

Las limitaciones al eucalipto no son nuevas. Ya en 2012, la Ley de Montes prohibió plantar eucaliptos en terrenos agrícolas y en márgenes de ríos, a la vez que establecía limitaciones para el cultivo en Red Natura.

Ahora, sin embargo, se da una nueva vuelta de tuerca y el decreto que prepara la Consellería prohíbe reforestaciones y nuevas plantaciones de eucalipto en bosques de árboles autóctonos. El veto se amplía además a aquellas masas donde haya mezcla de frondosas con eucalipto, cuando el porcentaje de individuos de esta última especie sea inferior al 30%.

En el resto de los casos el decreto establece que solo se permitirán reforestaciones y nuevas plantaciones cuando así lo establezcan los planes de ordenación de cada distrito forestal.

Por si fuera poco, la Consellería de Medio Ambiente quiere establecer también el veto a nuevas plantaciones en las áreas de especial interés paisajístico, que ocupan casi el 10% del territorio.

La prohibición afecta a un tercio de la Comunidad

En la práctica, la nueva regulación supone que en un tercio de la Comunidad no se podrá plantar eucaliptos. Así, queda prohibido en la mayor parte de la provincia de Ourense y al sur de la montaña de Lugo.

Las intenciones del Ejecutivo de Nuñez Feijóo no han caído nada bien en el Clúster de la Madera de Galicia, que incluye a las principales asociaciones del sector -propietarios y empresas de servicios forestales, industria y Universidad-. En su opinión, la actual legislación forestal ya establece unas claras limitaciones a la expansión del eucalipto en Galicia y con la normativa sectorial no es posible plantar nuevos eucaliptos en los espacios naturales protegidos de la Red Natura 2000, ni en las tierras agrarias, ni tampoco en las superficies forestales ocupadas por frondosas caducifolias autóctonas como el roble o el castaño.

Desde el Clúster se asegura que, de este modo, con la actual normativa no es posible una "eucaliptización de Galicia", como denuncian los ecologistas, puesto que los espacios del monte que quedan para las nuevas plantaciones de eucaliptos serían únicamente un porcentaje muy limitado de la superficie forestal gallega.

El presidente de la Asociación Sectorial Forestal Galega, Jacobo Feijóo, asegura que "con este decreto, lo único que se hace es discriminar a toda una serie de concellos del interior a los que se les niega un recurso que tienen los de al lado". El eucalipto, que se destina a la producción de pasta de papel, es la especie arbórea mejor pagada. De hecho, el 90% del valor de la madera de Galicia los aportan pinos y eucaliptos. El otro 10% son las frondosas, que ocupan una gran superficie, hasta el 30% de la superficie arbolada.

Rápida expansión del eucalipto

La rápida expansión del eucalipto ha venido de la mano de la introducción de una nueva especie, el Nitens. Hasta hace unos años, las plantaciones de eucaliptos eran únicamente del Globulus y estaban limitadas a las zonas costeras por su escasa resistencia al frío. Con el Nitens, ese problema desapareció y se abrió la puerta a que se extendiese por el interior.

Feijóo reconoce que el eucalipto hay que verlo como una oportunidad porque es el "principal recurso económico del sector forestal de Galicia". El presidente de Asefoga reconoce que es necesario regularlo para lograr una convivencia con el pino ante la tendencia de sustituir estos últimos por eucaliptos, "pero hay que hacerlo dentro del Plan Forestal".

"Queremos sobre todo que este decreto no sea un precedente de que la forma de ordenar el sector vayan a ser prohibiciones. La prohibición es muy fácil para no tener que enfrentarse a los verdaderos problemas. Ahora que estamos en proceso de elaborar el Plan Forestal para ordenar el sector para los próximos 15 años, creemos que es ahí donde hay que discutirlo y no dar palos de ciego con un decreto deslabazado y sin hilo conductor".

Feijóo reconoce que la Consellería "se ha metido en un jardín" para quedar bien con los ecologistas. "En lo rural queda poca gente y electoralmente no somos relevantes y el discurso ecologista es verdad que cae muy bien en la Galicia urbana".

Pero el dirigente sectorial recuerda que el sector forestal está "muy socializado" en la Comunidad gallega, con 600.000 propietarios y 2.500 comunidades de montes. "Aquí no hay grandes latifundios como en otros sitios y las cortas aportan recursos a muchos miles de familias".

El presidente de la Asociación Forestal Galega rebate otro de los argumentos de la Conxellería para la prohibición: una caída del precio. Según Feijóo, la ventaja del eucalipto es que asegura la instalación de la industria papelera en las proximidades por los altos costes del transporte. "Si aumentamos el abastecimiento de eucaliptos, las fábricas van a aumentar su capacidad de transformación. De hecho es lo que ha pasado en Portugal. A nivel ibérico no hay riesgo de sobreoferta, de hecho ya hay un déficit".

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin