Agro

El 72% de los agricultores reconocen su preocupación por el impacto del cambio climático en sus explotaciones

  • Syngenta se comproteme a invertir 2.000 millones hasta 2025 en sostenibilidad
  • La compañía reducirá un 50% su huella de carbono al final de la década
"The Good Growth Plan" puesto en marcha por Syngenta ha permitido mejorar la biodiversidad en 8 millones de hectáreas
Valladolid/Madrid

Una encuesta global realizada a agricultores en Estados Unidos, Francia, China, Brasil, India y África para Syngenta descubrió que el 72% está preocupado por el impacto que el cambio climático tendrá en los rendimientos de los cultivos, ganadería, seguridad alimentaria y su capacidad para ser rentables en los próximos cinco años.

Una encuesta independiente de agricultores europeos muestra como el 46% de su productividad ha sido significativamente impactada por la pandemia de coronavirus. Sin embargo, el 53% afirma que el cambo climático seguirá siendo la prioridad inmediata, y el 63% que el cambio climático tendrá un mayor impacto en sus empresas que el Covid-19 en los próximos cinco años.

El Grupo Syngenta lanzó hoy su nuevo "The Good Growth Plan", colocando la lucha contra el cambio climático y la pérdida de biodiversidad en el centro de la recuperación de la agricultura frente a los efectos económicos y sociales del Covid-19.

El nuevo plan de compromisos para la sosteniibilidad agrícola incluye nuevos y audaces objetivos para reducir la huella de carbono de la agricultura y para ayudar a los agricultores a enfrentar los patrones de clima extremos causados por el cambio climático.

En palabras de Erik Fyrwald, CEO del Grupo Syngenta: "Desde su lanzamiento, los principios y prioridades del Good Growth Plan se han arraigado profundamente en la forma en que buscamos soluciones innovadoras en Syngenta. El plan era, sin duda, solo el comienzo".

"La pandemia de coronavirus ha revelado la fragilidad del ecosistema agrícola. Como una pandemia, el cambio climático es una amenaza inevitable que debemos abordar antes de que sea demasiado tarde. A medida que la economía y la agricultura comienzan a reconstruirse con la disminución gradual de las restricciones de Covid-19, necesitamos apoyar la recuperación para los agricultores que ponga la lucha contra el cambio climático y la pérdida de biodiversidad en su núcleo".

Cuatro de cada cinco agricultores afirman que el cambio climático ha tenido ya al menos algún impacto

La encuesta realizada por Ipsos MORI para Syngenta encontró que cuatro de cada cinco agricultores encuestados creían que el cambio climático había tenido al menos algún impacto en su capacidad para producir alimentos y la mayoría (59%) creía que reducir las emisiones de gases de efecto invernadero haría que sus explotaciones fueran más competitivas y estables financieramente.

Syngenta ha anunciado hoy que ha logrado o excedido todos los objetivos del plan de compromisos "The Good Growth Plan" original lanzado en 2013, incluida la recuperación de más de 14 millones de hectáreas de tierras de cultivo al borde de la degradación y la mejora de la biodiversidad en más de 8 millones de hectáreas de tierras de cultivo.

Bajo el nuevo "The Good Growth Plan", el Grupo Syngenta se compromete a invertir 2.000 millones de dólares en agricultura sostenible para 2025 y poner a disposición de los agricultores dos avances tecnológicos cada año. Los compromisos específicos en el nuevo plan se dividen en cuatro áreas: acelerar la innovación para los agricultores y la naturaleza; luchar por una agricultura neutra en carbono, ayudar a las personas a mantenerse seguras y saludables y establecer alianzas para frenar el impacto.

Reducción de emisiones 50%

Esto incluye el compromiso de reducir las emisiones de carbono en sus operaciones en un 50% para 2030 para apoyar los objetivos del Acuerdo de París sobre el cambio climático. El compromiso de Syngenta ha sido validado y respaldado por la iniciativa Science Based Targets (SBTi). El Grupo Syngenta también suscribió recientemente el compromiso de SBTi para evitar un aumento de la temperatura global de más de 1,5 grados.

Alexandra Brand, directora de sostenibilidad del Grupo Syngenta, dijo: "Cuando hablamos con los agricultores, vemos que son los primeros en verse perjudicados por el cambio climático y la pérdida de biodiversidad. Ahora las restricciones del Covid también podrían tener efectos duraderos en el sector de la alimentación y la agricultura".

"Es por eso que los niveles significativos de inversión en innovación que se ven en el nuevo Good Growth Plan son necesarios para combatir el cambio climático y proporcionar un sistema agroalimentario que funcione en armonía con la naturaleza".

Un ejemplo que demuestra la profundidad del compromiso que el Grupo Syngenta está haciendo con la agricultura sostenible es el anuncio de una asociación con la Red Solidaridad. Su objetivo es implementar soluciones sostenibles a escala que permitan a las comunidades agrícolas lograr la seguridad alimentaria en varias regiones en desarrollo. Uno de estos proyectos se centra en el café en Colombia, que tiene como objetivo ayudar a los pequeños productores a aumentar sus ingresos en un 25% al aportar soluciones frente a la plaga del escarabajo barrenador del café.

Heske Verburg, Director Gerente de Solidaridad Europa, dice: "Creemos que la producción agrícola sostenible debería ser la norma. Nuestra asociación con Syngenta tiene como objetivo apoyar a los agricultores de los países en desarrollo a mejorar sus medios de vida, mientras producen en equilibrio con la naturaleza. Los productos de Syngenta son una realidad diaria para muchos agricultores de todo el mundo, nuestra asociación brindará información importante para lograr una producción sostenible a escala".

Esto se suma a una alianza ya establecida con The Nature Conservancy anunciada en octubre de 2019 en el proyecto Reverte en Brasil, que tiene como objetivo regenerar 1 millón de hectáreas de tierras agrícolas degradadas en los próximos 5 años.

Jennifer Morris, directora ejecutiva de The Nature Conservancy (TNC), dijo: "El cambio climático y la pérdida de biodiversidad, junto con la creciente demanda de alimentos, están ejerciendo presiones crecientes sobre el planeta y erosionando la productividad y la resistencia de las explotaciones y pesquerías en todo el mundo. Los impactos de COVID-19 hacen que abordar estos desafíos sea aún más urgente. Revertir estas realidades requerirá trabajar en todos los sectores para obtener soluciones inteligentes y escalables que garanticen un futuro donde prosperen las personas y la naturaleza. TNC reconoce el papel que los productores de todo el mundo tienen en la creación de soluciones y se complace en colaborar con el Grupo Syngenta en la ambiciosa búsqueda de un sistema alimentario que funcione en asociación con la naturaleza".

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.