Agro

Nuevo "rapapolvo" a la ministra de Trabajo por insinuar que hay "esclavitud" en el campo

  • Más de 10.000 agricultores representados por la Fundación Ingenio exigen una rectificación
Yolanda Díaz, ministra de Trabajo
Valladolid/Madrid

Más de 10.000 agricultores españoles cooperativas y empresas hortofrutícolas del Campo de Cartagena representados por la Fundación Ingenio solicitan a la ministra de Trabajo y Seguridad Social una rectificación por dar a entender que "en el campo existen condiciones de esclavitud laboral".

El Ministerio solicitó a sus inspectores de Trabajo que, mediante formularios entregados a los trabajadores, vigilaran "si el trabajador presenta magulladuras, si están encerrados en el lugar de trabajo o existen signos visibles que indiquen que no puede abandonar el lugar de trabajo, como alambradas o la presencia de guardianes".

El sector agrario ha puesto de manifiesto durante los últimos meses su compromiso con la sociedad, manteniendo su total desarrollo y sabiendo responder ante una demanda sin precedentes tanto a nivel nacional, como europeo. Y es que ante una crisis sanitaria como la que estamos viviendo, los agricultores han sido capaces de dar una rápida respuesta, y tras doblar sus turnos e introducir cambios en su sistema habitual de trabajo para servir sin incidencias los productos agroalimentarios a la distribución, y asegurar el abastecimiento de todo nuestro país.

Desde la Fundación Ingenio, organización impulsada por 10.000 agricultores, cooperativas y empresas hortofrutícolas del Campo de Cartagena, se quiere poner de manifiesto la importancia del sector agroalimentario a nivel local, nacional y europeo, apostando por la promoción y comercialización de productos nacionales con calidad diferenciada poniendo en valor el trabajo de los agricultores y destacando el origen de los alimentos a través de la Marca España.

Un sector vertebrador

No hay que olvidar que la agricultura se erige como la principal actividad económica y la mayor fuente de riqueza para los habitantes del medio rural. El 33% de la superficie de España corresponde a tierras de cultivo y España se posiciona como el segundo país con más producción agrícola de Europa. A nivel nacional, el 42% de las empresas en zonas rurales son de carácter agrario, siendo el principal sector empresarial de dichas áreas. Además, el 93.6% de todas las empresas agrícolas son de carácter familiar, con uno o varios miembros de la misma familia empleados en la gestión de esta. En este aspecto, para la Fundación Ingenio, la agricultura familiar se ha convertido en uno de sus ejes fundamentales luchando contra la despoblación y con el objetivo de mantener el medio rural como modo de vida para las familias de hoy y las generaciones futuras.

Por otro lado, la agricultura es el principal generador de empleo en el medio rural, siendo el 65% de la población ocupada activa de los pueblos españoles el que trabaja en este sector. Así, ante el futuro incierto de muchos sectores españoles, la agricultura se ha convertido en un sector estable y de calidad, convirtiéndose en reclamo para la población desocupada.

Por último, debemos resaltar que el sistema agroalimentario constituye una de las primeras industrias del país, muy cercana al turismo, con una contribución del 10,6% al PIB y del 14,2% al empleo. En el centro de esta cadena se encuentra el sector agrario y, dentro de él, el sector agrícola, dedicado a la producción vegetal, fundamentalmente para uso humano, aunque también para consumo animal e industrial.

Consolidar la sostenibilidad

Sin duda, el futuro del sector pasa por consolidar su sostenibilidad en todos los ámbitos: medioambiental, económico y social. La Fundación Ingenio trabaja para para concretar políticas que contribuyan a materializar este objetivo y que permitan avanzar hacia una economía circular e innovadora, factores determinantes de un territorio para mejorar la productividad y generar un alto valor añadido y garantizar la seguridad alimentaria cumpliendo todos los protocolos de seguridad.

En este sentido, la investigación cobra principal importancia a la hora de frenar el impacto medioambiental, siendo el sector agroalimentario es uno de los más innovadores del país, el 63% de sus empresas realizan de forma constante I+D+i. La agricultura de precisión se convierte en un uno de los principales ejes, mediante la implantación de sistemas de riego de precisión que garanticen la sostenibilidad de la agricultura de regadío mediante la implantación sistemas de riego de precisión.

Además, en cuanto a la gestión del agua, evidentemente la escasez de recursos ha hecho necesario el desarrollo de modelos de gestión que han ido permitiendo a las empresas regionales aumentar su competitividad. En este sentido, España es el segundo país del mundo en el uso de riego por goteo, sólo por detrás de Israel.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin