Agro

El vino contra el cambio climático o cómo un desierto manchego seguirá produciendo excelentes botellas

  • Las olas de calor, sequías y heladas agresivas afectan a Sudáfrica, California y España
  • El cambio climático afecta a la esencia de la maduración de la uva
  • La tecnología emerge como la solución, pero encarecerá el precio de la botella
Viñedos en Cuenca (Denominación de Origen La Mancha). Imagen: Dreamstime.

¿Podrán crecer las viñas en tierras desérticas? Es la pregunta que cualquiera formularía ante la realidad ineludible de un cambio climático que pone en jaque a algunas de las más importantes regiones vitivinícolas del mundo. Las alarmas comienzan a sonar en España ante un escenario de producciones suecas o alemanas que buscan su oportunidad de protagonizar el futuro del vino. ¿Será posible seguir produciendo caldos óptimos en el desierto manchego venidero o habrá que acostumbrarse a regar un plato de pescado con vino de Suecia?

Septiembre en España es sinónimo de vendimia. Pero no todos los septiembres de uva son iguales. Ni siquiera parecidos. Hace más de 20 años, el viñedo no se regaba en La Mancha. Tampoco hacía falta usar tecnología para corregir el grado de alcohol ni de acidez, ni se adelantaba el período de vendimia. La producción de vino ha cambiado radicalmente en las últimas dos décadas, y lo seguirá haciendo, espoleada por la acción sin tregua del cambio climático. "Hay zonas donde ya no es viable el viñedo; desde los años 80, se han perdido entre el 25-30% de las hectáreas", admite a elEconomista Carlos Bonilla, presidente de la Denominación de Origen La Mancha, acerca de la realidad vitivinícola de la región.

Bonilla confirma los estragos del calentamiento global en la zona que aglutina la mitad de la viña de toda la geografía patria, un total de 400.000 hectáreas y 100 millones de botellas al año: olas de calor cada vez más sostenidas en el tiempo, con temperaturas más altas, seguidas de fenómenos como granizo o heladas de mayor agresividad. Para la uva, las altas temperaturas y la falta de lluvia se traducen en cambios esenciales en su maduración. La fruta se hincha de agua y azúcar, acelera su desarrollo y logra menos acidez a favor de mayor dulzura y alcohol, un cóctel problemático para agricultores y bodegueros.

"Se va a apreciar un impacto económico, los precios van a subir porque las tecnologías de la bodega van a ser mucho más costosas; las botellas pasarán de costar 3 euros a 5 en los próximos 50 años"

"No me asusta el cambio climático, es un factor más a tener en cuenta", tercia César Rivera, enólogo de las bodegas manchegas Reconquista. El experto está convencido de que, a pesar de las dificultades, están preparados para esquivar el efecto climático con la ayuda de la tecnología: "El problema existe, es innegable, pero el viñedo vamos a poder adaptarlo, tenemos las tecnologías para conseguirlo. Hemos dado una vuelta de tuerca al vino".

Rivera confía también en la capacidad de adaptación de otras regiones vinícolas en peligro por la transformación de la tierra y el clima, como California o Sudáfrica, debido a que el conocimiento y el 'saber hacer' se extienden rápidamente en un mundo globalizado. "Si aquí tenemos la solución, en esos lugares la van a encontrar también", concluye.

Tecnología a prueba de desiertos

La solución no es otra que la tecnología, aplicada en maquinaria punta en las bodegas y sistemas agrícolas que miden las 'constantes vitales' de la viña. "La tecnología está jugando un papel muy importante en la fermentación de los vinos afectados por el cambio climático. Se lleva un control con sistemas muy sofisticados que te dicen cómo está la vid en cada momento; desde tu ordenador sabes si la planta está entrando en estrés, si necesita agua, y puedes corregirlo", explica Isidro Hidalgo, director gerente de Bodegas Reconquista con veinte años de experiencia en el sector del vino.

El bodeguero mantiene la tranquilidad ante la preocupación manifestada recientemente por el director de la Organización Internacional de la Viña y el Vino, Pau Roca, quien advirtió de cómo el calentamiento global está favoreciendo a algunas zonas y desplazando la producción óptima de viñedos al norte de Europa. "La cosecha de Alemania ha sido muy alta y de mucha calidad. Esto nos lleva a preguntarnos si se podrán cultivar viñedos en Suecia... y la respuesta es que sí", auguró el pasado mes de julio. "Que Alemania vaya a tener un suelo, una altitud y un clima perfectos para hacer vinos no significa que los vinos españoles, franceses e italianos vayan a perder su categoría porque somos maestros del vino. Es como hablar del ferrari, siempre vamos a estar a la altura", defiende Hidalgo. El director gerente de esta bodega de Ciudad Real asegura que el sector del vino español puede presumir de ir muy adelantado en materia tecnológica y aporta un argumento contundente: "Hay muchos problemas, pero los vinos son cada vez mejores".

"Dentro de 100 años, un vino francés será un vino francés; será más caro, y un vino español, igual. Habrá modas, pero no creo que el cambio climático vaya a variar las zonas geográficas"

La tecnología que salvará la tradición vitivinícola provocará, como contrapeso, un impacto en el precio de la botella del vino de zonas como La Mancha. "Se va a apreciar un impacto económico, los precios van a subir porque las tecnologías de la bodega van a ser mucho más costosas", admite Hidalgo. Y se atreve con un pronóstico en cifras: "Las botellas pasarán de costar 3 euros a 5 en los próximos 50 años".

El presidente de la Denominación de Origen La Mancha tampoco teme la competencia del vino de países donde las temperaturas permitirán su elaboración, aunque confirma que el proceso de adaptación y cambio está presente: "Hay variedades autóctonas que podrían empezar a tener dificultades para su cultivo. La tempranillo, de La Mancha, sigue aguantando el calor perfectamente, pero otras variedades más francesas como Chardonnay o Merlot cada día tienen más dificultad en esta zona".

Todos los expertos consultados coinciden en que, más allá del cambio climático, las tendencias de consumo seguirán vinculadas a un mercado no ajeno a las modas y surtido de competidores de múltiples rincones del planeta. "El origen está aquí, y el conocimiento y la tecnología", argumenta el bodeguero Isidro Hidalgo, convencido de que "dentro de 100 años, un vino francés será un vino francés". "Será más caro, y un vino español, igual. Habrá modas, pero no creo que el cambio climático vaya a variar las zonas geográficas", esgrime.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum4

barrabas
A Favor
En Contra

He aqui el resultado de haber pasado una tarde con Raphael y la bruja Lola.

Puntuación 10
#1
Jorge
A Favor
En Contra

Yo flipo cada día con el martilleo constante sobre el cambio climático. En este sitio:

https://climatereanalyzer.org/wx/DailySummary/#t2anom

Se puede consultar la anomalía de la temperatura superficial de la Tierra sobre la media del periodo 1979/2000. Hoy 0,2º. ¡Señores que eso no es nada de nada!!!!!. Que eso no se nota absolutamente para nada, esa anomalía es mucho mayor que la que hay de un año a otro en cualquier parte del mundo. ¡Que dejen de dar ya la matraca sobre esa falacia!.

Por otro lado un pequeño calentamiento siempre es bueno, las plantas lo agradecen y mucho mas si además se acompaña de un aumento de co2.

Puntuación 0
#2
Nueva cepa de viñedos productores de botellas.
A Favor
En Contra

Patricia C. Serrano

¿Me podrías decir que viñedos producen botellas?

Puntuación 6
#3
desde Málaga
A Favor
En Contra

EL CAMBIO CLIMÁTICO ES....

M E N T I R A

Infórmense bien... y verán que es otra excusa para que paguemos más impuestos

Puntuación 1
#4