Emprendedores-Pymes

Errores que provocan que el trabajo en equipo no funcione

  • Cada profesional debe ocupar un puesto que se adapte a sus habilidades
Imagen de Istock

El principal valor de toda empresa son sus profesionales, por lo que el objetivo de todo jefe debe ser tener a sus trabajadores siempre alerta, satisfechos y motivados. No es una tarea fácil, y en ocasiones no es solo necesario contar con un buen líder, sino que además es necesario ubicar a cada profesional en el puesto que mejor se adapte a sus cualidades.

"Pese a la creencia habitual de que el principal motivo de desmotivación recae directamente en el jefe, en ocasiones simplemente es porque tenemos mal posicionado el talento", explica Àngels Creus, socia directora de Essential For Business. En este sentido, la experta recomienda redistribuir las tareas para optimizar los equipos de trabajo.

Desde la compañía ofrecen cuatro claves para detectar posibles ineficiencias dentro de un equipo de trabajo y así poder sacar el máximo provecho y conseguir la satisfacción de los integrantes del mismo.

1. Comunicación ineficaz

Para el buen funcionamiento de una empresa que trabaja a nivel global, es fundamental que todos los profesionales puedan abordar cualquier situación en una lengua extranjera como si fuera la suya propia. La falta de dominio de las habilidades de comunicación y del propio idioma pueden llevarnos a una comunicación ineficaz.

2. Reuniones poco efectivas

Cuando se habla de habilidades comunicativas, se hace referencia a abordar situaciones del día a día, como pueden ser las reuniones. Es importante tener la seguridad de que se va a llevar el liderazgo de la misma, y esfozarse porque los participantes entiendan todos los puntos que se tratan y comprendan los objetivos comunes.

3. Cada posición es importante

Es vital que cada posición de la empresa está cubierta por un profesional con el perfil adecuado, y que cada trabajador tenga asignado un rol para el que sienta preparado y que le ofrezca posibilidades de desarrollarse. Es importante que el papel que desarrolla cada profesional esté también alineado con su talento. Los directivos deben tener muy claras las habilidades claves de cada puesto y saber medir bien cuáles son las capacidades más facilmente aprendibles, para realizar las asignaciones correctas, y planes de formación que permitan cubrir dichos puestos.

4. Falta de escucha activa

El ritmo acelerado de trabajo que se víve en las oficinas cada día hace que en muchas ocasiones se afronten las tareas urgentes y no las importantes. En ocasiones, es fundamental pararse y escuchar a los profesionales para entender sus inquietudes y dificultades, y buscar una estrategia para que cada uno de ellos pueda explorar al máximo su talento.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud