Emprendedores-Pymes

Tres consejos para poner freno a la fuga de talento

  • Hay que escuchar a los trabajadores y ofrecerles beneficios sociales
Imagen de Thinkstock

Uno de los grandes problemas a los que se enfrentan las pequeñas empresas es la fuga de talentos. Los trabajadores valoran el aspecto económico, pero no es lo único que tienen en cuenta en una relación laboral los trabajadores.

Como en todas las relaciones, el jefe debe cuidar y atender a sus trabajadores, para retener así el valioso capital humano. Para lograrlo, el coach Javier González, experto en gestión de RRHH, ofrece una serie de claves que pueden ayudar a evitar la fuga de talentos.

1. Escucha activa

El jefe debe practicar la escucha activa de peticiones o propuestas de mejora que realizan los miembros de su equipo, con independencia de si aluden a procesos de trabajo o a condiciones laborales. En ambos casos es igual de importante que ellos sientan que se puede establecer un espacio de comunicación constructiva, aunque sea él el que tenga la última palabra.

2. Beneficios sociales

Hay que abrir el abanico de los beneficios sociales, adaptándolo a las potenciales necesidades de los empleados, según su edad y experiencia. Formación especializada, horarios flexibles o facilidades para la conciliación son algunas de las propuestas más valoradas.

3. Promoción

Todos los trabajadores buscan el reconocimiento de sus jefes, y es en los periodos de estancamiento cuando apuestan por nuevos retos. Para evitar que los miembros más valiosos del equipo sientan que han llegado a una vía muerta hay que seducirles con el crecimiento profesional, ofreciéndoles un puesto que les permita desarrollar nuevas responsabilidades y ascender en la empresa. Acompañada, por supuesto, con una retribución a la altura del nuevo papel.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud