Empleo

Se necesitarán 700 millones de empleos para absorber la fuerza laboral mundial en 2030

  • Las mipymes representan el 90% de las empresas a nivel global
  • En América Latina el empleo informal es prevalente y el 28% de la población vive en pobreza
Madridicon-related

Se estima que serán necesarios alrededor de 700 millones de empleos para absorber la creciente fuerza laboral mundial para el año 2030. Las micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes) serán esenciales para alcanzar este objetivo. A pesar de los retos que enfrentan, como el acceso limitado a financiación, la falta de innovación y la reducción de costes, las mipymes son vitales para el desarrollo económico global.

Un reciente informe del Desempeño Social (IDS) de la Fundación Microfinanzas BBVA (FMBBVA) subraya que el 91% de los tres millones de emprendedores vulnerables que atienden logró invertir en sus negocios en 2023, demostrando la resiliencia y capacidad de crecimiento de este sector.

Las Naciones Unidas han designado el 27 de junio como el Día de las Microempresas y de las Pequeñas y Medianas Empresas, reconociendo su papel crucial en la economía mundial. Las mipymes representan el 90% de las empresas a nivel global, generan cerca del 70% del empleo y contribuyen con el 50% del PIB mundial. En América Latina, donde el empleo informal es prevalente y la pobreza afecta al 28% de la población, las microempresas son fundamentales para la creación de empleo y el desarrollo local. El IDS de la FMBBVA muestra que el 61% de los emprendedores que comenzaron en situación de pobreza lograron salir de esta condición tras cinco años como clientes de la fundación, con un crecimiento anual promedio del 14% en ventas y un incremento del 15% en beneficios, además de la creación de cerca de doscientos mil empleos.

A pesar de las diferencias económicas y sociales entre países, los desafíos que enfrentan las mipymes son similares en todo el mundo. Giovanni Di Placido, director de Research y Estrategia de la FMBBVA, señala que "no pueden invertir en tecnologías modernas, les faltan recursos y conocimientos técnicos, lo que reduce su capacidad para innovar y mejorar procesos. Operan al por menor, con lo que no consiguen reducir costes ni aumentar la productividad. Además, tienen dificultades para acceder a financiación." Di Placido enfatiza la importancia de las mipymes para crear los 700 millones de empleos necesarios en 2030.

La FMBBVA mide la vulnerabilidad de sus tres millones de emprendedores de escasos recursos en múltiples dimensiones, para ofrecerles soluciones personalizadas que les ayuden a progresar. Este año, el informe incluye un estudio sobre pobreza digital, revelando que el 52% de los emprendedores atendidos sufre esta forma de exclusión. La FMBBVA responde a esta necesidad poniendo la tecnología al servicio de los más vulnerables, con soluciones fáciles, rápidas, flexibles y asequibles, adaptadas a sus necesidades. Según el informe anual, el 99% de los créditos se desembolsaron a través de la App que utilizan sus asesores y más de 845.000 emprendedores gestionaron sus finanzas mediante la aplicación móvil. En 2023, se realizaron transacciones digitales por valor de 166 millones de euros y 662.555 personas recibieron formación tanto presencial como online.

El informe de la FMBBVA también incluye una investigación sobre la salud financiera de los emprendedores, revelando que el 48% tiene ingresos inestables y no puede cubrir gastos inesperados en situaciones de estrés financiero. A pesar de estos desafíos, el 86% de los hogares logra ahorrar y el 91% realizó inversiones en sus negocios en el último año.

En 2023, la FMBBVA atendió a casi tres millones de emprendedores, de los cuales 930.144 tenían créditos, 2.750.965 tenían ahorros y 624.740 contaban con algún tipo de seguro, incluyendo coberturas de salud, contra el cambio climático o de accidentes.

Las mipymes son fundamentales para el crecimiento económico en América Latina, aportando aproximadamente el 30% del PIB, según datos de la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB). La Fundación Microfinanzas BBVA, presente en cinco países de la región, apoya a emprendedores con servicios financieros y no financieros a medida, contribuyendo así al progreso de sus negocios, familias y comunidades.

Perfil del emprendedor

Los jóvenes son las poblaciones más atendidas debido a la brecha de acceso al mercado laboral y al sistema financiero. La mayoría de los emprendedores que solicitan crédito en nuestras entidades son mujeres (61%) y viven en áreas periurbanas (65%) o rurales, donde hay mayor pobreza. Las brechas de género afectan a las mujeres, quienes deben equilibrar su rol de proveedoras de ingresos y de cuidados domésticos, lo que las lleva a emprender en sectores de baja productividad. Además, el 64% de las nuevas emprendedoras son madres solteras con dependientes a cargo, lo que limita sus oportunidades de emprendimiento.

Además, la proporción de jóvenes emprendedores se mantiene, ya que encuentran en el emprendimiento mejores salidas profesionales. Este grupo ha incrementado su nivel educativo gracias a mejores planes de formación. Un 38% de los emprendedores accede por primera vez al sistema financiero, con el 41% de ellos en zonas rurales y la mitad siendo jóvenes. Es crucial apoyar a la población migrante, desplazada y refugiada, especialmente a los migrantes venezolanos en América Latina. A través del crédito y del ahorro, se ha atendido a más de 17.000 emprendedores, promoviendo el trabajo decente y el crecimiento económico, incluyendo poblaciones en zonas afectadas por violencia y pobreza como en el caso de Empropaz en Colombia.

¿Qué sectores son los más elegidos?

Muchos emprendedores operan múltiples negocios simultáneamente para diversificar riesgos, eligiendo industrias que no requieren habilidades especializadas y actividades flexibles como el comercio al por menor (41% del total).

Además, enfrentan desafíos similares a grandes emprendedores pero a menor escala, y suelen adaptarse rápidamente a cambios en el mercado, contexto o conocimientos tecnológicos.

El comercio al por menor es el sector más común, con emprendedores que aseguran la distribución de bienes y servicios en mercados inaccesibles para grandes empresas.

La mayoría de los emprendedores en sectores como el textil/calzado y alimentación son mujeres, mientras que los hombres predominan en venta ambulante y talleres.

  • Sectores Económicos:
  1. Comercio al por menor: Sector principal, adaptándose rápidamente a cambios y desafíos.
  2. Agropecuario: Segundo sector más importante, predominado por hombres rurales, con ingresos estacionales y márgenes de 33%.
  3. Servicios: Tercer sector, con recuperación post-pandemia liderada por servicios de comida y belleza, principalmente urbanos y con mayor capacidad de crecimiento.

Un 38% de los emprendedores accede por primera vez al sistema financiero, con un 41% en zonas rurales y la mitad siendo jóvenes.

A través de crédito y ahorro, se ha apoyado a más de 17,000 emprendedores, promoviendo el trabajo decente y crecimiento económico, especialmente en zonas afectadas por violencia y pobreza, como en Colombia.

¿Cómo enfrentan imprevistos?

La forma más efectiva de enfrentar imprevistos es mediante un colchón económico, ya sea en ahorros o activos vendibles. Aunque el 79% de los hogares reporta tener capacidad de ahorro, solo un 22% podría vivir más de seis meses con sus ahorros, y el 47% tiene menos de tres meses de ahorro. Muchos prefieren invertir sus excedentes en activos, lo que resulta en un bajo nivel de ahorro.

El análisis de la capacidad de ahorro y el nivel de activos de los hogares revela cinco categorías: saludables, inversores, austeros, expuestos y damnificados. El segmento inversores posee activos suficientes para vivir al menos seis meses, aunque no tengan mucha capacidad de ahorro, debido a cambios en sus circunstancias o acumulación de activos mediante préstamos formales. En contraste, los austeros tienen capacidad de ahorro pero pocos activos, posiblemente debido a imprevistos recientes o inversiones en áreas como vivienda o educación.

El 91% de los emprendedores ha realizado al menos una inversión en el último año, y un 37% ha realizado dos inversiones. Los hogares con mayor renta muestran un mayor nivel de ahorro y activos. Además, las inversiones son más comunes entre los jóvenes, con menos inversión en el sector agrícola.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud