Empleo

Las tres lecciones de negocios que aprendió Charlie Munger, socio de Buffett, tras su mayor error

  • Munger achaca buena parte de nuestras decisiones dentro y fuera de los negocios a sesgos de pensamiento que nos condicionan

Aunque no tan conocido como su inseparable socio Warren Buffett, Charlie Munger es también respetado como uno de los mejores inversores de la historia. Y no solo eso, sino que su acercamiento a las decisiones económicas desde una perspectiva de la psicología, hace que muchas de sus citas sobre los negocios estén hoy grabadas en piedra.

Pese a esto, Munger reconoce haber cometido errores a lo largo de su extensa trayectoria. Hace unos años él recordó el que había sido su error más grave: apostar fuerte por Alibaba, el gigante asiático del comercio electrónico.

El gran error de inversión de Munger

El problema fue que lo hizo en un mal momento: justo antes de que el gobierno chino decidiera que Jack Ma había crecido demasiado para su comodidad y le cortara las alas. M

Munger compró su participación inicial a unos 246 dólares por acción. Hasta ahí todo bien. Alibaba era un gigante en China. Era uno de los mayores sitios de comercio electrónico del mundo e iba camino de lanzar la mayor OPV en la Bolsa de Shanghái en octubre de 2020.

Justo antes, Ma se dirigió a una asamblea de personalidades de alto nivel en China con un polémico discurso en el que criticaba el sistema financiero chino. Y de repente, prácticamente desapareció durante tres meses.

Esto más o menos inició el desplome de las acciones de Alibaba. Desde más de 300 dólares se ha desplomado a cerca de 70 dólares, una caída total de cerca del 75%.

Munger probablemente estaba convencido de que se trataba de una fase pasajera y de que las cosas volverían a la normalidad después de que Jack Ma recibiera una lección de adhesión a la línea del gobierno.

Así que redobló la apuesta y siguió comprando mientras las acciones seguían cayendo. Añadió cantidades sustanciales en el trimestre de julio a septiembre, en torno a los 182 dólares, y de nuevo en el trimestre de octubre a diciembre, cuando estaba en torno a los 145 dólares. En cada ocasión casi duplicó su posición anterior.

Probablemente se dio cuenta de su error y vendió la mitad de su posición en el trimestre siguiente, ya de 2022 a un precio de 115 dólares. Hoy, el precio de las acciones ronda los 70 dólares.

Sin embargo, no hay mal que por bien no venga, y Munger sacó de aquella reciente mala operación unos cuantos aprendizajes que resumió en una conferencia hace unos meses.

Son las siguientes:

La macroeconomía importa

"En realidad, nada cambió en la empresa. Los factores macroeconómicos subyacentes cambiaron", explicaba.

La empresa siguió haciendo el mismo negocio que estaba haciendo en 2019, sin embargo, la acción ha bajado un 75%. Por lo tanto, aquellos que dicen que la macro no importa simplemente están equivocados.

Los sesgos psicológicos afectan a todos

"Aunque hayas dedicado tu vida a estudiar y comprender los sesgos humanos, nadie es inmune a ellos", continuaba. La firme creencia, una forma de sesgo de falacia narrativa, en el superior "sistema chino" al que Munger no dejaba de aludir en muchas de sus charlas probablemente le cegó.

Cualquier sistema autocrático proporciona grandes resultados, pero sólo mientras el sistema funcione a favor de sus intereses. Si funciona a favor de los intereses contrarios, entonces la desventaja también podría ser igual de grande.

El sesgo de autoridad también puede haber influido. Li Lu recomendó Alibaba a Munger. Anteriormente, Li Lu había recomendado BYD, un gigante chino de los vehículos eléctricos, y Munger había invertido en él y obtenido importantes beneficios.

Li Lu es un inversor estadounidense nacido en China y la familiaridad con las empresas chinas era una gran ventaja para él. Li Lu es también la única persona a la que Munger ha dado su propio dinero para que lo gestione, por lo que se puede entender la confianza que tiene en sus opiniones. En tercer lugar, la prueba social también desempeñó probablemente un papel. Munger había adoptado una posición muy amplia y visible. Había hablado del gran sistema chino. Había elogiado al Gobierno chino por intervenir "preventivamente para frenar la especulación".

Siempre hay que tener un sistema de gestión del riesgo

"No importa lo buen inversor que seas, de vez en cuando cometerás errores. Tiene que haber una apuesta de seguridad que usted mismo cree para cuando cometa un error", exponía.

Lo que funciona bien es utilizar un stop loss. La sencilla razón es que pone un suelo a la pérdida máxima de tu capital. Te permite salir de tu posición y luego evaluar de forma más objetiva si hay algo mal en tu tesis. Lo peor que puede pasar es que después de revisar tu tesis pienses que la acción sigue mereciendo la pena, siempre puedes volver a comprarla.

De lo contrario, te quedas paralizado ante una acción con precios a la baja y sigues esperando que ocurra algo que le dé la vuelta. La esperanza nunca es una buena estrategia de inversión.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud