Elecciones 26M

Atacan con pintura amarilla las sedes del PSC en Barcelona, Badalona y Solsona

Ataques a las sedes del PSC en Barcelona, Badalona y Solsona. Imagen: Twitter PSC

Las sedes del PSC en Barcelona, Badalona y Solsona han aparecido esta mañana manchadas con pintura amarilla arrojada por unos desconocidos y con la inscripción "Joc brut. Mans brutes" (Juego sucio. Manos sucias) en la persiana del Casal Socialista Joan Reventós, sede central de los socialistas en la capital catalana.

Según ha indicado el PSC en su perfil de Twitter, en el que ha adjuntado fotografías de los ataques, la sede central del PSC "ha sido objeto de un ataque por parte de intolerantes", que han arrojado globos con pintura amarilla a la fachada y también han escrito con pintura verde: "Súbdits de Vox" y con pintura negra "PSOE=Nazis feixistes".

"Seguiremos defendiendo nuestras ideas y trabajando para que todo el mundo pueda defender siempre las suyas desde el respeto y la libertad", han señalado fuentes del PSC.

Por su parte, el alcalde socialista de Badalona (Barcelona), Àlex Pastor, ha dado a conocer a través de Twitter el ataque a la agrupación socialista de Badalona, donde han arrojado contra su fachada un cubo de pintura amarilla.

"Los extremistas quieren amedrentarnos; lo que no saben es que la pintura se borrará pero nuestra ilusión por construir un futuro mejor sin quienes nos quieren seguir enfrentando permanentemente", ha escrito Pastor.

Iceta culpa "a los extremistas"

El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, ha informado de que la sede socialista en Solsona (Lleida) ha aparecido con lazos amarillos pintados en los cristales y ha atribuido la acción a "los extremistas que se llaman garantes de la democracia".

"Nos señalan, pero lo que provocan es que sigamos y sigamos para hacer una sociedad plural e inclusiva", ha escrito Iceta en su perfil de Twitter.

Consulte el Especial Elecciones 26-M.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.