Editoriales

La falta de ejemplaridad de Mateo

En la imagen, la administradora única de RTVE, Rosa María Mateo.

El ministro Pedro Duque no es el único alto cargo de la actual Administración que gestiona bienes inmobiliarios con una sociedad patrimonial. También la administradora única de RTVE, Rosa María Mateo, recurrió a una patrimonial (Yanbu) para adquirir una casa, en lugar de hacerlo en calidad de persona física.

Como ocurre con Duque, nada hay de ilegal en el proceder de Mateo si se demuestra que cumple sus obligaciones fiscales. Sin embargo, en el caso de la periodista también se plantean dudas. Resultaría falso afirmar que Yanbu carece de actividad ya que registra ingresos (aunque ahora escasos) y pérdidas cada año.

No obstante, llama la atención la elevada cuantía de los números rojos, 338.493 euros desde 2003, y no está claro su origen. En esta situación, como en la propia de Duque, cabe la posibilidad de que se deban a la imputación de gastos relacionados con el mantenimiento del inmueble, y que se obtengan así deducciones fiscales que no son accesibles en la declaración del IRPF.

Pero lo que resulta ya evidente es que la acumulación de pérdidas reportó a la sociedad de la periodista un claro beneficio impositivo. Gracias a ellas, la patrimonial ha podido evitar el pago de impuestos desde 2003. Ni siquiera tuvo que hacer ningún desembolso cuando arrojó un saldo positivo, como los más de 152.000 euros declarados por ganancias en 2016.

Hay indicios, por tanto, de que Mateo usa esta sociedad para rebajar su factura fiscal. Su ejemplaridad, en esta situación, es nula no sólo para los estándares éticos a los que se aferra el presidente Pedro Sánchez, sino también los propios de Podemos, que apoyó en el Congreso el nombramiento de Mateo. Si ambos quieren ser coherentes con sus propios principios, su obligación es destituirla.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin