Editoriales

Sin estímulos para preparar la jubilación

La reforma fiscal fallará en su afán de hacer más atractivo el ahorro privado para la jubilación. Los planes de pensiones tradicionales siguen lastrados, por un lado, por su baja rentabilidad, ya que ninguno ha superado al IPC en los últimos 10 años. Tampoco ayudan las elevadas comisiones que soportan: toda mordida que ronde el 1% es demasiado alta cuando la inflación está en negativo. La única salida pasa por hacer más beneficiosa su fiscalidad y ese fue el propósito del plan Ahorro 5. Sin embargo, en el mejor de los casos (haciendo aportaciones máximas durante un lustro) la mayor ganancia queda en 760 euros. Es una cifra demasiado humilde como para ayudar a hacer frente al problema que amenaza al sistema público de pensiones.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint