Economía

Las familias y empresas españolas se ahorrarán este año casi 90.000 millones de euros en intereses respecto a 2008

  • La drástica reducción de los tipos de interés del BCE está detrás del descenso

Los bajos tipos de interés han favorecido el crecimiento económico, sobre todo por el aligeramiento de las cargas financieras para todos los sectores. Desde que comenzase la caída del precio del dinero en 2008, familias y empresas se han ahorrado miles de millones de euros en el pago de intereses, una cifra que este año casi alcanzará los 90.000 millones de euros.

Este año las familias pagarán unos 5.200 millones por este concepto frente a los 42.000 millones de 2008, las empresas pagarán cerca de 11.600 millones frente a los más de 64.000 millones en 2008. De este modo,familias y empresas pagarán este año 17.000 millones en intereses frente a los 106.000 millones de 2008, una diferencia considerable. 

Esta diferencia se debe la drástica reducción de los tipos de interés orquestada desde el Banco Central Europeo, que bajó el tipo principal de refinanciación desde el 4,25% de 2007 hasta el 0% actual.

¿Aguantará la economía española?

Otro asunto relevante es la resistencia de la economía española a la desaceleración que vive la Eurozona. España sigue creciendo por encima del 2% mientras que el resto de países de la zona euro apenas lo hacen por encima del 1% de media. "Si bien por ahora la economía se muestra inmune a la desaceleración global, la sostenibilidad de la expansión no está garantizada". Así lo ha advertido hoy Raymond Torres, director de Coyuntura y Economía Internacional de Funcas, durante su conferencia en el curso 'La economía española en el nuevo contexto del comercio internacional', organizado por Funcas y que esta semana se celebra en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), en Santander.

Durante su ponencia 'La coyuntura de la economía española en el contexto actual', Raymond Torres ha explicado que el nivel de producción pre-crisis se recuperó en 2017 y el empleo -medido por el número de afiliados a la Seguridad Social- está cruzando el máximo de cerca de 19,5 millones alcanzado antes de la recesión. Todo ello como consecuencia del tirón del consumo privado, el saneado balance de las empresas y la aportación de la política fiscal, con un aumento del gasto público en consumo e inversión.

También los bajos tipos de interés han favorecido el crecimiento, sobre todo por el aligeramiento de las cargas financieras para todos los sectores. Desde la decisión de Draghi, los hogares españoles se han ahorrado miles de millones de euros.

Sin embargo, el director de Coyuntura de Funcas ha matizado que las cicatrices de la crisis no se han cerrado. "La tasa de paro, aunque en constante disminución, todavía dobla la media europea, mientras que la precariedad se ha extendido. El porcentaje de personas por debajo del umbral de la pobreza o en riesgo de exclusión es uno de los más elevados de Europa y se sitúa también por encima de los niveles pre-crisis. Otro legado es la deuda pública, que alcanza prácticamente un año de riqueza nacional", ha apuntado Torres.

En su opinión es crucial prolongar la fase expansiva y prevenir la aparición de nuevos desequilibrios que nos harían de nuevo vulnerables ante nuevas turbulencias. Los principales desafíos son mantener la fortaleza del pilar externo, debilitado en los últimos trimestres, e implementar reformas que mejoren, en primer lugar, la calidad del empleo. Pero también que potencien un tejido productivo que tiene que tomar el tren de la revolución digital y de la inteligencia artificial en marcha.

Por último, Torres se ha referido a la inercia del déficit público que, pese al buen momento económico, deja escaso margen de reacción ante posibles turbulencias.

Por su parte, Mª Jesús Fernández, economista senior de Funcas, ha incidido en el papel que ha tenido el sector exterior en la evolución reciente de la economía española. "El aumento del peso de las exportaciones en el PIB, desde el 25% de antes de la crisis hasta el 34% actual, ha permitido moderar la caída del PIB durante la recesión, intensificar la mejora durante la recuperación, que el saldo por cuenta corriente sea positivo y que se reduzca nuestra deuda frente al exterior", ha explicado.

La analista ha recordado que la evolución de las exportaciones españolas ha posibilitado también un mejor comportamiento de la cuota de mercado nacional frente a las caídas sufridas por otros países debido, en gran medida, a la presencia de China.

La parte negativa, en opinión de Fernández, es que la expansión de las exportaciones se ha producido a costa de bienes de bajo contenido tecnológico, que han aumentado su peso sobre el total de exportaciones. De cara al futuro, el gran reto es mantener el superávit externo. "En este sentido, se puede estimar que en torno al 45% del ajuste que ha registrado la balanza comercial es de carácter estructural y permanente", ha señalado.

comentarios2WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

Comentarios 2

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

A Favor
En Contra

Jajaja jajaja jajaja jajaja jajaja jajaja jajaja jajaja jajaja jajaja jajaja jajaja jajaja jajaja jajaja HULIO lo del perjuicio a ahorradores y trabajadores ya tal jajajajaajajjaajjajajajajajajaajjajajajaa

Puntuación 6
#1
Incrédulo
A Favor
En Contra

¿ y cuánto es la tasa de morosidad motivada en los bajos tipos de interés?. Hay muchísima financiación viva, pendiente de pago, y que entrará en mora. Debido a que han financiado a personas y empresas sin solvencia.

No solo hay que mirar la parte buena de la bajada de tipos. También tiene una parte mala. Y muy cuantiosa.

Puntuación 9
#2