Economía

El pago de la empresa por cotizaciones rompe máximos por el alza del SMI

Trabajo espera una recaudación récord para la Seguridad Social de más de 115.000 millonesLos empleadores ya abonan a la Seguridad Social 615 euros por trabajador, según los datos del INE

La tormenta perfecta que ha supuesto la subida del salario mínimo interprofesional (SMI) a 900 euros y el destope de las cotizaciones máximas, con una subida del 7 por ciento, se ha dejado notar en los costes laborales que tienen que abonar las empresas por trabajador en España. Según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), nunca el sector privado español había pagado tanto por cada cotización a la Seguridad Social, marcando un nuevo récord de 615 euros de media por empleado.

Así lo indican los datos de la En-cuesta Trimestral de Coste Laboral, correspondientes al primer trimestre del año, justo cuando se pusieron en marcha ambas medidas. Esto, junto a la mejora del mercado laboral, según indican fuentes especializadas en empleo, es uno de los factores que han permitido un alza del coste de la cotización del 3,5 por ciento respecto al año pasado, alcanzando una cifra nunca vista en la historia de la estadística española.

"El alza del SMI tiene una consecuencia directa en el aumento de las cotizaciones, eso está claro, porque no solo los salarios han subido un 22,3 por ciento, sino también los costes de cotización", un impacto que también ha ocurrido en el caso de las cotizaciones máximas, explica Antonio Pedrajas, abogado laboral y socio-director de Abdón Pedrajas & Moler. En cualquier caso, hay más causas, como "una incorporación importante de trabajadores y una reducción del desempleo, tal y como indica la última Encuesta de Población Activa (EPA), que también han hecho su aportación".

En cualquier caso, este escenario no es nuevo, "aunque hacía mu-chos años que no se daba un alza de cotizaciones tan elevado", apunta. "Las bases de cotización se vienen incrementando un 5 por ciento anual recurrentemente, sin importar el color del gobierno, y la presión ahora sobre las empresas es elevadísima", protesta. "Mantener esos aumentos es un coste muy grande, que absorbe la potencialidad de subida de salario que tienen muchos empresarios. Si hay que pagar recurrentemente más Seguridad Social, ¿cómo se van a aumentar salarios o incrementar las contrataciones si sigue subiendo la carga impositiva?".

Por ello, considera que habría que congelar o rebajar dichas cargas, al menos para determinados perfiles de empresas, como las pequeñas y medianas (pymes). "Pero la tendencia no es esa".

Impacto futuro

En cambio, Pedrajas no considera o, más bien, no se atreve a vaticinar si las cotizaciones seguirán su senda ascendente en los próximos cuatrimestres, con el correspondiente impacto en los costes laborales. "No lo sabría decir. Al menos el SMI no debería tener gran efecto de aquí en adelante", algo que sí espera, en cambio, en el caso de las cotizaciones más elevadas.

Con todo, lo que supone vaciar los bolsillos de las empresas supone llenar las arcas de la Seguridad Social. El Ministerio de Trabajo confía en que, si se mantiene este año la recaudación, se superarán las previsiones por primera vez desde 2008 y se podrían ingresar más de 115.000 millones de euros en 2019, otra cifra que supondría un récord también.

Por otro lado, y en términos generales, el aumento de las cotizaciones se dejó notar en el coste laboral general de las empresas, que registró un incremento interanual del 2,1 por ciento en el primer trimestre, hasta los 2.550,3 euros por trabajador y mes, el mayor ascenso desde el cuarto trimestre de 2013.

Asimismo, el coste salarial –que incluye el sueldo base, los complementos, los pagos por horas extraordinarias y los atrasos en términos brutos)– experimentaron a su vez un incremento del 1,7 por ciento, hasta los 1.876,2 euros por trabajador y mes.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint