Economía

La Unión Europea concede a May una sola demora para el Brexit

  • Tras las últimas salidas ya son 14 las dimisiones en el Gobierno británico
Londres

La paciencia de la Unión Europea ante la división de Reino Unido en materia de divorcio parece agotarse, cuando restan cuatro semanas para el que continúa fijado como el Día del Brexit. La vuelta de tuerca completada esta semana por Theresa May al ofrecer al Parlamento retrasar la salida si en la votación esperada el 12 de marzo rechaza su acuerdo ha exasperado en Bruselas, donde no están dispuestos a conceder más de una prórroga. Como consecuencia, lo único que Westminster lograría con una dilación sería demorar la dicotomía que afrontaba este 29 de marzo entre la propuesta de la primera ministra o el caos de una ruptura brusca.

De hecho, las consecuencias de la claudicación de la premier persisten, pese a que ceder se antojaba como inevitable dada la presión no solo de su grupo parlamentario sino de pesos pesados de su Gobierno preparados a abandonar el barco si no se impedía un divorcio no pactado. Ayer mismo, un alto cargo del Ministerio de Agricultura y Pesca renunció a su cargo, por considerar que extender la permanencia en la UE sería la "humillación final" para Reino Unido.

Su marcha eleva a 14 las dimisiones relacionadas con el Brexit, pero si hay algo que la hace especialmente dolorosa para May es que George Eustice, pese a ser partidario de la ruptura, no forma parte del ala dura, ni de los agitadores que pueblan las filas conservadoras en cualquier cuestión relacionada con el continente. Su perfil es el de un político pragmático, de hecho, prevé apoyar el acuerdo de la premier en la segunda y definitiva votación.

En consecuencia, lo que le resulta imposible es apoyar la potencial extensión del artículo 50, una eventualidad que preocupa también al sur del Canal de la Mancha, donde temen que Reino Unido entre en un bucle de demoras, dada la evidente incapacidad de hallar un mínimo consenso. Líderes como el francés, o el austríaco, han advertido ya de que Londres tendrá que evidenciar "para qué" sería la prórroga y Bruselas pretende hacer entender a Westminster que, de tumbar el acuerdo, deberá dejar claro qué podría salvar el plan.

Asimismo, se ha descartado la posibilidad de sellar un pacto con Reino Unido para proteger los derechos de los expatriados en caso de salida no pactada, una ambición que el miércoles había recabado una inusual mayoría en Westminster. Pese a ello, individualmente los Estados miembro han comenzado a mover ficha y, hoy mismo, está previsto que el Gobierno español dé luz verde a un decreto para reducir el impacto que este escenario tendría para los británicos, tanto residentes, como turistas. No en vano, el pasado año hasta 18 millones visitaron nuestro país.

comentarios2WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

Comentarios 2

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Blas
A Favor
En Contra

Ni que fuese torera la cansina, porque nos torea bien, vamos de rabo y orejas.

Puntuación 2
#1
Escéptico
A Favor
En Contra

¡¡¡Jajajaajaja!! ¡¡Que me meoooooooooooooooo!! ¡¡Jajajajajajaja!!

¿Acaso algún alma de cántaro creía que iba a ser al contrario?

Que lo asuman de una vez: que el Reino Unido es el Reino Unido y punto.

Que los ingleses saben hacer las cosas y cómo hacerlas para conseguir lo que ellos quieren y si consiguen concesiones de "Bruselas", OLÉ SUS C O J O N ES. Ojalá España pudiera hacer lo mismo.

Enteraos de una vez de que el Reino Unido tiene centros de decisión muy importantes para la economía europea (no sólo de la UE, ojo) y cortan parte del bacalao y además, muchos países dependen del turismo del Reino Unido porque, en parte gracias a las políticas de "Bruselas", varios países de la UE (incluida España) han desmantelado parte de su sector productivo, de la economía real, que es la que crea empleo y riqueza, para sustituirla por lo que ya sabemos: construcción, especulación (pan para hoy y mucho hambre para mañana) y turismo (algo de pan y algo menos de hambre).

Y enteraos de que muchos de los "grandes" de la UE tienen vínculos muy muy muy estrechos con el Reino Unido y el Brexit los fastidiará mucho a ellos. Hay que leer entre líneas. Que no, que las cosas no son tan simples como dicen en la televisión. Que hay muchos intereses de "los grandes" de la UE en juego y eso es mucho, mucho, muuuuuuucho dinero. Y claro, no es lo mismo que la mi erd a se la coma el sur de la UE que "el norte rico, próspero, educado y trabajador". jajajjajajajajajjajajajajajjajajajaja

Puntuación 1
#2