Economía

Trump impulsa la deuda pública de EEUU hasta un récord de 22 billones de dólares

Donald Trump. Foto: Reuters.
Nueva Yorkicon-related

Algunas de las medidas legislativas que se han convertido en la insignia de la administración del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, como la reforma tributaria, han sido también bastante caras. Durante los dos años en los que el republicano ocupa la Casa Blanca, sus iniciativas han sumado más de 2 billones de dólares a la deuda pública, que alcanza ya un récord histórico de 22 billones de dólares.

Una tendencia al alza que se agudizó particularmente tras el azote de la crisis financiera de 2008 y el posterior Gran Recesión. De hecho, la administración del expresidente demócrata, Barack Obama, acumuló casi la misma deuda en ocho años que la alcanzada en los 232 años anteriores a su llegada al cargo, según apunta la CNBC.

De esta forma, Obama llegó a la Casa Blanca cuando la deuda pública del país rondaba los 10,6 billones de dólares y abandonó su cargo con dicha cifra alcanzando los 19,9 billones de dólares. Es decir, su gobierno sumó una media de 1,16 billones de dólares anuales al apalancamiento del estado.

Dicho esto, hoy en día, la administración Trump no se encuentra lejos de alcanzar este ritmo.

Desde que el republicano tomó posesión de su cargo, su administración ha sumado 2,06 billones de dólares a la deuda pública, es decir, una media de 991.000 millones de dólares al año. El mandatario y su equipo han incidido en todo momento en que el repunte en el crecimiento económico costeará parte la deuda adicional y la carga del déficit, pero hasta ahora no ha sido así a pesar de EEUU crece por encima de su potencial.

La Oficina Presupuestaria del Congreso (CBO) proyecta que el déficit de este año será de 897.000 millones de dólares, en comparación con los 779.000 millones de dólares registrados el año pasado. En los próximos años, la CBO espera que la deuda siga subiendo a un ritmo de un billón de dólares al año a partir de 2022 y no rebaje este crecimiento hasta 2029.

Gran parte del aumento estará derivado de los crecientes costes para financiar la Seguridad Social y el servicio de salud Medicare a medida que la generación de los "baby boomers" continúa con su jubilación.

"La creciente deuda nacional es importante porque amenaza el futuro económico de cada estadounidense", señala Michael A. Peterson, capitán de la Peter G. Peterson Foundation, quien explica que a medida que el país pide prestados billones y billones de dólares, los costes de los intereses acabarán pesando en la economía y dificultarán la financiación de importantes inversiones a futuro. "Ya pagamos una media de 1.000 millones de dólares al día en intereses sobre la deuda y gastaremos 7 billones de dólares en estos menesteres durante la próxima década", avisa.

Los economistas coinciden en señalar que la primera economía del mundo sufrirá a largo plazo si el gobierno no logra controlar la deuda, pero dicho episodio todavía está lejos. Para justificar esto suelen referirse al ratio de deuda pública con respecto al PIB que, según las políticas vigentes, crecerá aproximadamente hasta el 78% en 2019, según cálculos de la Brookings Institution, para alcanzar el 106% en 2029 y hasta el 193% para 2049.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud