Economía

El Gobierno italiano se tambalea ante un posible juicio a Matteo Salvini

  • Piden juzgar al vicepresidente y ministro de Interior por el secuestro de personas
Milán.

La recesión y el posible juicio por secuestro de personas contra el vicepresidente Matteo Salvini hacen temblar el Ejecutivo populista italiano. El pasado jueves el instituto nacional de estadística ISTAT confirmó los temores de los analistas, indicando que en el último trimestre de 2018 la economía transalpina cayó un 0,2% siguiendo la misma tendencia del trimestre anterior (-0,1%), y comprobó la entrada del país en recesión.

La caída del PIB dificulta la vida de Gobierno transalpino: los presupuestos para 2019 disparan el déficit (2,04%) con el objetivo de estimular el consumo pero la estrategia no está dando resultados. La culpa no es sólo de la guerra comercial entre Estados Unidos y China, como explicó el primer ministro Giuseppe Conte, sino también de meses de tensiones presupuestarias con Bruselas que han aumentado la prima de riesgo y la incertidumbre con el índice de confianza de las empresas en descenso por séptimo mes consecutivo.

Mientras tanto a las dificultades económicas se añaden los problemas judiciales de Matteo Salvini, vicepresidente de Gobierno y ministro de Interior acusado de secuestro agravado de personas. La fiscalía de Catania acaba de pedir al Parlamento de Roma, la autorización para juzgar al vicepresidente en relación al caso del barco Diciotti que el pasado agosto permaneció una semana parado en el puerto siciliano sin poder desembarcar a 177 personas. Salvini, que es senador, goza del fuero parlamentario y su caso empezó a ser examinado la semana pasada por una Comisión de la Cámara Alta transalpina. El líder derechista que en un primer momento parecía dispuesto a enfrentarse al juicio, ahora pide la protección del fuero al haber actuado "en defensa de un destacado interés del Estado" ya que - afirma - el caso del barco 'Diciotti" era una cuestión de seguridad nacional.

La Liga Norte está dispuesta a amenazar una crisis política con tal de defender a su líder: "Juzgar a Salvini significa juzgar al Gobierno". Sin embargo el asunto. más que al líder derechista parece pasar factura a sus aliados del Movimiento 5 Estrellas (M5E). El M5E es partidario de eliminar el fuero parlamentario y en el Parlamento siempre ha votado a favor de las peticiones de las Fiscalías. Ahora sin embargo se encuentra entre la espada y la pared: votar en favor de las peticiones de los fiscales de Catania y dejar que juzguen a su principal aliado provocaría una crisis de Gobierno. Pero votar en contra significaría perder la cara delante de los electores y renegar los principios fundacional del Movimiento Sobre el juicio a Salvini la estrategia elegida por el Movimiento es tomar tiempo. Alargando hasta el máximo los tiempos del recorrido de la autorización, la Cámara Alta tardaría hasta dos meses para deliberar sobre el caso.

Mientras tanto la Liga recoge firmas a favor de su líder que "se enfrenta a una pena de entre 3 y 15 años de cárcel para haber hecho su deber defendiendo las fronteras italianas". La situación es tan tensa que según el diario italiano La Stampa incluso el primer ministro Giuseppe Conte, al dejar la cumbre de líderes mediterráneos en Chipre la semana pasada, admitió que su Gobierno "se está tambaleando".

comentarios1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

El chulo de vallecas
A Favor
En Contra

Manda narices por procesar a alguien por no dejar desembarcar a inmigrantes, la próxima vez ni siquiera podrán acercarse al puerto.

Puntuación 7
#1