Economía

La CEOE rebaja una décima su previsión de crecimiento para este año, hasta el 2,6%, y la mantiene en el 2,3% en 2019

  • Prevé un déficit del 2,8% este año y un desajuste del 2,5% el próximo año

CEOE ha rebajado en una décima su previsión de crecimiento de la economía española para este año, hasta el 2,6%, por el sector exterior y el menor dinamismo del consumo privado, aunque califica el año de "positivo" para la economía y mantiene su pronóstico de avance del PIB en el 2,3% para el próximo año.

Así figura en el último informe trimestral de la economía española elaborado por la patronal, que destaca que 2018 ha sido un año "positivo" para la economía, con "notable" crecimiento y "corrección de desequilibrios", lo que permitirá que España continuará creciendo más que la media de la Eurozona, y será se nuevo el país que más crezca entre las grandes economías del euro.

Según CEOE, a lo largo del ejercicio se observa una "gradual desaceleración" de la actividad, debida principalmente a una aportación más negativa del sector exterior y al menor dinamismo del consumo privado, pero que no ha supuesto un freno "significativo" en la corrección de los desequilibrios de la economía.

Tasa de paro del 15,3% este año y del 13,6% en 2019

Por ello, el empleo ha seguido creciendo a buen ritmo y la tasa de paro se sitúa en los últimos meses por debajo del 15% y este año la balanza por cuenta corriente seguirá registrando superávit, si bien inferior al de los últimos años.

En concreto, CEOE estima que el empleo aumentará este año un 2,5%, con 478.700 nuevos empleos, hasta reducir la tasa de paro al 15,3%, al tiempo que en 2019 el empleo moderará su avance al 2,1%, con 396.900 puestos de trabajo, con lo que la tasa de paro bajará al 13,6%.

La remuneración por asalariado subirá un 0,9% y un 1,5% en 2018 y 2019, en tanto que el IPC cerraré diciembre en el 1,6% y concluirá el próximo ejercicio en el 1,2%.

La patronal señala que la actividad a lo largo de este ejercicio ha estado sostenida por unas condiciones financieras expansivas, que favorecen el avance del crédito nuevo, tanto para empresas como para familias, la recuperación de la construcción y el elevado incremento del empleo.

Déficit del 2,8% este año y del 2,5% en 2019

Junto al Brexit e Italia en el plano internacional, CEOE señala que a nivel nacional el foco de atención sigue estando en la esfera política por la "incertidumbre" que genera Cataluña, la aprobación o no de los Presupuestos de 2019 o incluso la posibilidad de adelantar las elecciones generales.

En cuanto al déficit, CEOE estima que España cerrará el año con un desajuste del 2,8%, una décima por encima del objetivo y en línea con anteriores previsiones, mientras que para el próximo año augura un déficit del 2,5%, siete décimas más que la estimación del Gobierno, cinco más que sus previsiones de septiembre y 1,2 puntos por encima de la meta oficial actual.

La organización empresarial cita entre los riesgos a la baja una política presupuestaria expansiva que genere dudas sobre el cumplimiento de los objetivos de déficit y sus implicaciones sobre el coste de financiación de la deuda.

Agotamiento de algunos factores

En opinión de CEOE, la demanda interna continuará siendo el principal motor del crecimiento, aunque moderará su aportación positiva al PIB en 2018 y 2019. La inversión en equipo se convertirá en el componente más dinámico, seguido de cerca por la inversión en construcción, ya que se verán apoyadas por unas condiciones financieras todavía favorables y por las buenas perspectivas del mercado laboral, aunque se modere su ritmo de creación de empleo.

No obstante, apunta que también se ha observado un agotamiento de otros factores de impulso como el dinamismo de las exportaciones o la baja inflación, lo que dificulta el mantenimiento de los ritmos de crecimiento registrados en trimestres anteriores.

El consumo privado ralentizará su ritmo de crecimiento al 2,3% este año, pero "el dinamismo de la creación de empleo, las favorables condiciones financieras y la moderación de la inflación continuarán impulsando el consumo, a lo que se unirá el aumento de las rentas derivadas de la actualización de pensiones y salarios públicos y privados".

En cuanto al sector exterior, señala que las expectativas menos favorables para las economías europeas y el gradual incremento de las importaciones, impulsadas por el dinamismo de la demanda interna, harán que la aportación del sector exterior se torne ligeramente negativa en el periodo de previsión.

El menor superávit del saldo de bienes y servicios hará que el saldo de la balanza por cuenta corriente, aunque se mantenga en positivo, disminuya con respecto a 2017, con un superávit equivalente al 0,6% del PIB en 2018 y del 0,8% en 2019.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0