Economía

China hace concesiones comerciales sin ceder a las exigencias de Trump

  • EEUU considera que el plan del Gobierno de Xi es insuficiente, pero es un paso
Foto: Archivo
Nueva York

Antes del encuentro que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y su homólogo chino mantendrán en Buenos Aires, Argentina, a finales de este mes, el gigante asiático ha presentado una oferta a Washington con la intención de relajar tensiones comerciales en curso. Sin embargo, los funcionarios del Gobierno estadounidense citados por distintos medios señalaron que las concesiones no son más que una revisión de las ofertas realizadas a la Casa Blanca.

Entre esas ofertas se incluye, por ejemplo, aumentar los límites de capital que las compañías e inversores extranjeros pueden invertir en ciertas industrias. No habría rastro de las exigencias estadounidenses, que buscan reformas sobre las políticas industriales, sobre todo de cara al plan Made in China 2025 o una garantía de seguridad a la transferencia de tecnología y propiedad intelectual estadounidense.

Aun así, ni el Departamento de Comercio, ni la Oficina del Representante Comercial de Estados Unidos así como el Departamento del Tesoro o la Casa Blanca ofrecieron una respuesta oficial a la respuesta ofrecida por Pekín a las demandas estadounidenses.

Al ser preguntado sobre esta oferta, el portavoz del Ministerio de Comercio de China, Gao Feng, reiteró el jueves que "se han reanudado las comunicaciones de alto nivel en el frente económico y comercial". Un hecho propiciado por la conversación telefónica entre Trump y Xi hace dos semanas, que continuó la semana pasada con el contacto mantenido entre el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, y el vicepresidente chino, Liu He.

Pese a que el plan puesto sobre la mesa está lejos de aunar posiciones, se considera un paso necesario para continuar adelante con las negociaciones. Además, el Gobierno de Xi, como ya ha reiterado el propio mandatario durante las últimas semanas, exige que, para solucionar las diferencias en curso, EEUU debe retirar los aranceles en vigor. Entre ellos se incluyen los gravámenes al acero y al aluminio, que aluden a motivos de seguridad nacional bajo la sección 232 de la Ley de Comercio, así como los impuestos bajo la sección 301, que cubre el robo de tecnología y propiedad intelectual estadounidense.

En estos momentos, la administración Trump grava más de la mitad de las importaciones chinas que entran el país, más de 250.000 millones de dólares, y amenaza con elevar los aranceles y expandir su azote.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin