Economía

Los contratos que exigen movilidad geográfica alcanzan su nivel más alto

  • La agricultura es el sector con mayor índice de movilidad, el 23,4%

En 2017 se formalizaron 2,9 millones de contrataciones que implican la movilidad del profesional a otra provincia, lo que supuso un aumento del 10,9% respecto al periodo precedente y la cifra más alta de la serie histórica, según el análisis sobre la evolución de la tasa de movilidad interprovincial realizado por Randstad con datos publicados por el Servicio de Empleo Público Estatal (SEPE).

Randstad destaca que 2001 y 2002 fueron los únicos años con menos de 1,5 millones de contratos de movilidad. A partir de 2002, hasta 2007, este tipo de contratos se incrementaron hasta los 2,28 millones.

Durante la crisis económica se redujo el volumen de contratos de movilidad (medio millón de contratos menos entre 2007 y 2009), situándose en torno a los 1,7 millones entre 2009 y 2013. A partir de entonces no han dejado de crecer.

La agricultura es el sector con mayor índice de movilidad, casi uno de cada cuatro contratos firmados supone el desplazamiento del profesional a otra provincia, el 23,4%. Le siguen la construcción (16,7%) y los servicios (11,8%). En última posición se encuentra la industria (10,2%).

Sin embargo, el 60% del total de contratos de movilidad formalizados se encuentran en el sector servicios, donde firmaron más de 1,7 millones de profesionales. Agricultura se sitúa en la segunda posición (24,6%), y le siguen la industria (7,7%) y la construcción (7,2%).

Castilla-La Mancha y La Rioja son las regiones que registran la mayor tasa de movilidad

Castilla-La Mancha y La Rioja son las regiones con mayor tasa de movilidad, con un 25,8% y un 24,8%, respectivamente. A continuación, y también por encima de la media nacional, se encuentran: Castilla y León (16,2%), Murcia (15,3%), Aragón (15%), Euskadi (14,5%), Madrid (14,3%) y la Comunidad Valenciana (14%). Andalucía y Navarra se sitúan al mismo nivel que la media nacional (13,6%).

En el otro extremo, por debajo de la media nacional, se encuentran: Baleares (12,7%), Galicia (12,4%), Cataluña (11,5%), Extremadura (10,6%) y Cantabria (10,3%). Cierran la clasificación Asturias (8,2%) y Canarias (6%).

Un total de 17 provincias españolas son receptoras de trabajadores. De estas, las que más empleados reciben de otras provincias son Madrid y Barcelona, con un saldo positivo de 233.810 y 85.920 trabajadores, respectivamente. Le siguen Baleares (56.483), Murcia (45.393) y Alava (24.313).

En el lado contrario se sitúan Cádiz y Toledo, con saldos negativos de 68.726 y 43.960 trabajadores, respectivamente. A continuación se sitúan Alicante (37.897), Sevilla (31.876) y Córdoba (31.198).

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin