Economía

La UE pide a Sánchez ajustar 8.000 millones vía impuestos o vía recortes

  • La CE diferencia en las formas y el lenguaje el caso español del de Italia

Ni una enmienda a la totalidad de los presupuestos ni una confianza plena en el borrador enviado a Bruselas, como repetían aun ayer desde Moncloa. La Comisión Europea finalmente publicó a última hora de la tarde del viernes la carta destinada al Gobierno español. La advertencia es clara: "Basados en la información limitada disponible, no podemos excluir un riesgo de alguna desviación del esfuerzo requerido". Bruselas lamenta que no tiene toda la información sobre el presupuesto para 2019, y la que posee no le termina de convencer.

Cuando España salga del procedimiento de déficit excesivo el año que viene, el esfuerzo estructural, es decir los ajustes, será el indicador en el que se fijará la Comisión para saber si nuestro país cumple con el Pacto de Estabilidad y Crecimiento. La Comisión le recuerda a nuestro país en la misiva que debería haber realizado un esfuerzo del 0,65 por ciento de su PIB. Es decir, unos 8.000 millones de euros que debería conseguir vía subida de impuestos o con recortes.

El Gobierno incluyó un ajuste del 0,4 por ciento (unos 5.000 millones) que le valdría para recibir un aprobado "en líneas generales".

La información es suficiente para que Bruselas resalte que el incremento del gasto neto es del 1,7%, lo que supera el máximo recomendado del 0,6%

El problema es que, como indica la Comisión en el arranque de la carta, el borrador que enviaron "no da una imagen completa de las medidas planeadas". Por eso, pide al Ejecutivo de Pedro Sánchez que remita a Bruselas para el lunes "toda la información necesaria sobre varias medidas, notablemente en relación con su impacto presupuestario", para facilitar la evaluación.

El ministerio de Hacienda informó de que enviará la información solicitada, entre ella los anteproyectos de ley aprobados ayer por el Gobierno para clarificar los ingresos. Eso sí, la información es suficiente para que Bruselas resalte que el incremento del gasto neto es del 1,7 por ciento, lo que supera el máximo recomendado del 0,6 por ciento. Además, el Ejecutivo comunitario recuerda que el borrador presupuestario que recibieron no fue remitido al mismo tiempo al Parlamento español. No entran a cuestionar la solidez o legalidad de las mismas por carecer del respaldo de una senda de ajuste aprobada por las cámaras. Simplemente indica que si existiera alguna "diferencia substancial" entre las cuentas que finalmente remita el Gobierno al Congreso y las que tiene Bruselas, el Ejecutivo socialista debería enviar una actualización "tan pronto como sea posible".

Porque la Comisión se cuida mucho en el lenguaje y en las formas de diferenciar el caso español, y el de los otros países que también recibieron ayer una carta (Francia, Bélgica, Portugal y Eslovenia) de la disputa con Italia. Y para ello ha recurrido no solo a dejar algo de espacio de tiempo entre los envíos (la italiana fue entregada el jueves a última hora de la tarde). Sino también a firmantes diferentes.

El texto dirigido a Roma tenía la rúbrica de los máximos responsables políticos: el vicepresidente de la Comisión Valdis Dombrovskis y el comisario de Asuntos Económicos Pierre Moscovici. En el caso español y del resto de países el texto estaba firmado por un funcionario, el jefe de la Dirección de Economía y Finanzas Marco Buti.

Fuentes comunitarias explicaron a elEconomista que existía "una clara intención" de mantener el caso italiano aparte por representar "una violación tajante de las reglas". La carta que entregó en mano Moscovici al ministro de Finanzas italiano, Giovanni Tria, acusa a Italia de una ruptura "sin precedentes" del Pacto de Estabilidad. Son unas cuentas expansivas que van a disparar el déficit hasta el 2,4 por ciento, cuando Bruselas pedía un ajuste del 0,6 por ciento, por lo que no reducen la abultadísima deuda transalpina de más del 130 por ciento.

Aunque Italia tiene hasta el lunes al mediodía para enmendar el camino, nadie espera que la voz moderada de Tria se vaya a imponer a sus jefes políticos, el líder de Movimiento 5 Estrellas Luigi di Maio, y de la Liga, Matteo Salvini.

No obstante, ayer Moscovici quiso mandar un mensaje conciliador al Ejecutivo italiano que sirvió para tranquilizar a los mercados. El comisario, todavía en Roma, comentó a los periodistas que la Comisión quiere "absolutamente evitar la tensión" y que buscará un "diálogo constructivo".

Como ya sucediera cuando España y Portugal estuvieron en el paredón por el déficit, el francés insistió en que no le gusta hablar de sanciones "ni en términos disciplinarios negativos". Y a pesar del desafío constante de Salvini y Di Maio, quiso dar una oportunidad a la respuesta del "interlocutor legítimo" que es el ministro Tría.¡ Y es que no son pocos los países y organismos, como el Consejo Fiscal Europeo, que han criticado el exceso de flexibilidad con Italia. Para las fuentes consultadas, ha llegado la hora de mostrar un perfil estricto con la tercera economía del euro para salvar la credibilidad de las reglas fiscales europeas.

comentarios6WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

Comentarios 6

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

JuanSinMiedo
A Favor
En Contra

Muchos no entienden que "Bruselas" o lo que es mas preciso, la U.E. solo mira la balanza fiscal, o sea.... tanto prevés ingresar, tanto gastar... luego viene la realidad del ciudadano que tiene que pagar esos ingresos, me explico.... si un DesGobierno se vuelve loco en el gasto, y lo quiere sacar como es el caso actual, con ingresos de subidas fiscales, es verdad que desde el punto de vista estrictamente contable, las cuentas hasta podrán cuadrar, otra cosa bien distintas es que las mismas acaben haciéndolo.

Vuelvo a ese ciudadano "pagafantas".... al final, los impuestos, y mas sin son agobiantes, desestimulan la actividad económica, la fuga de empresas y capitales, y el producto de todo esto, ¿cual es ?...la bajada estrepitosa de la recaudación, y lo que en principio era un balance lógico, se convierte es un descuadramiento del déficit , porque ...y eso si, los gastos son seguros, al contrario que los ingresos.

Estamos ante un DesGobierno, que al igual al que sufrimos en la época de ZP, nos llevará a otra profunda crisis, y esta, al igual que la de 2008, la terminará pagando la clase trabajadora en forma de paro y pobreza.

Puntuación 29
#1
A Favor
En Contra

Fuera políticos y autonomías y sobra un pastón

Puntuación 20
#2
Elecciones YA.
A Favor
En Contra

Estos están haciendo el cuento de la lechera con los impuestos y...

¡Se van a llevar un buen chasco!

Puntuación 18
#3
Usuario validado en elEconomista.es
benja
A Favor
En Contra

La incapacidad de la izqda para saber gestionar, es algo endémico, y ahora con el inútil del Sánchez y su equipo comandado por el marques de galapagar, Iglesias, vamos a el caos económico sin remedio, mientras ahí tienes a los andaluces votando a los más corruptos de la historia los eres y que siga la fiesta

Puntuación 6
#4
Aurelio
A Favor
En Contra

Preparense ciudadanos españoles. Rásquense los bolsillos, el doctor ladrón y usurpador ya esta haciendo las cuentas de cuanto nos va a costar sus cuentas. Primero llamará a Iglesias para negociar y que aparezca como el que quiere mas impuestos y después el hachazo...........bajará el listón hasta los de 50.000,00€. Total es una imposición de los podemitas.

Puntuación 4
#5
manolí­n
A Favor
En Contra

Recortes en las administraciones hoy no mañaaaana,¿ la reforma de la administración eso que es? estos y los que se fueron solo saben de la reforma laboral la otra que es la gran tragapanes de esa ni hablar.

Puntuación 7
#6