Economía

Escolano avanza que el próximo gobernador del BdE tendrá "solidez profesional" y consenso amplio

El ministro de Economía, Industria y Competitividad, Román Escolano, ha avanzado este martes que el próximo gobernador del Banco de España, que sustituirá a Luis María Linde, tomará posesión el próximo 11 de junio y será una persona con una "solidez profesional incuestionable", así como reconocimiento europeo, y su nombramiento será fruto de un "acuerdo político lo más amplio posible".

Así lo ha señalado Escolano en declaraciones a los periodistas antes de intervenir en el acto España y el futuro de la Unión Europea, organizado por el Ministerio de Economía junto al consejo Federal Español del Movimiento Europeo, al ser preguntado sobre la persona que sustituirá a Luis María Linde al frente del organismo supervisor tras seis años de mandato.

Escolano ha señalado que el próximo gobernador tomará posesión el próximo 11 de junio y será una persona que tenga una "solidez profesional incuestionable" que tenga "acuerdo político lo más amplio posible" y un reconocimiento europeo. En este sentido, ha recordado que el Banco de España trabaja en un contexto de una economía europea cada vez más integrada y ese es el marco en el que el organismo se va a mover en los próximos años.

El Ejecutivo ha iniciado ya la negociación, con voluntad de diálogo, sobre el sustituto de Linde y se ha puesto en contacto con los principales grupos de la oposición, si bien la negociación se habría centrado en el PSOE ante el rechazo de Ciudadanos a formar parte de la elección por su disconformidad con el sistema de nombramiento.

Concesión de crédito

Escolano ha afirmado que la vuelta de la demanda y la concesión de crédito es una "señal de confianza" y ha descartado que haya elementos que conduzcan a modificar el cuadro macroeconómico pese al repunte del precio del petróleo, ya que las previsiones sobre el cuadro son "prudentes". Escolano ha destacado que el desapalancamiento en la economía ha sido "muy importante" en los últimos años ya que se ha reducido en 60 puntos de PIB el endeudamiento.

"Vuelve a haber una demanda de crédito, lo interpreto como una señal de confianza", ha indicado Escolano, quien ha dicho que España está todavía "muy lejos" de las cifras anteriores a la crisis del año 2007, por lo que valora el "buen funcionamiento" del mercado de crédito, para que las familias puedan tomar decisiones de inversión y tengan más confianza de futuro, así como decisiones inmobiliarias.

Además, ha destacado que el crédito a las pymes está creciendo un 10%, lo que en conjunto supone un "buen factor" que refleja que "está habiendo mucha inversión, confianza en el futuro y es el factor más importante para la sociedad española".

De igual forma, ha descartado que el alza del precio del petróleo, con un barril de Brent alrededor de los 75 dólares, lleve al Gobierno a cambiar de nuevo su cuadro macroeconómico y ha explicado que el repunte se debe a razones "muy especiales" como son las dificultades de suministro de países como Venezuela.

En este sentido, ha indicado que el último cuadro macro del Gobierno recoge una evolución "prudente" del precio del petróleo por lo que no piensa que en este momento pueda poner en cuestionamiento las previsiones macroeconómicas.

"Todavía no tenemos elementos para cambiar el cuadro. Hemos tomado las hipótesis más conservadoras y en el conjunto de instituciones internacionales todavía no están haciendo movimientos en este sentido", ha remachado Escolano, quien, no obstante, ha apuntado que el Gobierno seguirá la evolución del precio del crudo.

Eso sí, ha insistido en que el cuadro macro "sigue siendo prudente y es el cuadro en el que se trabajo". Las previsiones del Gobierno recogidas en el cuadro macroeconómico actualizado junto al Programa de Estabilidad 2018-2012 contemplan un precio del petróleo de 67,7 dólares este año, que se mantendría en el 63,9 dólares los tres ejercicios consecutivos.

España con la Unión Bancaria

Por otra parte, Escolano ha defendido que España está "muy activa" como "cualquier otro país" en materia de Unión Bancaria a nivel europeo, con una contribución "muy sólida" en este sentido, y ha expresado su deseo de ayudar a su "buen amigo" Mario Centeno, presidente del Eurogrupo.

En materia económica, ha hecho hincapié en el acto en la necesidad de afrontar el reto demográfico, por su impacto al empleo y la sostenibilidad del sistema de pensiones; el tecnológico, ante la irrupción de nuevos modelos económicos que cambian la cadena de valor; y el económico y financiero.

Dado que en 2015 solo quedará una economía europea entre las 10 más importantes del mundo, Escolano ve "fundamental" impulsar el proyecto europeo para mantener el peso económico y trabajar en el diseño de una UE cada vez "más imbricada y unida".

Para ello, ha propuesto que se acuerde cuál es la meta a seguir y el reforzamiento del proyecto, así como reducir la dualidad por la que la supervisión está en manos bancarias pero el contribuyente nacional es el que debe hacerse cargo de las consecuencias de decisiones que "otros toman".

En su intervención en el acto, ha indicado que el euro ha superado la "dura crisis" y "se ha fortalecido por el camino", si bien ha dicho ver "urgente" que se complete el proyecto de unión económico-monetaria y se corrijan las deficiencias que la crisis ha puesto de manifiesto.

Así, ha alertado sobre el creciente auge de movimientos extremistas y populistas, que han evidenciado que la estabilidad de los sistemas democráticos "no tienen por qué tener ganada la partida de forma definitiva".

De esta forma, ha abogado por hacer frente a los desafíos políticos marcados por el presidente francés, Emmanuel Macron, referidos al nacionalismo, el proteccionismo y el soberanismo excluyente, poniendo énfasis "en lo que uno y lo que se gana si continúe el proyecto europeo" frente al "egoísmo" nacionalista que propone "soluciones mágicas y fáciles a problemas complicados".

El titular de Economía ha defendido que los españoles son "claros promotores de la integración y de la apertura de la UE al mundo y a los países con vocación atlántica". "España desde la próxima y desafortunada salida de Reino Unido se va a convertir en la referencia Atlántica de la Unión Europea", ha aseverado Escolano, quien ha opinado que España puede ser "una referencia en Europa" desde la "voluntad e influencia", la capacidad que le otorgan los buenos resultados económicos y la intención de devolver a Europa "todo lo que de ella ha recibido".

"España trabajará desde una posición de influencia y compromiso europeísta para seguir construyendo más Europa y más futuro", ha agregado.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin