Economía

La Unión Europea, desorientada, busca su propio discurso global

  • La congelación del TTIP y el 'Brexit' sumen a los Veintisiete en el desconcierto
La canciller Merkel y el presidente francés, Macron. Foto: Reuters.

Mientras Donald Trump amenaza (y, en la mayor parte de lo que dice, no es probable que lo cumpla) el resto de actores del tablero internacional busca recomponer sus alianzas. Entre ellos está la Unión Europea. Y, para perjuicio de los ciudadanos, sin un discurso unívoco en materia comercial e inversiones, y también en política de seguridad y defensa frente a China.

En plena confrontación con Rusia, Europa está partida en dos: los países que cooperan y no se oponen a las inversiones de China y aquellos que recelan del comercio e inversiones con ese país, prefiriendo acuerdos comerciales con terceros.

El golpe que ha supuesto la ruptura de la estrategia tradicional de acuerdos multilaterales de libre comercio por parte de China, primero, y de Estados Unidos después, no ha sido del todo bien encajado por la Comisión Europea, la cual sigue negociando tratados multilaterales con México y Mercosur. Especialmente, el abandono del TTIP y a un año de la consumación del Brexit, han roto los esquemas europeos en materia de política internacional y han profundizado las diferencias entre países que en su conjunto reciben más inversión directa exterior de China (79.000 millones de dólares en 2017) que de Estados Unidos.

La desventaja de los bloques

En este sentido, existe un primer bloque de países conformado por Alemania, Reino Unido, Portugal e Italia que ven a China como un aliado y no ponen trabas significativas a la recepción de su inversión. Sin embargo, existe un segundo bloque con Francia y España a la cabeza que recelan del poder chino en Europa y buscan limitar la compra de empresas europeas por parte de compañías chinas, especialmente si éstas son de titularidad estatal (SOEs). Es decir, tienen un planteamiento muy similar al que Trump está esgrimiendo.

Precisamente de esta visión última que sostienen instituciones como Bruegel en Bruselas o el think tank americano American Enterprise Institute ("China no es un amigo") se han impregnado los últimos documentos de posicionamiento de las relaciones entre China y la Unión Europea.

Más concretamente, la Agenda Estratégica de Cooperación UE-China 2020 sustenta en el fondo planteamientos proteccionistas hacia China, subrayando la necesidad de luchar contra lo que consideran "competencia desleal" y proteger a "sectores estratégicos" por la amenaza que puede suponer para la seguridad europea que China controle una cuarta parte de las inver- siones en redes de telecomunicaciones en Europa (dominadas por Huawei) o las industrias de tecnología de defensa, incluyendo la industria aeroespacial.

Seguridad y Defensa

Sin duda, estos temores nacen de la debilidad europea en materia de seguridad y defensa. A pesar de estar negociando una política co-mún, sigue sin haber una estrategia clara autónoma y financieramente sostenible.

Ahora mismo, solo cuatro países europeos -Reino Unido, Estonia, Polonia y Grecia- cumplen la regla del 2% de gasto en defensa que obliga la OTAN, dejando que sea Estados Unidos el que siga sosteniendo en términos financieros la Alianza Atlántica. Por ello, si no existe previamente una reasignación de los proyectos de inversión y especialmente de los fondos europeos (incluyendo al Banco Europeo de Inversiones y los 300.000 millones del "Plan Juncker"), seguirá habiendo una necesidad de financiación de sectores que las autoridades consideran como "estratégicos" que será cubierta con la entrada de capital chino en su accionariado.

Filosofía anticuada

Incluso, la propia retórica de "sectores estratégicos" es más propia de décadas atrás que de la actualidad. Cuanto más descentralizada esté una red de seguridad, más difícil podrá ser atacada y cuanto más diversificado esté el sector exterior de un país, menos vulnerable será éste.

En los últimos años, la inversión del continente europeo en China se ha estancado tal como muestran los datos recogidos por The Rodium Group en los seis primeros meses de 2017: 64.800 millones de dólares. Con lo cual, China acumula en el primer semestre del año 2017, 15.000 millones de dólares adicionales en activos netos frente a la UE. En este sentido, los países más abiertos a la inversión china en Europa son los que invierten más en China. Especialmente significativo es el caso alemán, el cual gracias a la industria aeroespacial, servicios financieros, nuevas tecnologías y a la del automóvil, protagonizan los 3.600 millones de dólares en fusiones y adquisiciones del primer semestre del año pasado.

comentariosforum11WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 11

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

A Favor
En Contra

La Ue lo mejor que puede hacer es disolverse que son unos incapaces

Puntuación 4
#1
PERROFLAUTAS
A Favor
En Contra

Con los traidores belgas en la UE, dudo que otros continentes se tomen en serio a la UE.

Puntuación 7
#2
Ojo
A Favor
En Contra

España:Deuda publica 100%, deuda privada 140%, un desempleo del 17% y tipos de interés al 0%.

Puntuación 0
#3
Alucinante
A Favor
En Contra

Al 3:

ITALIA Deuda píºblica: 134,10 % del PIB en el tercer trimestre de 2017.

¿Seguimos comparando?

Puntuación 5
#4
Alucinante
A Favor
En Contra

Al 3

Francia

98,40 % del PIB.

Deuda total:

2.229.736.000.000 de €.

¿Tíº crees que es sólo España?

Puntuación 6
#5
A Alucinante
A Favor
En Contra

Pues nada, mal de muchos de consuelo de tonto. Espérate a que llegue la proxima crisis, sin haber salido de ésta y a ver como salimos de ella estando media Europa entrampada hasta las orejas.

Será como la actual, bajando más los sueldos y las prestaciones sociales y servicios publicos en general.

Puntuación 6
#6
Alucinante
A Favor
En Contra

Al 6:

Pues eso mismo, amigo. Sólo que para salir de eso, si es que se puede, en vez de 100 años, harán falta 1.000 y segíºn a qué se llame salir.

Saludos

Puntuación 2
#7
la ue ha fracasado
A Favor
En Contra

Llevan 20 años sin hacer nada. Una ue divergente se deshace como un azucarillo. Una ue que no mima su poder adquisitivo desaparecerá pronto. Una ue liderada por merkel es un suicidio. Etc...

Puntuación 1
#8
Carmen
A Favor
En Contra

Se puede salir muy fácil. No entrando. Para no entrar en otros mil años de estancamiento lo que hay que hacer es bajar deuda. No en términos relativos ni milongas de economistas. Bajar deuda directamente. Y seguramente, en veinte años, de ser la cola de Europa, seamos la cabeza.

Puntuación 1
#9
artes
A Favor
En Contra

Para el 90% de la población, lo mejor que puede pasar con el truñño de unión kalergi-europea es que se vaya a la mierda

Puntuación 2
#10
artes
A Favor
En Contra

Para el 90% de la población, lo mejor que puede pasar con el truño de unión kalergi-europea es que se vaya a la mierda

Puntuación 3
#11