Economía

El Tribunal de Cuentas fiscalizará por primera vez en 2018 las subvenciones a la Iglesia

  • También controlará las ayudas públicas a otras confesiones
Imagen de Dreamstime

El Pleno del Tribunal de Cuentas ha aprobado este jueves su programa de fiscalizaciones para el próximo año 2018 en el que, a iniciativa propia, ha incluido por primera vez la financiación que recibe la Iglesia y las demás confesiones religiosas con cargo a los Presupuestos Generales del Estado (PGE).

Cada año, la institución que preside Ramón Álvarez de Miranda aprueba su programa de actividades para el próximo ejercicio en el que, además de los informes que está obligado a hacer por ley y los que le piden las Cortes Generales, incluye una serie de fiscalizaciones a su libre elección.

Al igual que en años anteriores examinó las cuentas del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y del Fondo de Reestructuración Bancaria (FROB) del Banco de España, esta vez ha decidido auditar la financiación pública que reciben las distintas confesiones religiosas.

Será la primera vez que la Iglesia pasa por el control del organismo fiscalizador, al igual que el resto de confesiones con las que el Gobierno tiene acuerdos desde hace años: judíos, evangélicos y musulmanes.

Esta decisión se toma un año después de que cinco consejeros del Tribunal de Cuentas, propuestos por los socialistas, reclamaran una fiscalización de la Iglesia a través de dos votos particulares presentados al programa de Fiscalización para 2017. Entonces, el pleno del organismo -compuesto por doce consejeros más el fiscal-, no incluyó esa petición por decisión mayoritaria.

Petición del PSOE

También se rechazó en el Congreso una iniciativa de PSOE y Unidos Podemos en la que se reclamaba la fiscalización específica de los recursos públicos que la Iglesia Católica recibe del Estado a través del 0,7 por ciento del IRPF. La propuesta, debatida en la Comisión Mixta (Congreso-Senado) de relaciones con el Tribunal de Cuentas, no contó con el apoyo de PP y Unión del Pueblo Navarro (UPN), que votaron en contra. Además, PDeCAT se ausentó de la sala en el momento de la votación de este punto.

Según los últimos datos de la Iglesia, correspondientes al año 2016, el número de declaraciones de IRPF a favor de la institución católica superó los siete millones, con un aumentó de 55.841 declaraciones, aunque el importe recaudado por esta vía del 0,7% fue casi 1,1 millones inferior a la del año anterior y se quedó en los 249 millones.

comentarios3WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 3

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Ciudadano
A Favor
En Contra

Los bienes de la iglesia no sujetos al culto deberían de pagar IBI. No tiene sentido alguno que un local comercial no tribute por el simple hecho que su propietario sea el obispado.

A ver si los políticos se ponen de acuerdo en algo...

Puntuación 2
#1
Nación de trileros
A Favor
En Contra

#1

Eso NO puede ser. Se enfadarían los obispos y se negarían a dar la absolución a los atrapa-sobres.

Puntuación 0
#2
Con las del Gurtel
A Favor
En Contra

Con las del Gurtel seguro..

Puntuación 0
#3