Economía

Economía.- El número dos de Fernández Ordóñez defiende que el Banco de España no tuvo herramientas para evitar la crisis

Asegura que no hubo fraude contable y justifica que la contabilidad del FROB no era la misma que la del supervisor

MADRID, 11 (EUROPA PRESS)

El presidente del FROB entre 2009 y 2012 y que fue subgobernador del Banco de España con Miguel Angel Fernández Ordóñez, Francisco Javier Aríztegui, ha rechazado en el Congreso las críticas que achacan que el supervisor contaba con "herramientas suficientes para evitar la gestación de la crisis" y ha asegurado que no las tenía.

Durante su comparecencia ante la comisión que investiga en la Cámara Baja la crisis financiera, el rescate bancario y la quiebra de las cajas de ahorro, ha concedido que su actuación "no fue suficiente" pero no cree que una mayor dotación de provisiones hubiera mejorado la protección de las entidades, A su juicio, en caso de elevar este colchón, su efecto habría sido "inapreciable sobre el crecimiento de la cartera inmobiliaria" de estas entidades.

Asimismo, ha llegado a decir que la "estrategia" adoptada para "atenuar la crisis bancaria" fue "la adecuada", y que el Banco de España, siguiendo las líneas estrategias definidas por los diferentes Ejecutivos, "aplicó mandatos".

Sí ha señalado que echó en falta "normas para la capitalización pública" para que se "arropase al Banco de España" a la hora de actuar sobre las entidades financieras. Asimismo, ha recordado que fue el propio Congreso el que refrendó, a través de convalidación de decretos leyes aprobados por gobiernos socialista y 'popular', los que condicionaron las ayudas a la reestructuración del sector.

Respecto al reconocimiento de la morosidad y la reestructuración de créditos por parte de las entidades financieras, ha defendido la actuación de la supervisión y la existencia de "reestructuraciones sensatas", y ha rechazado que se encubrieran malas prácticas o morosidad encubierta.

"IMPORTE REDUCIDO" DE MOROSIDAD ENCUBIERTA

Así, ha dicho que el análisis "expediente a expediente" en 2012 reveló que de los 251.000 millones únicamente había "dudosos" 6.000 millones, un 2,3% de los créditos renegociados y el 0,4% del saldo total, "un importe reducido", según ha defendido.

En este sentido, ha señalado que "todos los países del sur de Europa superaron ampliamente la proporción de reclasificaciones" de las entidades españolas, que se encontraban, en 2014, en el 4,1%. "La gestión del problema fue razonablemente económica, plenamente correcta jurídicamente y en sintonía con la circular del Banco de España" sobre los criterios de provisiones, ha dicho.

ATRIBUYE SOSPECHAS DE FRAUDE A UNA "CARENCIA DE COMUNICACION"

Durante su intervención, Aríztegui ha reconocido "carencia de la comunicación" a la hora de "transmitir a la opinión pública" que la valoración de las entidades intervenidas por el FROB diferían de la realizada por el Banco de España por una cuestión técnica, y que no respondían a fallos del supervisor.

Así, ha señalado que el Banco de España era "líder de transparencia" y que los "criterios de anotación" del FROB estaban "basados en el valor económico para un potencial inversor, una vez rota la continuidad del negocio", distinta, ha dicho, a la "contabilidad ordinaria".

"No revelaba malas prácticas ni fraudes contables. Con alguna salvedad menor, los estados contables eran veraces", ha subrayado, destacando que "la necesidad de ajuste" advertida por el supervisor en primavera de 2012 de 50.000 millones "fue confirmada" por la auditoría de Oliver Wyman meses más tarde.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin