Economía

Fomento se fija para su macroplan de concesiones en Holanda e Inglaterra

  • El programa público-privado de carreteras sumará unos 5.000 millones
Íñigo de la Serna, ministro de Fomento. Foto: Archivo.

El Ministerio de Fomento ha puesto sus miras en los modelos de asociación público-privada (APP) que desarrollan países como Holanda y Reino Unido. El Departamento que dirige Íñigo de la Serna trabaja en un plan para impulsar las concesiones de carreteras en España, tanto de obra nueva como de mejoras en vías ya existentes, por un importe que se aproxima a los 5.000 millones de euros. La idea pasa porque se articule a través del pago por disponibilidad.

De acuerdo con fuentes del Ministerio, "se está trabajando en las labores para el análisis de viabilidad económica" de los distintos proyectos que se incluirían en dicho programa de concesiones. El plan se beneficiará, explican, "de un momento en el que el valor del dinero es muy bajo" en relación a lo que ocurría hace unos años, como cuando se implementó bajo un esquema de colaboración público-privada la A-66 Zamora-Benavente.

La idea original de Fomento era presentar el plan de colaboración público-privada antes de las vacaciones de verano -el último Consejo de Ministros es el 3 de agosto- e incluso que fuera el propio Mariano Rajoy quien lo anunciara, según señalan fuentes del sector, pero la complejidad de la empresa lo retrasará "casi con total seguridad" a la parte final del año.

Con este programa, el Gobierno prevé satisfacer las demandas reiteradas que desde hace años ha vertido el sector de la construcción para fomentar la inversión en infraestructuras en España, que se halla en mínimos históricos.

La fórmula de asociación público-privada permitirá al Ejecutivo potenciar este sector sin incurrir en gasto presupuestario y, en consecuencia, sin incurrir en déficit público. Las APP permiten gestionar dichas infraestructuras en un horizonte a largo plazo. Esto tiene un potencial valor de eficiencia ("valor por dinero") que estriba precisamente en la transferencia de riesgos y que es medible. Esta fórmula está instaurada en Reino Unido y en otros países como paso previo a la decisión de la forma de licitar.

En Holanda, la iniciativa más habitual es la denominada DBFM (Design, Build, Finance and Maintain), por la que la Administración paga al contratista a lo largo de toda la vida útil del proyecto. Éste se compromete a cumplir unos niveles de servicio y, en el caso de no alcanzarlos, puede sufrir penalizaciones.

Entre las iniciativas que incluirá el plan se hallan muchas de las obras de carretera prioritarias identificadas en un estudio por Sener y Seopan y que ya cuentan con el proyecto de construcción aprobado. Éstas suman un importe superior a los 7.300 millones de euros, el 28% de las necesidades totales que señala el informe.

Las autopistas quebradas, a concurso

El Ministerio de Fomento prevé asumir la gestión de las autopistas en riesgo de quiebra no más tarde de 2018 y sacarlas de nuevo a licitación, por lotes, en esta misma legislatura, según señalan fuentes próximas al proceso. De esa forma, el Gobierno pretende recuperar el valor dela Responsabilidad Patrimonial de la Administración (RPA) ligada a estas concesiones y que previsiblemente se dirimirá en los tribunales. Los fondos acreedores reclaman unos 3.000 millones y el Ejecutivo estima un importe no superior a los 1.000 millones.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0