Economía

Los robots mitigarán el gran cambio demográfico en Alemania y Japón

  • Las máquinas llenarán el espacio que vayan dejando los jubilados
Foto de Getty

Japón y Alemania son dos países desarrollados (no los únicos) que se enfrentan a una bomba demográfica. Varias instituciones, incluido el Bundesbank están alertando sobre los peligros que implican una población envejecida y reducción de la fuerza laboral para el crecimiento económico. Sin embargo, estos países podrían intentar suplir la escasez de mano de obra humana con la automatización. Japón y Alemania son los países mejor situados para 'dar a luz' la revolución robótica.

Una automatización más intensiva y un mayor uso de la tecnología robótica en la industria podría contribuir a amortiguar el impacto del envejecimiento de la población, según Moody's Investors Service.

Tasas de dependencia

"En la medida en que los robots puedan realizar actividades que requieran mano de obra, irán compensando el impacto negativo prodcuto del menor crecimiento de la fuerza de trabajo", según muestran los analistas de Moody's en el informe de este mes.

Se estima que los índices de dependencia (la proporción de los mayores de 65 años respecto a la población total) se dispararán tanto en Alemania como en Japón. Pero esos países tienen dos cosas a su favor. Las exportaciones de manufacturas en Alemania, la mayor economía de Europa, ya representan más de un tercio del producto interior bruto, mientras que en Japón alcanzan el 12%. Los dos países se encuentran también entre los primeros en adoptar robots en los procesos de producción.

Alrededor de tres cuartas partes de las ventas mundiales totales de maquinaria robótica industrial se concentran en cinco países: China, Japón, Estados Unidos, Corea del Sur y Alemania, mientras que la adopción de robots se concentra en los sectores automotriz y electrónico. En conjunto, los tres países asiáticos, liderados por China, compraron casi la mitad de los robots industriales mundiales desde 2013, según Moody's.

Muchos de estos robots se fabrican en Alemania y Japón, mientras que el resto de países los importan con el objetivo de incrementar el peso de la tecnología en sus procesos productivos, y lograr así una economía más productiva y competitiva.

Justo ahora que muchos políticos temen que la globalización reduzca el empleo en sus propios países, la robótica podría devolver esos trabajos que se externalizaron en destinos con una mano de obra más barato. Sin embargo, la cantidad de empleos que se crearían en esos países sería menor que la cantidad perdida en el pasado, según el informe de Moody's.

Países ganadores y perdedores

Los países emergentes podrían ser los perdedores. Países como Hungría, República Checa y Eslovaquia, donde las exportaciones de productos manufacturados de alta tecnología representan más del 50% del PIB (y de las cuales entre el 16 y el 20% tiene como destino Alemania) podrían estar en riesgo. Otros países que compiten vía costes, es decir, con bajos salarios como India e Indonesia, también vivirían tiempos difíciles.

"Por otra parte, los procesos de fabricación también podrían trasladarse a otros centros de producción que estén mejor equipados para incorporar la nueva tecnología y puedan competir en el suministro de productos de alta tecnología", sostiene el informe.

"En cualquier caso, algunas economías emergentes podrían perder cuota de mercado en las exportaciones porque la nueva tecnología podría cambiar los modos de producción y los patrones de comercio", sentencia la nota de la agencia.

comentarios1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

guñl
A Favor
En Contra

china, que se os olvida mucho.... si todo se automatiza en 20 años, china quiebra.

Puntuación 8
#1