Economía

Bruselas exige a Reino Unido detallar su salida y pagar la factura del Brexit antes de negociar un pacto comercial

  • Tusk dice que la compensación británica es una cuestión de justicia
  • El Consejo envía un borrador a los socios sobre la posición de negociación
  • Las negociaciones pueden arrancar el 22 de mayo
El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk.

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, ha hecho público el borrador de las directrices de negociación de la Unión Europea (UE) con Reino Unido en el que se exige que cumpla con todos sus compromisos presupuestarios y responsabilidades financieras tras la salida del club comunitario y cerrar los detalles de la desconexión antes de comenzar a negociar un nuevo pacto comercial. Las negociaciones oficiales entre las dos partes comenzarán el próximo 22 de mayo, avanza Bloomberg. l Bruselas no negociará con Reino Unido sobre Gibraltar antes del Brexit y España podrá vetar cualquier acuerdo

"Necesitaremos asegurarnos de que Reino Unido cumpla con todos los compromisos financieros y obligaciones que ha adquirido como Estado miembro", ha dicho el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, durante la rueda de prensa en la que presentó el borrador de las directrices negociadoras de los Veintisiete de cara a la salida de Reino Unido.

"Puedo garantizar que la UE respetará todos sus compromisos", añadió Tusk, quien subrayó que "esto es justo hacia las personas, comunidades, científicos o farmacéuticos a quienes los Veintiocho prometieron ese dinero".

Las guías propuestas por los Veintisiete, prevén que se firme "un único acuerdo financiero" entre la UE y Reino Unido que asegure que ambas partes respetan sus compromisos, incluidos "todos los compromisos legales y presupuestarios así como las responsabilidades, incluidas las obligaciones contingentes".

"No hay una factura del Brexit o una multa por salir", insistió Tusk, quien dijo que se trata de una cuestión de "justicia".

Londres quiere negociar en paralelo

"No hay espacio para conversaciones comerciales, primero deben acordarse los principios de las condiciones de salida", ha dicho, por su parte, el presidente de turno de la UE y primer ministro de Malta, Joseph Muscat, en la rueda de prensa junto a Tusk.

Londres aspira a poder negociar en paralelo a su salida el marco de las nuevas relaciones comerciales, pero el club comunitario insiste en que un pacto comercial sólo puede firmarse con un país tercero, por lo que no puede cerrarse antes del Brexit. Con todo, abren la puerta a iniciar la reflexión sobre el marco que tendrán esas relaciones futuras, siempre dentro de los límites que fija el artículo 50 del Tratado de la UE.

Los países de la UE están dispuestos a emprender una "discusión preliminar y preparatoria" sobre este asunto "tan pronto como se hayan producido avances suficientes" en el acuerdo primero que debe fijar las condiciones del divorcio, esto es, los derechos de los europeos y la factura que deberá pagar Londres.

Aunque no hay una fecha para contemplar dar el paso a esa "segunda fase", Tusk ha apuntado el próximo otoño como el momento para evaluar si los avances se han producido y pueden comenzar la discusión sobre el marco comercial.

La canciller de Alemania Angela Merkel, en el mismo día que se activó el Artículo 50, ya dejó claro la posición que iba a adoptar Bruselas en las negociaciones. Afirmó que quiere que Reino Unido siga siendo un socio de la Unión Europea, al formar parte del continente y tener valores compartidos, pero ha señalado que sólo se podrá hablar de las condiciones de una "relación futura" cuando se concluyan los puntos a debatir sobre la salida de los británicos de la UE.

Polémica sobre seguridad

Ambos, Tusk y Muscat, han querido rebajar la polémica por la referencia en la carta de notificación del Brexit firmada por May en la que se vinculaba la cooperación en materia de seguridad y lucha antiterrorista al acuerdo comercial.

En su comparecencia ante los medios han calificado de "malentendido" el asunto y Tusk ha asegurado que, "especialmente" después del reciente atentado en Londres, "debe quedar claro que el terrorismo es un problema común".

Por su parte, el primer ministro maltés, Joseph Muscat, cuyo país ostenta la presidencia rotatoria de la UE este semestre, aseguró que la idea es llegar a una "metodología" que permita calcular y plasmar en un "balance claro" tanto los compromisos de Reino Unido como lo que el país "necesita llevarse de los activos europeos".

El borrador remitido a los Gobiernos de los 27 no es definitivo y se tendrá que debatir, con lo que el texto definitivo no tiene porque ajustarse al inicial. La posición final deberá estar lista en la reunión del Consejo Europeo que se celebrará el 29 de abril en Bruselas. Según Bloomberg, las negociaciones formales comenzarán entre la Unión Europea y Reino Unido el próximo 22 de mayo, citando a fuentes oficiales.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud