Economía

El PP logra el apoyo de Ciudadanos al techo de gasto y pactará las reformas

  • Ana Pastor será presidenta del Congreso con el apoyo de Ciudadanos
  • C's prevé abstenerse y desbloqueará la negociación de Presupuestos

La Mesa del Congreso no era lo único que se dirimía ayer en la arena política. De fondo, el baile de pactos y voluntades de apoyo expresas o tácitas a la candidatura de Mariano Rajoy.

En el marco del acuerdo entre el PP y Ciudadanos para llevar a Ana Pastor a la Presidencia de la Mesa, también se encuadra una abstención de la formación naranja en segunda investidura para facilitar la formación de Gobierno y, aún más importante, el apoyo al techo de gasto, piedra angular sobre la que girarán los Presupuestos de 2017, la herramienta clave de política económica que precisa España para reconducir las cuentas públicas lo más cerca posible del nivel que exige Bruselas para el año que viene, del 2,5% del PIB.

Así, el partido que preside Albert Rivera daría un no a Mariano Rajoy en primera investidura, pero permitirá la formación de Gobierno en segunda instancia mediante abstención, ya que en ulterior votación basta una mayoría simple.

Fuentes parlamentarias explican a elEconomista que el compromiso prioritario de Ciudadanos es con las cuentas y la estabilidad. En consecuencia, apoyará el techo de gasto -paso necesario para empezar a confeccionar los próximos Presupuestos-, un trámite previsto para la última semana de agosto.

"La alternativa es enviar al país al caos", señalan desde la formación naranja que, por el momento, declina entrar en un Ejecutivo con Rajoy y asegura que pasará cualquier pacto sobre futuras reformas por el filtro de su programa. "Primero tenemos que ver qué iniciativas hay y luego condicionaremos nuestro apoyo a que se ajusten a la lógica interna de nuestro programa, indican.

El límite de gasto no financiero del Presupuesto para 2016 se situó en los 123.394 millones. Este año, gravita sobre nuestras cuentas la mayor exigencia de Bruselas y los Presupuestos han de incluir un esfuerzo superior. De momento, los intentos de formación de Gobierno y el procedimiento sancionador contra España por exceso de déficit corren en paralelo y agosto es clave para restablecer la credibilidad del compromiso con Bruselas.

La investidura, más cerca

El acuerdo para designar a Ana Pastor como candidata a la presidencia del Congreso se concretó en la mañana de ayer en una conversación telefónica entre Mariano Rajoy y Albert Rivera, y el nombre de la ministra de Fomento se consensuó tras vetar el líder de C's los nombres de María Dolores de Cospedal, del titular de Interior, Alberto Fernández Díaz, y del expresidente de la Cámara, Jesús Posada.

En el acuerdo alcanzado con Ciudadanos, el PP cede a la formación naranja dos de los cinco puestos que le corresponden en la Mesa del Congreso, por lo que Ciudadanos mantendrá la misma representación que tenía en la última legislatura, aunque por el número de escaños obtenidos el 26-J le dejaba fuera del órgano de Gobierno de la Cámara. En el caso del Senado, Rajoy ha dicho que él es partidario de que "las cosas se queden como están", por lo que repetirá de nuevo al frente de la institución Pío García-Escudero, dado que el PP cuenta con mayoría absoluta.

Tras el acuerdo para la Mesa del Congreso, el PP ve "más cerca" la posibilidad de conseguir la investidura de Rajoy para formar Gobierno y el propio Mariano Rajoy confirmó ante la Junta Directiva Nacional de su partido que está dispuesto a gobernar en minoría. "Si eso quieren los demás, el PP va a asumir su responsabilidad y va a gobernar aunque sea con 137 diputados", dijo el presidente.

A este optimismo se suma también la negociación abierta entre los populares y el Partido Demócrata Catalán, la antigua Convergencia, para conseguir la abstención de los nacionalistas catalanes tanto para la presidencia del Congreso como en la investidura de Rajoy a cambio de que el PP les permita tener grupo parlamentario propio. Una negociación similar se mantiene también con el PNV.

Por su parte, el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, descartó ayer intentar la investidura para presidir un Gobierno de izquierdas si Rajoy no consigue ser investido. En una reunión a puerta cerrada en el Congreso, Sánchez trasladó a los miembros de su Grupo Parlamentario que da por sentado que Rajoy va a presentarse a la investidura el 2 de agosto y aseguró que el PSOE debe prepararse para ser "una oposición útil, constructiva dura y firme".

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud