Economía

El BPI anuncia que el acuerdo entre Dos Santos y Caixabank queda sin efecto por incumplimiento

El BPI (Banco Portugués de Inversión) ha comunicado al mercado que el acuerdo publicado el pasado domingo entre la multimillonaria angoleña Isabel dos Santos y el español Caixabank queda "sin efecto" por incumplimiento de lo acordado por parte de Dos Santos.

El primer ministro de Portugal, António Costa, tras el comunicado, ha pedido al Banco Portugués de Inversión (BPI) y a sus accionistas mayoritarios la angoleña Isabel dos Santos y el español Caixabank que actúen con "rapidez" para evitar sanciones y poder "mantener la estabilidad" del sistema financiero luso.

"Estoy convencido de que, si todos actúan con rapidez en el actual contexto, podremos encontrar soluciones que ahorren sanciones, que cumplan con lo que dicta el supervisor europeo y para que se mantenga estable nuestro sistema financiero", manifestó a los periodistas Costa, antes de embarcar a París, donde mañana se reúne con su homólogo francés, Manuel Valls.

La exigencia comunitaria

El banco portugués necesita desprenderse de su participación del 50,01 % en el Banco de Fomento de Angola (BFA) por exigencia de las autoridades comunitarias, que consideran que el sistema de supervisión bancaria del país africano no es equivalente al europeo.

Para que eso suceda, se planteó que Dos Santos -hija del presidente de Angola y considerada la mujer más rica de África- adquiriese esa participación del 50,01 % que el BPI mantiene en la lucrativa filial BFA.

A cambio de ello, Dos Santos saldría del accionariado del BPI (donde cuenta con el 18,6 %) y vendería de esa participación al Caixabank, lo que permitiría a la firma catalana hacerse con el control mayoritario del banco, del que ya tiene el 44,1 %, y al BPI cumplir con las exigencias europeas y evitar penalizaciones.

Costa, sin esfera de influencia

En su declaración a la prensa, António Costa recordó que su Gobierno socialista intervino para crear "un contexto para que las partes hablasen", pero que, a partir de ahora, no tiene más esfera de influencia.

El primer ministro luso aseguró no cree que se llegue a sancionar al BPI, el quinto mayor banco del país.

"Confío que no, porque confío en la responsabilidad de las partes (...) El BCE ha revelado buena comprensión sobre el curso de este proceso. Aunque el pasado día 10 era la fecha límite para una solución, el BCE todavía no ha sancionado" al banco, expuso Costa.

Sanciones monetarias al BPI podrían afectar al sistema financiero luso, ya renqueante de por sí después de que quebrasen en menos de dos años el segundo mayor banco, el BES, y el Banif.

Esta misma tarde, el Banco Portugués de Inversión justificó que el acuerdo se rompió porque Dos Santos decidió alterar uno de los puntos del acuerdo, lo que "desfiguraba gravemente la solución acordada" previamente.

El banco no explicó de qué alteración se trata, pero la prensa lusa apunta que fueron las exigencias de que el BFA cotizase de forma inmediata en la Bolsa de Lisboa.

"A lo largo del último año, se llevaron a cabo todos los esfuerzos posibles para obtener una solución a la situación de incumplimiento del límite de grandes riesgos. Por eso, el banco BPI está en contacto con el Banco Central Europeo para hallar una alternativa", constató la entidad.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin