Economía

Las herramientas necesarias en 2016 para evitar la 'japonización' de Europa

  • Tenemos la necesidad ineludible de incrementar el consumo y la inversión

A pesar del estímulo monetario más grande de toda su historia, Japón, la tercera economía mundial continúa sin despegar. Ha entrado oficialmente en recesión técnica por quinta vez en los últimos siete años. Entre junio y septiembre, el PIB nipón cayó un 0,2% con respecto a los tres meses anteriores -o, a tasa anualizada, un 0,8%- después de que durante el segundo trimestre del año la economía ya se contrajera un 0,7%.

Según los datos preliminares del Gobierno, la principal causa de la caída fue el bajón de la inversión de las empresas (-1,3% con respecto al trimestre anterior).

Por el otro lado, el PIB de las grandes economías europeas crece poco, y solo España crece algo más, sin duda, como consecuencia del tradicional buen comportamiento de las exportaciones frente a la depreciación del euro y, para colmo del circulo virtuoso, la caída espectacular del precio del petróleo, de tanto peso en nuestras importaciones, lo que ha amortiguado el encarecimiento que en estas provoca la depreciación del euro.

Sin embargo, esos factores tan positivos para nuestra economía, no han logrado incrementar al PIB europeo. Ni la política monetaria históricamente súper expansiva lo está consiguiendo, ni tampoco las reformas y ajustes patrocinados por Bruselas: nada consigue despertar a la economía europea.

Con subidas de precios del 0%, un enorme volumen de deuda pública y un paro en máximos, la extremadamente lenta recuperación de la eurozona contradice las declaraciones demasiado optimistas de algunos políticos.

¿Estaremos en una situación, al menos parecida a la denominada 'trampa de la liquidez'?, lo que algunos llaman ahora 'situación a la japonesa'. Se trata de un cuadro de caídas de precios, que sin llegar a ese proceso de caída persistente y notable de los precios que supone un proceso deflacionario más grave, va unido a un estancamiento económico importante y fuerte volumen de paro.

Desde hace años, conocemos en la teoría macroeconómica, que en esa situación la política monetaria es completamente ineficaz -se ha agotado la munición- y que lo único que puede conseguir reanimar a la economía son los estímulos a la demanda.

Sin crecimiento económico

Me temo que la realidad apunta en esa dirección: Francia crece apenas un 0,3%, e Italia menos (el 0,2%). España consigue cierto crecimiento -0,8%- pero con una tasa de paro situada en niveles récord, un nivel de elevada deuda, y la necesidad de crecer durante años mucho más que el resto de socios europeos para recuperar el terreno.

El PIB ha disminuido en tres países (Grecia y las supuestamente virtuosas Estonia y Finlandia), lo que deja el crecimiento de toda la Unión en el 0,4%, en línea con la economía del Reino Unido y de Estados Unidos.

La economía holandesa está prácticamente estancada, y la alemana se desacelera lentamente, con niveles de inversión alarmantemente bajos. Entre los rescatados, solo España e Irlanda presentan reactivaciones dignas de ese nombre. La economía portuguesa se ha parado de golpe. Y Grecia ha pasado de tasas positivas a un retroceso de su PIB.

Frente a esta situación, Draghi, volvió a bajar los tipos de interés, anunciando una ampliación del ingente programa de compras de activos (QE, por sus siglas en inglés): el BCE inyectará un mínimo de 360.000 millones adicionales, ampliándose hasta, al menos, marzo de 2017, y llegando a alcanzar un volumen total de 1,5 billones de euros. Se persigue apuntalar la anémica recuperación de la eurozona y evitar los signos de congelación en los precios.

Las políticas de oferta -contención de los salarios y más mercado- no han llevado al resultado esperado por sus patrocinadores, lo que unido al agotamiento de la política monetaria, lleva a la necesidad ineludible de incrementar el consumo y la inversión, es decir, la demanda.

Ahora bien, en una situación de fuerte endeudamiento público de las economías rescatadas y del pensamiento de las dominantes con su enorme resistencia a incrementar su gasto público, cobra especial importancia el proyectado Plan Juncker de inversiones estratégicas que pretende alcanzar un volumen de inversiones privadas de más de 300.000 millones de euros entre 2015 y 2020. Necesario igualmente para reducir la brecha existente con las inversiones de las emergentes que supera en casi el doble a las europeas.

Esperemos que el Plan se concrete en algo más que en palabras.

Juan José Pintado. Profesor de Economía del CEF.- Centro de Estudios Financieros

comentariosforum18WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 18

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Paco
A Favor
En Contra

No se arreglara nada hasta que se nos deje de robar y se invierta en crear empleo

Puntuación 42
#1
nicaso
A Favor
En Contra

Teniendo en cuenta que la economía se mueve en equilibrios inestables si usted toca algo altera ese equilibrio. Si parte de la culpa la tiene el excesivo endeudamiento tendrá usted que bajarlo y disminuir el gasto. Si no crece suficiente no puede espolear la demanda aumentando salarios o aumentando el endeudamiento. Bajando el precio del dinero, principal causante de la situación actual. terminará creando una demanda monetaria cada vez mayor aumentando la inflación, el endeudamiento y castigando el ahorro. La solución está en adaptar nuestro nivel de vida a lo soportable, a una administración tolerable en tamaño y coste y a un estado de bienestar ajustado al nivel económico del país. El resto es estar mareando al país dejando la solución de los problemas para mañana y que otras generaciones solucionen el emplumado.

Puntuación 40
#2
Usuario validado en elEconomista.es
glavcvs
A Favor
En Contra

Las sociedades de consumo necesitan consumo. Ahora bien, en un contexto de empobrecimiento de las clases medias "sine die", está claro que la demanda tenderá a decrecer en la misma proporción.

SÓLO una revolución podrá cambiar esta dinámica. Una revolución que podrá ser social y/o tecnológica.

En cualquier caso será un proceso traumático que obligará a destruir y/o transformar unas cosas y a construir y/o adaptar otras.

Esa revolución será, seguramente, tecnológica y, más concretamente, energética. Y supondrá un cataclismo que obligará a cambiar muchas cosas de sitio.

Puntuación 11
#3
asdasd
A Favor
En Contra

Tranquilos, nosotros tenemos el plan b, metemos 1.5 millones de musulmanes invasores, producimos una guerra mundial y nos libramos de todos los viejos. Voilá! Ya no hay que pagar pensiones.

Y como guinda, tras la guerra, creamos un organismo irrelevante para garantizar la paz y la estabilidad mundial... algo así como la onu pero el consejo mundial de paz entre religiones. Todo fabuloso!

Puntuación 18
#4
A Favor
En Contra

Y que podemos esperar los que tenemos empleo fijo congelado para siempre perpetuo,los empleados nuevos con sueldos a la baja y temporales,los jubilados con subidas de un 0,10 % , los jovenes de ahora sin jubilacion,los que se jubilen en 2019 con la nueva ley de sobstenibilidad

Puntuación 15
#5
BUCKCANAN
A Favor
En Contra

Teniendo en cuenta que:

1-Todo el sistema financiero es una gran mentira en la que la mayoría "cree". Sistema fiduciario.

2-El grado de ignorancia y la dimensión del sistema financiero es tan enorme que,

Podemos asegurar que la solución pasa por:

1- Seguir, de momento, con una política monetaria expansiva (que debería haber comenzado a la vez que en EEUU). Sí, mas papelitos, mas impresora, dinero barato...hasta que haya signos de inflación.

2- Un nuevo New Deal en toda Europa. Acabar con el austericidio. Iniciar Inversiones en infraestructuras y sobre todo inversiones en I+D y gastos social para una población cada vez mas envejecida. Si se genera mas deuda inicialmente para eso tenemos la ingeniería financiera y los organismos de estadística públicos.....donde sale 90 decimos que es 45 y todo el mundo se lo cree porque lo dice Bruselas.....y mas alegría....y mas trabajo para todos y mas bienestar.....

Pero con control, mucho control de la inflación.

Puntuación 8
#6
Es momento de huir
A Favor
En Contra

No nos vamos a japonizar, tranquilos, como estamos en venta y sin rumbo, seremos absorbidos por China, dictadura que no respeta los derechos laborales ni medioambientales, y acabaremos como ellos, por la salvedad de nuestros ojos redondos.

Puntuación 8
#7
sfdasdfa
A Favor
En Contra

La economia basada en el crecimiento ya no es posible, el mundo es finito y no se puede crecer mas. Hay que pensar en repartir lo que hay, porque ya no hay mas continentes que descubrir, ni nuevos recursos que explotar.

Puntuación 14
#8
sdfsdf
A Favor
En Contra

Yo la verdad creo que no voy a volver a currar nunca... 35 años recien cumplidos. 3 en paro vivo con mis padres y de su pension.

¿Quien manda en españa? porque desde luego el /los gobiernos nos

Puntuación 7
#9
Población
A Favor
En Contra

El problema mayor no está en la manipulación monetaria sino en la manipulación de la población. La riqueza de un país no proviene de sus recursos naturales sino de su población. En Japón tienen un problema de envejecimiento bestial y Europa le va a la zaga. El aumento de productividad de la población no compensa la caída de la producción total por el estancamiento (ahora) y disminución (en unos años) de la población. Los señoritos japoneses y europeos no han querido tener hijos y eso, aunque tarde, se paga. En unas décadas tanto Japón como Europa habrán desaparecido del mapa económico. Hasta los chinos lo van entendiendo. Pero aquí nos creemos que eso de tener hijos es tercermundista. Desapareceremos por nuestro hedonismo, al igual que ocurrió con el imperio romano, y bien empleado nos estará.

Puntuación 4
#10
ertolin
A Favor
En Contra

No se puede crecer indefinidamente.

Puntuación 3
#11
hay que tomar ejemplos de otras generaciones e intentar mas cosas
A Favor
En Contra

#9

conozco a muchos que se acomodan en pensiones, propias o de terceros y si no les sale el trabajo de su vida se quedan tocandose los catamplines, otros hacen cursos, se forman, buscan algo para hacer algo o aprender un oficio, aunuque empiecen de aprendiz como todo el mundo, o si el pais no da ni para vivir de oficio a otros paises con mas oportunidades.... la gente ni-ni es un problema, pero segun se les de incentivos a ser ni-nis se iran incrementando socialmente

Puntuación -1
#12
OMC = RUINA
A Favor
En Contra

Sólo dos cosas:

1.- La economia japonesa está estancada, porque su industria se ha deslocalizado a China.

2.- Europa estará estancada hasta que no se salga de la OMC, juzgue a la casta política corrupta, aplique aranceles y aplique un sencillo principio: "quien quiera vender en Europa que produzca en Europa"

Sencillo, ¿verdad?.

Puntuación 8
#13
maqui
A Favor
En Contra

Esto sólo se soluciona con la diversificación de la riqueza, es decir, que en vez de que esté en pocas manos tiene que estar en el mayor número de manos

Puntuación 1
#14
si a los perroflautas y politicos los contamos como poblacion
A Favor
En Contra

#10

eso díselo a los del desierto, la población puede mejorar el aprovechamiento de los recursos naturales mejor o peor, pero salvo que sean unos genios que saquen petroleo de la arena o inventen la fusion, si no tienes recursos basicos (mínimo el agua) te comes los mocos, o a poner bares y fabricas con mano barata o vivir del ladrillo....

Puntuación 3
#15
UNO MíS (JOSÉ)
A Favor
En Contra

Busco chica de 38 años para fo y ar y lo que surja. Yo chico de 86 y metro cincuenta y siete. Preguntar por José.

PD: no importa apariencia física.

Puntuación 2
#16
Población
A Favor
En Contra

#15: ¿Me puedes decir que recursos naturales tiene Hong Kong? ¿Me puedes decir de qué le ha servido a los árabes el petróleo? Es el ser humano el que da utilidad a los recursos y no a la inversa. Por cierto Nevada sólo tiene desierto, sin embargo es uno de los Estado con mayor crecimiento demográfico de EE.UU. Y Florida vive del turismo y no le va nada mal. Pero claro es mejor ir de sobrado y mirar por encima del hombro a los camareros, a los albañiles o a los obreros de las fábricas. Pues son sectores productivos tan dignos como el resto.

Por cierto no has rebatido la idea. Un país como España, con una tasa de natalidad de 1,3, necesita cada 30 años aumentar su PIB per cápita más de un 50% para mantener su nivel de riqueza. Es decir necesita un crecimiento promedio de un 1,6% simplemente para quedarse como está. Un país que mantiene su población necesita un 0%. La crisis actual no es más que el preludio a otra crisis más fuerte la de población, y la que hará desaparecer a Europa y Japón del mapa. Y así debe ser, las sociedades decadentes jamás han tenido lugar en el mundo y tarde o temprano son sobrepasadas sin que nadie las eche de menos.

Puntuación 0
#17
bsb
A Favor
En Contra

Se necesitan políticas expansivas. Así el currante puede vivir y el empresario ganar dinero pues aunque ahora le salgan los números con los bajos salarios,, mientras demos vueltas hacia atrás,, un día se encontrarán que no podrán ni vender pan porque no hay demanda.

Puntuación 0
#18