Economía

Cuando la recesión aprieta... Airbnb enseña a los rusos a volver a compartir

  • La economía del compartir está volviendo al país

La caída de los ingresos y una inflación de dos dígitos han convertido a Rusia en uno de los mercados de más rápido crecimiento para Airbnb, para BlaBlaCar y otros servicios similares destinados a reducir el precio de los viajes o alojamientos.

Una cifra récord de rusos, según Bloomberg, está abriendo las puertas de sus apartamentos y el acceso a sus coches a los turistas con el objetivo de complementar sus salarios.

"La mentalidad tradicional rusa de 'mi casa es mi castillo' está cambiando conforme más personas se abren y buscan obtener ingresos adicionales para hacer frente a las turbulencias económicas", señala en una entrevista el representante de Airbnb en el país, Andrew Verbitsky.

La actividad comercial del sitio web de alojamientos en Rusia se incrementó a más del doble en los últimos doce meses, ubicando a Moscú entre las diez primeras ciudades por reservas en tanto los viajeros buscan alternativas más baratas a los hoteles. Y, a diferencia de varias otras ciudades, como Nueva York y Barcelona, el gobierno de Moscú dice no tener planes de dictar normas especiales o impositivas para Airbnb.

Lujo inadmisible

El año pasado, la mayor parte de los alojamientos ofrecidos por Airbnb en Rusia, que ahora suman 18.000, eran apartamentos enteros. Pero este año, más personas alquilan sólo habitaciones, señaló Verbitsky.

Durante la era soviética, que alguien estuviera autorizado a tener un apartamento o un auto era el supremo símbolo de status que pocas personas podían compartir. Esa es una actitud que personas como Vitaly Shitnev, ejecutivo de publicidad de Moscú, ya no puede permitirse.

"De pronto caí en la cuenta de que tener una habitación de más era un lujo que no podía darme después de la caída del rublo", explicó Shitnev.

Shitnev cobra unos 54 euros la noche para alojarse en su casa de un edificio de la era estalinista y la habitación está ocupada alrededor de las dos terceras partes del tiempo, lo que incrementa sus ingresos en un 20% mensual. Pero dijo que el dinero no es lo único que obtiene: el flujo de huéspedes de países como Estados Unidos y Alemania le da la oportunidad de intercambiar opiniones con un grupo variado de personas.

No solo las casas

BlaBlaCar también admite estar sorprendida de lo rápido que está creciendo desde que entró al mercado ruso a comienzos del año pasado.

"Al principio había escepticismo, pero llegamos a 1 millón de usuarios en diez meses", dijo el titular de BlaBlaCar en Rusia Aleksey Lazorenko. "Ningún otro país de Europa ha tenido ese ritmo de crecimiento después del lanzamiento".

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0