Economía

Economía.- Indra prevé mejorar su rentabilidad en Brasil con un ajuste de plantilla de 600 personas, entre otras medidas

br /> MADRID, 11 (EUROPA PRESS)

El consejero delegado de Indra, Javier De Andrés, ha indicado que espera mejorar la rentabilidad de la compañía en Brasil en el segundo semestre del año, gracias a las medidas de gestión que está poniendo en marcha y que incluyen un ajuste de empleo en el conjunto de año que afectará a cerca de aproximadamente unos 600 trabajadores, cerca de un 10% de la plantilla en el país.

Además de este recorte de costes local, para remontar las cifras en el país la compañía ha nombrado a un nuevo responsable para la región y ha puesto en marcha un nuevo equipo de gestión y una nueva estrategia centrada en la ejecución y negociación con proveedores y clientes.

De esta forma, los directivos han explicado en una conferencia con analistas posterior a los resultados que, si bien el segundo trimestre también será negativo en el país, se espera una recuperación para el segundo semestre gracias a estas medidas.

INDRA (IDR.MC)registró unas pérdidas netas de 20 millones de euros en el primer trimestre de 2015, frente al beneficio de 31 millones de euros del mismo periodo del ejercicio anterior, por la estacionalidad de procesos electorales y los resultados negativos en Brasil.

En concreto, estas cuestiones han afectado al margen de Ebit recurrente, que cayó 7,2 puntos porcentuales, hasta el 0,5%, principalmente por los sobrecostes en proyectos específicos en Brasil y Lituania y la estacionalidad del negocio de procesos electorales, que supusieron 6,7 puntos porcentuales de esta caída.

MEJORA DEL CASH FLOW LIBRE A FINAL DE AÑO

El director financiero de Indra, Juan Carlos Baena, ha señalado que se espera que el flujo de caja libre de Indra se mantenga moderado los próximos trimestres y que mejore al final de año.

La compañía cerró el primer trimestre de 2015 con un flujo de caja libre negativo de 79 millones de euros, frente a la cifra positiva de 21 millones de euros del primer trimestre de 2014, como consecuencia de la peor evolución operativa y de ciertos efectos extraordinarios positivos que tuvieron lugar en los tres primeros meses del pasado año y no se produjeron en este.

Preguntado por la decisión de no proponer dividendo para 2014, el presidente de Indra, Fernando Abril-Martorell ha explicado que dicha medida responde al resultado negativo cosechado para el conjunto de año.

La firma distribuyó el pasado año un dividendo ordinario de 0,34 euros brutos por acción correspondiente al resultado del ejercicio de 2013. Al cerrar el pasado ejercicio con un resultado negativo, la única opción de la compañía sería retribuir a los accionistas con un dividendo con cargo a reservas, algo que se ha optado por no hacer.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin