Economía

Estos son los desafíos que pueden frenar el crecimiento de la economía española

  • Un incremento en los precios del petróleo, gas y otras materias primas podría ralentizar el crecimiento
  • La economía china enfrenta desafíos que podrían impactar el crecimiento global
  • La zona euro podría ver una mejora en su rendimiento hacia finales de año gracias al aumento del consumo de las familias y la mejora de los términos comerciales
Madridicon-related

La economía española desafía las previsiones y crece con fuerza, situándose como una de las más dinámicas de la zona euro. El informe económico y financiero de Esade lo confirma: un crecimiento del 2,2% al 2,3% en 2024. El estudio titulado "Implicaciones de un Súper Año Electoral" muestra que la economía ha demostrado una resiliencia destacable en los últimos dos años, atribuida principalmente al incremento del consumo privado y público, y al buen comportamiento de las exportaciones. No obstante, a medio plazo, España presenta tres riesgos, que son la divergencia en términos de productividad con respecto al resto de países europeos, la escasa inversión privada y una situación fiscal que ha mejorado por el aumento de ingresos, pero no por la reducción estructural del gasto.

En términos de consumo privado, se atribuye su crecimiento en España a varios factores. Según los autores, el dinamismo del mercado laboral, la mejora del poder adquisitivo y el ahorro de las familias son algunos de los factores que han contribuido a este crecimiento. Además, se mencionan las medidas de respuesta a la crisis y el esfuerzo fiscal del gobierno como factores que han impulsado el consumo público. En cuanto a las exportaciones, se explica que su evolución positiva se debe a la recuperación del turismo y los servicios con alto valor añadido. Por otro lado, se destaca la capacidad de España para manejar los costes energéticos al alza, especialmente en el contexto de la crisis que siguió a la invasión rusa de Ucrania. Se menciona el almacenamiento de gas natural y el despliegue de energías renovables como aspectos relevantes en este sentido

El estudio elaborado con el apoyo de Banco Sabadell y dirigido por Toni Roldán, director de EsadeEcPol, destaca tres desafíos que enfrenta España a medio plazo. En primer lugar, se menciona la divergencia en términos de productividad con respecto a otros países europeos. Esto indica que España necesita mejorar su eficiencia y competitividad para mantenerse al nivel de otros países en términos de productividad. En segundo lugar, se menciona la escasa inversión privada, aunque se ha observado un ligero incremento en los últimos meses debido a las bajadas de tipos de interés y a una mayor confianza. A pesar de este incremento, se considera que la inversión privada aún es insuficiente y se necesita un mayor impulso en este aspecto. En tercer lugar, se destaca la situación fiscal como otro desafío importante. Aunque España ha logrado reducir su déficit, esto se ha basado en el aumento de los ingresos fiscales, apoyados por la inflación y el dinamismo de la actividad económica, a través del aumento de impuestos, en lugar de una reducción estructural del gasto. Además, la deuda pública sigue siendo alta en comparación con los estándares europeos, lo que aumenta la vulnerabilidad del país ante futuros choques económicos y limita la capacidad de respuesta fiscal en caso de futuras crisis.

"Aterrizaje suave"

A escala internacional, los autores explican que el escenario que se ha materializado ha sido el de un "aterrizaje suave", lo cual se debe a la reducción de la inflación y a un crecimiento modesto pero positivo. Esta evolución ha sido resultado de varios factores, como el aumento de la fuerza laboral en algunas economías, los cambios en los mercados inmobiliarios, el crecimiento de países emergentes, los avances tecnológicos y las condiciones financieras laxas a pesar de los tipos de interés elevados. Sin embargo, de cara a los próximos meses, se espera que la economía global siga creciendo a tasas inferiores a las de los años anteriores a la pandemia. Esto se debe a políticas monetarias todavía restrictivas en los principales países desarrollados y a políticas fiscales que perderán peso en el apoyo al crecimiento. En este contexto, se espera que la zona euro mejore su rendimiento a finales de año gracias al aumento del consumo de las familias derivado del descenso de la inflación, el aumento de los salarios y la mejora de los términos comerciales. Por otro lado, se espera que Estados Unidos mantenga un crecimiento saludable, mientras que China enfrentará el desafío de un ajuste ordenado en el sector inmobiliario.

Desafíos en el horizonte

El informe señala que existe un equilibrio amplio en la evaluación de los riesgos económicos globales. El principal riesgo identificado es la posibilidad de un aumento en los precios del petróleo, gas y otras materias primas debido a una posible escalada de conflictos bélicos regionales en Gaza-Israel, el mar Rojo y Ucrania.

Otro riesgo mencionado es una disminución de la inflación más lenta de lo esperado, lo cual podría complicar la situación de los mercados laborales debido a una mayor presión al alza en los salarios y mantener los tipos de interés elevados durante más tiempo. Esto podría generar tensiones en algunos mercados financieros y provocar una salida de capitales de los países que dependen de financiación externa.

Además, se destaca el riesgo asociado a la evolución de la economía china. Si las medidas de reestructuración de las empresas constructoras y las políticas fiscales de apoyo del gobierno no son suficientes para superar la crisis inmobiliaria, esto intensificaría las fuerzas deflacionarias y afectaría negativamente las cifras de crecimiento del país. También se verían afectados negativamente los socios comerciales de China y, por extensión, la economía global, ya que disminuiría el comercio internacional y aumentarían los desequilibrios globales.

Por último, se menciona el riesgo de una creciente fragmentación geoeconómica a nivel global. Esto podría llevar a una reducción en los flujos internacionales de capital y de inversión directa en el extranjero, así como a una desaceleración en la adopción y extensión de nuevas tecnologías, y perjudicar el comercio de mercancías entre bloques. Estos factores podrían traducirse en pérdidas globales de producción y una mayor volatilidad en los precios de las materias primas.

¿Cómo afectan las elecciones europeas al crecimiento?

El informe hace un repaso sobre cómo las elecciones al Parlamento Europeo del 6 al 9 de junio de 2024 han generado un gran interés en el debate público y cómo éstas afectan a la economía de los diferentes países. Los autores destacan poco probable que la nueva configuración de la cámara tenga un impacto considerable en la economía europea. Sin embargo, el sesgo más conservador del nuevo Parlamento Europeo podría potencialmente afectar ciertas áreas de la política económica, como el Pacto Verde y otras legislaciones relacionadas con la descarbonización.

A pesar de que se ha observado un aumento en el número de parlamentarios provenientes de la extrema derecha, los grupos de corte centrista seguirán dominando la cámara, compuesta por 720 eurodiputados. El Partido Popular Europeo (PPE), de centro-derecha, obtuvo 190 escaños, seguido de la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas en el Parlamento Europeo (S&D) con 136 y los liberales de Renew Europe con 80.

En conjunto, los grupos centristas suman 406 eurodiputados, muy por encima de la mayoría absoluta. A pesar de que los grupos centristas seguirán dominando el Parlamento Europeo, el resultado desfavorable para los socialdemócratas, los liberales y los verdes ha llevado a una cámara más escorada a la derecha. Además, la extrema derecha ha aumentado su presencia en el hemiciclo europeo, lo que podría influir en la dinámica política en cada Estado miembro. Estos resultados se basan en el análisis de las elecciones al Parlamento Europeo del 2024 y las dinámicas políticas en la Unión Europea.

El Parlamento Europeo (PE) podría tener un impacto significativo en tres áreas clave de las políticas económicas de la Unión Europea debido a su posición en el marco de toma de decisiones y a los factores políticos actuales:

  • Implementación del Pacto Verde: La nueva configuración del PE, con un sesgo más conservador, podría influir en la implementación del Pacto Verde, que busca la descarbonización y la adopción de reglas medioambientales más estrictas. Existe la posibilidad de que la oposición de los partidos conservadores a nuevas reglas medioambientales reduzca las ambiciones climáticas de la UE, generando incertidumbre en el marco regulatorio existente.
  • Aprobación del marco financiero plurianual (MFP): El PE tendrá un papel crucial en la aprobación del presupuesto a largo plazo para el periodo 2028-2034. La discusión se centrará en la reestructuración de las prioridades de gasto y la posibilidad de aumentar los recursos propios de la UE. Dado que los grupos políticos tienen preferencias divergentes, la discusión promete ser difícil.
  • Unión Económica y Monetaria (UEM): A pesar de la reciente revisión de las reglas fiscales, la UE enfrenta dificultades para completar la UEM. El PE podría desempeñar un papel complejo en la adopción de decisiones necesarias para la UEM, como la unión de los mercados de capitales europeos.

Aunque las preferencias divergentes de los Estados miembros seguirán siendo un obstáculo, el debate en el PE también podría ser complejo. Además, las elecciones al PE podrían no tener un gran impacto en áreas como la política comercial de la UE, ya que existe una mayoría favorable a la aprobación de acuerdos comerciales.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud