Economía

La "geometría variable" a la que se aferra el Gobierno para salvar los Presupuestos de 2025

  • Fue así como Sánchez sacó un Gobierno de coalición junto con Pablo Iglesias, Unidas Podemos
  • La ministra Montero ya ha avanzado que está elaborando el 'techo de gasto'
Madridicon-related

El Gobierno ya ha iniciado la negociación para tener Presupuestos Generales del Estado (PGE) en 2025 y la prioridad la tendrían aquellos partidos que le posibilitarían las nuevas cuentas. En este proceso, la intención es aplicar la "geometría variable", que ya le ha valido en el pasado para aprobar distintas normas.

Fuentes del Ejecutivo trasladaron a Servimedia estas ideas de cara a los nuevos Presupuestos, cuyo "pistoletazo de salida" fue anunciado por la propia ministra de Hacienda, María Jesús Montero, el mes pasado, con la publicación en el Boletín Oficial del Estado (BOE) de la orden ministerial que obliga a los ministerios a determinar sus prioridades y hacer las cuentas hasta este lunes.

Las citadas fuentes señalaron que las formaciones políticas prioritarias son las que interesan para conseguir el visto bueno a los Presupuestos y el PP puede ser opción "o no". Mientras, Junts aparece como el socio del Gobierno "más difícil" de contentar, pero restan importancia a este aspecto y recuerdan los precedentes de los últimos Presupuestos de Mariano Rajoy, los de 2018, y los de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso.

En el caso de los últimos de Rajoy, estuvieron vigentes durante tres años distintos, desde 2018 hasta 2021, cuando el primer Gobierno de Pedro Sánchez aprobó sus primeras cuentas. Los de 2018 fueron los Presupuestos con mayor tiempo en vigor de la democracia, los únicos en funcionamiento tres años distintos y los únicos presentados por un Gobierno, el del PP, y aprobados por otro, el del PSOE. En cuanto a Díaz Ayuso, que preside la Comunidad desde 2019, hasta hoy solo ha logrado aprobar dos Presupuestos.

Con estas referencias que indican desde el Gobierno, se lanza la idea de que las cuentas actualmente en vigor, las prorrogadas de 2023, podrían extenderse si no se alumbran unas nuevas. "Es algo que, de momento, no nos preocupa", insisten desde Moncloa.

Un contexto complicado

El contexto es complicado, puesto que no se descarta repetir elecciones en Cataluña, después de que las pasadas, celebradas el 12 de mayo, las ganara el socialista Salvador Illa, sin que de momento haya candidatos en firme a la investidura, ni pactos para respaldar a nadie. En estos momentos, las negociaciones "no avanzan, pero tampoco retroceden", destacaron fuentes del Ejecutivo.

Mientras tanto, Montero ya ha avanzado que está elaborando el 'techo de gasto', que debe ser aprobado cada año por el Consejo de Ministros para establecer el límite de gasto sobre el que posteriormente serán diseñados los Presupuestos, por lo que es considerado la antesala de la posterior tramitación.

Los objetivos de déficit, que también forman parte de la elaboración presupuestaria, fueron aprobados por el Congreso y rechazados por el Senado con la mayoría absoluta del PP. Ante esta configuración parlamentaria, el Gobierno ha colado en la Ley de Paridad una enmienda para eliminar el veto que puede ejercer el Senado sobre ellos, para poder aprobarlos con el Congreso, lo que se ha sometido a discusión jurídica por la queja presentada por el PP ante la Mesa del Congreso.

El objetivo de Montero es presentar los el proyecto de Presupuestos en octubre y, para ello, volverán a servirse de la "geometría variable", tejer alianzas allá donde pueda y con quien pueda, para sacar adelante las cuentas públicas. Fue así como Sánchez logró sacar adelante un Gobierno de coalición junto con Pablo Iglesias, Unidas Podemos; o también sacar adelante una de las prórrogas del estado de alarma durante la pandemia.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud